Tribuna

Déficit de pediatras y contratos precarios

21.12.2015 | 03:53

Atendiendo a las declaraciones realizadas por la Sra. Guadalupe Pulido, directora de Recursos Humanos del Servei de Salut, publicadas en la prensa local con fecha de 16 de diciembre del presente año, la Asociación de Pediatría de Atención Primaria de las Islas Baleares (APapIB) quiere expresar de forma pública no sólo su preocupación por la actual situación de la Pediatría de AP en nuestra Comunidad Autónoma, sino también, dejar constancia de la lucha que durante años hemos mantenido para defender el derecho de nuestros menores a ser atendidos por pediatras en AP como determinó en su momento la Reforma de Atención Primaria.

La situación que describe la Sra. Pulido de una forma vaga e imprecisa como "es notorio que hay escasez de pediatras" debería ser interpretada a nuestro juicio como "es notorio que hay escasez de pediatras ocupando plazas de pediatría en AP", y ésta no es una situación reciente pero sí importante por lo que afecta a la calidad de la asistencia que reciben los niños.. Varios estudios a nivel nacional vienen alertando desde hace años sobre la falta de estos especialistas. La Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud publicó en 2007 un informe en el que advertía sobre el déficit en algunas especialidades entre las que se encontraba la Pediatría. En el mes de abril de 2012 la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) dieron una rueda de prensa para advertir de que "algo tan habitual como llevar a un niño a un pediatra en un centro de salud se puede convertir en una excepción en unos años". Las regiones "más desprotegidas", según Begoña Domínguez, presidenta de la AEPap, eran Balears, Valencia, Canarias, Madrid y Murcia, dónde entre el 30 y 50 % de las plazas de Pediatría estaban ocupadas por profesionales sin titulación específica en esta disciplina, tales como médicos de familia y médicos generales

Concretamente en Balears, según los datos de los que dispone APapIB, de las 134 plazas de la plantilla de Pediatras de Atención Primaria en los centros de salud de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, 66 están ocupadas por pediatras y 68 (el 50,7%) por facultativos que no lo son, lo que supone que el 50% de los menores de Balears tienen asignado un profesional que no es especialista en Pediatría. El déficit castiga especialmente a las zonas rurales de Mallorca (en el sector Llevant, de las 20 plazas de pediatría sólo 3 están ocupadas por pediatras) y a las islas de Menorca y especialmente Ibiza y Formentera donde el porcentaje de plazas ocupadas por facultativos no pediatras alcanza el 54,6 y 73,4% respectivamente.

En el mes de octubre del presente año, nuestra Asociación Científica mantuvo sendas reuniones, tanto con la Consellera de Salud, Patricia Gómez, como con el Gerente de Atención Primaria, Miquel Caldentey, en las que les transmitimos, tal como hicimos en la anterior legislatura, la gran preocupación del colectivo de pediatras que representamos por la situación de la pediatría balear, haciendo hincapié entre otras cosas en el déficit de pediatras en Atención Primaria, situación ya conocida desde hace muchos años y nunca abordada de manera eficiente por ninguna Administración y desafortunadamente tampoco por la actual.

La falta de especialistas en pediatría se ve agravada en nuestra comunidad, por una parte por el aumento de la oferta vivido en los últimos años (creación de nuevos hospitales, ampliación del hospital de referencia, apertura de nuevos Centros de Salud?), pero por otra por el poco atractivo que la pediatría de AP tiene para los pediatras dada la actual precariedad laboral que sufre este colectivo. Por poner un ejemplo, en los últimos dos años (2014 y 2015), los especialistas en pediatría que han terminado su formación en nuestra Comunidad Autónoma (8 por año) y que han querido trabajar en AP, han sido contratados precariamente por la Gerencia de Atención Primaria (renovaciones de mes en mes o sustituciones intermitentes de otros profesionales), a pesar de que hay plazas de pediatría ocupadas por médicos no pediatras.

Esto motiva que los nuevos pediatras prefieran en muchos casos desplazarse a otros destinos nacionales dónde la oferta laboral ofrece una mayor estabilidad, empeorando la situación de las islas. Por otra parte, estas condiciones laborales imposibilitan la incorporación de pediatras de otras Comunidades Autónomas.

Para poder construir un escenario real de la situación, no podemos dejar de mencionar el impacto negativo que en la calidad asistencial tiene el nuevo horario de los Centros de Salud, establecido de forma unilateral por la Administración sin atender las consideraciones del colectivo pediátrico. Trabajar por la tarde supone no hacerlo por la mañana. Hay muchos motivos por los cuales la actual situación, lejos de mejorar la calidad asistencial, la empeora: el equipo de pediatría de AP se fragmenta con lo que se reduce mucho la posibilidad de coordinar el trabajo del pediatra con la enfermera y de los pediatras entre sí; esta fragmentación supone también que sea habitual que sólo haya un pediatra en el centro de salud (por las tardes siempre pero también muchas mañanas), lo que determina que los niños sean atendidos con frecuencia por un profesional distinto al que tienen asignado; también determina que la necesidad de sustituir al pediatra cuando se ausenta sea imprescindible, y ya se ha reconocido que faltan pediatras; hace además inevitable que un único profesional atienda a sus pacientes más las urgencias?, pero sobre todo, y esto es importante, hace que las actividades de educación para la salud y actividades comunitarias se vean comprometidas (Consulta Jove, talleres para padres, talleres en centros educativos y otras), por no hablar de las actividades de formación y docencia que prácticamente desaparecen.

Para APapIB es obvio que la solución final pasa por aumentar el número de pediatras en AP, contratando más especialistas y estableciendo un sistema de consolidación de plazas a través de OPE de forma regular. Por este motivo las declaraciones de la señora Pulido, lejos de transmitirnos confianza nos dejan muy intranquilos debido a la falta de concreción respecto a cuántas plazas de la futura OPE serán destinadas a pediatras de atención primaria.

APapIB ha presentado a la actual Consellera de Salut un documento en el que se reflejan los problemas que tiene la pediatría de atención primaria balear, problemas que consideramos importantes no solo por lo que nos afectan como profesionales sino porque afectan a la calidad de la asistencia que reciben los niños de nuestra comunidad en un nivel asistencial considerado por nuestras autoridades como pilar fundamental de la asistencia sanitaria. Como asociación hemos ofrecido nuestra colaboración para aportar propuestas de actuación. Estas propuestas incluyen valorar cambios en los modelos organizativos de la asistencia pediátrica en nuestra comunidad, considerando modelos de agrupación funcional de pediatras de AP y potenciando las Unidades de Pediatría (formadas por pediatras y enfermeras de pediatría). Insistimos en la prioridad de que la Administración reconozca la importancia que tiene la Pediatría de Atención Primaria para garantizar una atención integral y de calidad a los niños de nuestra comunidad pero esto solo será posible con profesionales específicamente formados.

Los pediatras queremos que la población infantil sea atendida por pediatras no solo por la tarde, como alegó Francina Armengol para implantar el nuevo horario, sino todos los días, en todos los centros de salud y en todos los pueblos de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera.

(*) En representación de la Asociación de Pediatría de Atención Primaria de las islas Baleares

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine