Tribuna

Mayoría inestable, gobierno débil

21.09.2015 | 00:07
Mayoría inestable, gobierno débil

Teniendo ya a la vista los cien días del Govern, debo confesarles que sus primeras actuaciones no me sorprenden. Será que, tras algunos años de experiencia política, que incluye vaivenes de mi partido tanto en la bancada del gobierno como en la de la oposición, uno asume que cuando la izquierda está en las instituciones todo lo complica.

La hipótesis es que las prioridades del gobierno de izquierdas siempre son ellos mismos. Luego, los ciudadanos. Me explico, primero el reparto de botín en primera persona, ellos y sus sillones, en segundo lugar de los suyos y sus sueldos el nepotismo, tercero sus políticas partidistas, sectarias, y ya en última instancia se acuerdan de que son representantes públicos y que tarde o temprano necesitarán rendir cuentas ante los ciudadanos, con lo cual será necesario intentar hacer visible su intención de cumplir sus compromisos electorales tras cuatro años de ocupar cargo? et voilà! La legislatura ya está agotada. Dada la discrepancia ideológica, de planteamientos, y de objetivos políticos, sólo les une el desahucio del PP del poder, esto acabará como siempre, no podrán hacer nada, habrá sido imposible ejercer sus compromisos, a pesar del infinito buenismo de sus eslóganes. Pasarán la legislatura sin pena ni gloria. Comprenderán que esto es digno de preocupación, y de análisis.

A los hechos me remito. La comedia bufa sobre el nombramiento de cargos entre Més, PSOE; y Podemos, por otro lado, está en su máximo esplendor : hijos, parejas, sobrinos y allegados han hallado su El Dorado. Podemos amenaza, amaga, pero yo les aseguro que no pegará? Xelo seguirá de presidenta, y la izquierda gobernando. Habrá algunas explosiones más, titulares mediáticos para tranquilizar sus conciencias, de falsa indignación democrática, y? ¡a callar, Jarabo! Resulta que lo inmediato ahora es estandarizar el catalán de IB3 estándar Barcelona, por supuesto, dejar de salar, apuntarnos de nuevo al Institut Ramon Llull y pagar la cuota? Por cierto, y hablando de dinero, resulta que no podemos pagar los compromisos del anterior Govern decisiones legítimas con la clase médica, no hay presupuesto, pero sí crear una facultad de medicina nueva? ¿Qué orden de prioridad es esta? Vamos a formar nuevos profesionales sanitarios, pero no queremos cumplir con los actuales? Priorizar con criterio. El presidente del Consell prioriza la reivindicación y el menosprecio a los agricultores extremeños, para justificar el maltrato económico-fiscal balear? Pues yo creo que uno puede reivindicarse sin tener que insultar al resto de españoles, o una parte importante de ellos. Por cierto, para esa reivindicación que cuenten con este diputado para dar la cara, ante mi propio partido, pues el maltrato es flagrante. Otro hito histórico de la izquierda, la fecha de celebración de la Diada de Mallorca. Sigo, después de la utilización de la clase educativa y algunas asociaciones satélites de padres, como burdas herramientas de campaña electoral, ahora descubren éstos que el conseller March ya habla de ultimátum, de cierre de negociaciones, en fin, de que la LOMCE es estatal y no es jurídicamente viable dejar de aplicarla? Igual que lo era en campaña electoral. Hay quien ha ejercido de tonto útil? No todos, no, algunos?

En definitiva, y ahí mi tesis, de momento, son cien días, no sólo es que este Govern no haya hecho nada que repercuta directamente en mejorar las condiciones de vida del ciudadano de a pie, el que lleva un tiempo parado, o el que lleva en lista de espera para ser atendido en la sanidad pública, o el dependiente, o simplemente el insatisfecho con el actual modelo social, sino que además sus prioridades han sido otras, "desalar" IB3, sí se han molestado en enfadar a los médicos deshaciendo los acuerdos de carrera profesional ya suscritos, sí hay dinero para reengancharse al consorcio del Institut Ramon Llull? una confusión total, intencionada, entre nuestra identidad isleña y la catalana. En definitiva, seguirán gastando en políticas sectarias y radicales, aumentarán el déficit público el dinero de todos, no lo olviden, y aumentarán , cómo no, los impuestos. Francina ya lo ha anunciado, y además sin avergonzarse, sin reservas ni prudencia alguna, porque volveremos a disparar el gasto, a los impagos a proveedores, facturas en cajones y el ciclo no hará más que repetirse? menudo déjà vu.

En mis últimos artículos instaba a la izquierda a que gobernara, derecho y deber otorgado tras unas elecciones democráticas, a que no derrocharan radicalidad, fanatismo y revancha. Todo ello consciente, obviamente, de que se gestionaría desde una óptica distinta a la que tenemos en el PP, conservadores en lo económico, liberales en lo social. Ahora, me pregunto, si este Govern del III Pacte de izquierdas, podrá tener la fortaleza suficiente para ir más allá de las necesidades de cada uno de los partidos que lo componen, Podemos incluido, y velar por los intereses de todos, y por ello les pido, les ruego, que no provoquen un desgobierno y una política en negativo durante estos cuatro años. Los primeros cien días han sido desalentadores, ya han perdido tiempo e inevitablemente nuestra comunidad se va a resentir...

(*) Diputado nacional del Partido Popular

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine