Tribuna

Y la montaña parió un ratón (verde)

23.06.2014 | 06:30
Y la montaña parió un ratón (verde)
Y la montaña parió un ratón (verde)

Esta referencia a la fábula de Esopo, El parto de los montes, me viene como anillo al dedo para comentar el sinsentido en el que se ha convertido la protesta contra el TIL en nuestra comunidad. Antes, y como cuestión preliminar explicativa decir que cuando hacen entrar en razón al histriónico Sastre, ya estaba escrito un artículo en el que, yo también me manifestaba para que don Jaume se dejase de chantajes, de amenazas, y por puro sentido común reiniciase una vida normal, todo lo vindicativa que quiera, pero alimentándose. Eso sí, ni el más mínimo apoyo al personaje radical por mi parte. No es concebible, no puede serlo, que en una democracia madura, consolidada, quién no está de acuerdo con la mayoría presione para defender sus opciones personales, absolutamente legítimas, pero minoritarias, poniendo en peligro cualquier vida humana, incluida la suya. Señor Sastre: gobernar implica tomar decisiones, a veces consensuadas, a veces no. ¿Es capaz de entenderlo? Y si usted decide poner en peligro su vida, ese es en primera instancia su problema, luego el de sus amigos y consejeros, pero además el de cualquier persona racional, cabal y amb seny€, sin embargo usted no puede arrodillar, chantajear, presionar a un Govern que le representa a usted y a un millón más de ciudadanos. Por tanto, me alegro de que le hayan obligado a dejarlo, me tranquiliza que ya que usted no tiene sentido común, alguien de su entorno, sí lo tenga.

Sin ánimo de polemizar pero si de cerrar un debate abierto estos días, y desde el aprecio y respeto personal, decirles a mis compañeros de partido, Tòfol Soler y Joan Huguet, que si ellos por humanidad, en aras al diálogo, visitan a Sastre, son libres de hacerlo, allá ellos, pero que hay 21.000 afiliados más en el PP que votaron un programa político, que aceptan la posición de su partido, y que también somos humanos, tolerantes y queremos ser tan bons al·lots como ellos, pero que no anteponemos nuestra pulsión personal a la del resto, por una foto y un titular de prensa. Recordarles que el tema del TIL sigue abierto, en negociación, pilotado por quién debe hacerlo, la consellera de Educación, y ellos, que han ocupado cargos destacados lo saben, solo por respeto a esa negociación, a esa persona, deberían ser mucha más prudentes. Por supuesto que esa foto me hirió, por mí, y sobre todo por mi presidente, mi partido y nuestra gente.

Bueno, a lo que iba, y no llegaba, porqué digo que en este tema se ha hecho una estrategia de mucho ruido y pocas nueces. Si uno tira de hemeroteca, es muy fácil, veremos que el conflicto se inicia con la salida en BOIB del decreto del TIL, pero el anuncio viene desde muy atrás, del programa electoral de mi partido. Por cierto, aunque sólo sea por lealtad intelectual que no interprete nadie lo que dice el programa según su propia conveniencia, que nos dejen, a los que lo redactamos, su interpretación. Y el trilingüismo está ahí, claramente, y el PP ganó abrumadoramente las elecciones. Y en democracia quien gana, manda, consensuado si es posible, y si no€ ¿O es que ni siquiera se respeta esto? Pues bien, ante esto se plantea: retirada TIL, ley de símbolos, cuestiones laborales del colectivo, retirada de expedientes a funcionarios, huelgas indefinidas, inicios y cursos académicos "calientes", rebelión civil, aprobados generales y€ ¡finalmente huelgas de hambre! Las consignas: "A relaxing cup de hostias contra los fachas", "No tenemos miedo. Nosotros somos la mayoría gritona", o el Govern "O se pone histérico, o se pone a negociar", todo bajo el lema el 29 de septiembre pasado, de "Contra la imposición, defendemos la Educación"€ para a continuación convocar huelgas indefinidas y de hambre€ ¿O no es esto imposición, amenaza pura y dura? A esto le llamo yo ruido, presión mediática, rugidos, en definitiva, tratar de coaccionar para conseguir un fin claro, acorralar al Govern y que recapacite, reaccione, se achante, y se pliegue a las exigencias de los de verde. Es decir, la montaña ruge, asusta, presiona, exige€

¿Y dónde exactamente estamos ahora? Pues a final de curso académico, con alguna que otra alteración, pero con normalidad, con el TIL aplicándose de forma pausada, irregular si se quiere, pero en vigor formalmente, sin ninguna pierna rota, lengua amputada, o herida irreparable. Obviamente, en la aplicación del TIL, en su calendario, en sus formas, se pueden hacer mejoras, de hecho la conselleria ya ha propuesta alguna, pero de momento es un no a todo. Aquí es cuando quiero recordarles a los de verde, que en el año 1986, cuando el PP crea y aplica la llei de normalització lingüística, con toda naturalidad y conscientes de la necesidad en ese momento, necesitó, más o menos cinco años para su implementación con normalidad, que no todo se hizo el primer año, pero nadie se rasgó las vestiduras, ni hubo dramas verdes.

Consecuentemente, desde la certeza de que el conflicto sigue abierto, que esto no ha acabado, pero desde la tolerancia que Jaume Sastre no ha mostrado, pero que con su forzado desenlace final, rectificando, hoy ayuda al diálogo, decirles que efectivamente, la montaña rugió, asustó, pero que unas mujeres y hombres con convicciones, creyendo, aún a riesgo de equivocarse, que estaban en el camino correcto, y por ello negociaron, hablaron, pero aguantaron, aunque tuvimos alguna baja sensible por el camino, un abrazo amigo Rafel, y al final la montaña parió€ un ratón verde.

P.S.: Quizás estoy expresando más un deseo que una realidad, me gustaría que el sentido común impere en beneficio de nuestros estudiantes, y esto se acabe cuanto antes.

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine