Dependencia

 

PEDRO VILLALAR Más allá de la coyuntural crisis económica, España está pagando muy cara su altísima dependencia energética del petróleo. Expertos en la materia y analistas de todo pelaje hemos advertido del gran riesgo que supone esta situación para nuestro país, tanto porque los países productores de petróleo son políticamente inestables cuanto porque la escasez de esta fuente hará que los precios, fácilmente manipulables, sean cada vez más desaforados. Y ahora nos viene el ministro de Industria con la panacea: ha revisado un viejo plan de ahorro que, como mucho, reducirá tal dependencia en un 10% y que consiste en cambiar las bombillas incandescentes por otras de bajo consumo y en apagar las luces cuando salgamos de la habitación. Es algo así como pretender curar el cáncer con analgésicos. La situación presente es lo bastante descarnada para que tomemos conciencia de la magnitud del reto y del tamaño gigantesco de la respuesta que ha de darse. Y el camino pasa inexorablemente por generar más energía nuclear, como hace por ejemplo Francia, que está mucho más a salvo que nosotros de esta comprometedora dependencia.

CLASIFICADOS

Clasificados

Clasificados

Ya puedes insertar tu anuncio clasificado en Diario de Mallorca.

Enlaces recomendados: Premios Cine