¿Qué hago con el aceite? (I)

el llamado Sistema Integrado de Gestión de Aceites Usados se encarga de recoger y tratar el aceite usado en españa, tanto industrial como de vehículos

24.06.2014 | 14:24
Aceite de motor nuevo.
Aceite de motor nuevo.

Posiblemente, el aceite refleja como pocos residuos las consecuencias de su uso. Con el paso del tiempo, su color dorado se torna de color azabache, enriqueciéndose de numerosas sustancias tóxicas. ¿Qué se debe hacer con el aceite mineral usado una vez agotada su vida útil? ¿Cómo gestionarlo correctamente?
Desde el año 2007 está en vigor en España el Real Decreto 679/2006 que regula la gestión de aceites industriales usados. Según esa norma, corresponde a los fabricantes e importadores de aceites industriales (los que se usan en la industria, la maquinaria y los vehículos) garantizar y financiar la gestión de los aceites usados que se generan tras el consumo de los aceites industriales que ponen en el mercado nacional. La norma vino a introducir en este ámbito de los aceites industriales el conocido como "principio de responsabilidad del productor". Este principio inspirador de la política ambiental de la Unión Europea desde hace dos décadas y que, basándose en "quien contamina paga", determina que el productor-fabricante deber ser responsable de los efectos de sus productos a lo largo de todo su ciclo de vida, incluida también la fase en la que se convierten en residuos.
Como en otros sectores donde se aplica este principio, como en los envases o neumáticos, la normativa prevé que los fabricantes puedan cumplir las obligaciones relacionadas con la gestión del residuo a través de su participación en los llamados Sistemas Integrados de Gestión (SIG). En el caso de aceites industriales, el SIG mayoritario en España que aglutina el 90% del mercado es Sistema Integrado de Gestión de Aceites Usados (SIGAUS). SIGAUS se encarga, desde el 1 de enero de 2007, de la recogida y posterior tratamiento del aceite usado en todo el Estado, tanto de procedencia industrial como de vehículos. "En sus siete años de trayectoria y gracias a estos logros ambientales, SIGAUS se ha posicionado como un referente en la gestión de aceites industriales usados en España", explica Eduardo de Lecea, director general de SIGAUS

Financiación
SIGAUS se financia a través de una cuota que pagan los fabricantes de aceites industriales adheridos en función del aceite lubricante que ponen en el mercado nacional: 0,06 € por cada kilo de aceite comercializado que es repercutido desde el fabricante –a través del taller, en el caso del aceite de automoción– hasta el consumidor final. Mediante su adhesión a SIGAUS, el SIG asume las obligaciones de la empresa en relación al aceite usado. El contrato de adhesión constituye para la empresa, la prueba de su actuación al amparo de la normativa. "Como entidad gestora del Sistema Integrado de Gestión, SIGAUS no tiene ánimo de lucro, de forma que no obtiene beneficios por su actividad, empleando el 100% de sus ingresos en la recuperación y reciclaje del aceite usado", aseguran desde la organización.

Empresas adheridas
SIGAUS cuenta en la actualidad con más de 170 empresas adheridas que operan en más de una decena de sectores económicos: lubricantes, automoción, mecánica rápida, maquinaria, mantenimiento industrial, energía, distribución, construcción, etc. Todas ellas están dedicadas a la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de aceites industriales o de vehículos, motores, maquinaria y aparatos que contienen aceite lubricante. Desde el inicio de su actividad, la entidad ha desarrollado una intensa labor de prospección, identificación e información hacia empresas que ponen aceites industriales en el mercado español, habiendo aumentado año tras año su representación en el mercado y continuando abierto a facilitar a estos agentes económicos el cumplimiento de la normativa que les afecta.

Proceso de gestión del aceite usado
A través de SIGAUS, no solo se articula un mecanismo para financiar la gestión del aceite usado en España sino también un procedimiento de gestión que garantiza que el residuo será recogido allí donde se genere y en todo caso tratado conforme a la ley. "Para ello, SIGAUS trabaja con una amplia y completa red de gestores autorizados de aceites usados que operan en las diferentes fases del proceso: recogida, transporte, almacenamiento, análisis, tratamiento previo y tratamiento final", explican desde el sistema integrado de gestión.
Esta red permite garantizar la recogida del residuo en todos los puntos de generación del territorio nacional, haciendo efectivo el principio de universalidad del servicio: garantizar la recogida en todo el territorio del Estado, independientemente de la rentabilidad de la operación de recogida, algo muy importante teniendo en cuenta que se trata de un residuo de generación muy atomizada, con miles de talleres e industrias en todo el territorio y asegurando una gestión final ambientalmente correcta.
Una vez que el aceite usado es retirado de los puntos de generación, como talleres e instalaciones industriales, donde debe haber sido almacenado y etiquetado conforme a la normativa vigente, es enviado a centros de almacenamiento temporal. Ahí se llevan a cabo los análisis necesarios para determinar su composición, la posible contaminación con otras sustancias y su óptimo destino final. Tras el análisis, el aceite usado se traslada a los distintos tipos de instalaciones o plantas de tratamiento.
Actualmente existen fundamentalmente dos opciones de tratamiento, que en todo caso aseguran que el aceite usado no será vertido ni, por tanto, tendrá un impacto directo sobre el medio ambiente: regeneración o valorización energética. En cuanto a la regeneración, es la opción que la Ley marca como prioritaria. Se realiza en plantas específicas de regeneración de aceite industrial usado. El proceso consiste en eliminar el agua, aditivos, metales pesados y otros sedimentos del residuo, para obtener una base lubricante válida para su reformulación en nuevo aceite lubricante, lo que contribuye a un notable ahorro de materias primas en la producción de nuevos aceites.
En cuanto a su valorización energética, se denomina así el tratamiento físico-químico de descontaminación del aceite usado mediante el que se posibilita su posterior utilización como combustible industrial, aprovechando el poder calorífico del aceite usado, ya sea en centrales térmicas de generación eléctrica, en cementeras, papeleras, equipos marinos o en otros procesos, ahorrando la utilización de otros combustibles tradicionales como el fuel óleo.

Datos de 2012 y 2013
En el año 2012 se recogieron y gestionaron a través de SIGAUS 129.663 toneladas de aceites, un volumen que equivale a la recogida de 525 toneladas diarias, esto son 58 camiones cisterna de tipo medio (con una capacidad de 10.000 litros) cada día del año. Esta cantidad de residuo recogido corresponde al 46,98% del aceite industrial puesto en el mercado español en el mismo año por las empresas adheridas a SIGAUS, un total de 276.025 toneladas comercializadas por sus empresas adheridas. En 2013 SIGAUS recuperó 126.796 toneladas de este residuo, equivalente al 47,21% del volumen de aceite industrial puesto en el mercado por las 174 empresas que estaban adheridas a SIGAUS en el pasado ejercicio, un total de 268.589 toneladas.
"Este dato viene a confirmar que SIGAUS se ha hecho cargo de la totalidad del aceite usado que generado el pasado año tras el consumo de los aceites industriales que sus empresas adheridas pusieron en el mercado español", señalan. Conclusión que se obtiene ya que las autoridades ambientales consideran que 1 litro de aceite industrial produce de media, tras su consumo, 0,4 litros de aceite usado, un coeficiente de generación del 40%. "Con este patrón de eficacia, seguiremos incrementando la dinámica de mejora de las operaciones, optimizando la operativa del proceso de gestión para reforzar la trazabilidad del residuo de principio a fin y conocer con mayor exactitud dónde se genera y su destino", añade Eduardo de Lecea

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine