Deshaucio

Una madre abocada al desahucio

"Solo he encontrado que pueda pagar dos habitaciones, por 800 euros, en un piso compartido"

29.09.2017 | 02:45
Rosa Gutiérrez, tras la entrevista.

Vivienda. Rosa Gutiérrez, de 44 años, lleva casi un año buscando una casa donde vivir. Su sueldo, de 1.400 euros, no le permite hallar ningún sitio donde poder mudarse con su hija, enferma de Asperger, y su madre

El sueldo de Rosa Gutiérrez, 1.400 euros, está muy por encima del más habitual en España, que no llega a los mil netos. Este es uno de los motivos – "es aberrante que con un salario de 1.400 euros no pueda vivir"– que más le desespera tras casi un año buscando una casa donde vivir con su madre de 80 años y su hija, que tiene 18 pero padece síndrome de Asperger y tiene un 42% de discapacidad.

Su pesadilla empezó en noviembre de 2016, cuando el propietario de la casa donde viven les comunicó que necesitaba la vivienda para su hija. Se trata de una vieja casa de planta baja de 60 metros cuadrados, con un terreno de 400 metros. La típica construcción del urbanismo anárquico de los 50. Rosa vive allí de alquiler desde hace 21 años con su madre e hija.

"Los dueños, que eran unos santos, fallecieron y en noviembre recibimos la comunicación del hijo". Tiene buenas palabras para el nuevo propietario: "Se está portando muy bien con nosotros, yo entiendo que quiera la casa para su hija, está en su derecho y, además, es un terreno de 400 metros cuadrados donde igual se puede construir alguna vivienda más". A los pocos días, Rosa se enfrentó al drama que supone encontrar una vivienda en Eivissa a un precio asequible para su salario. "Lo único que he encontrado que pueda pagar son dos habitaciones, por 800 euros, en un piso compartido. Ese piso tiene otras tres habitaciones donde vive gente que no conozco y pueden cambiar a lo largo del año, no puedo meter allí a mi hija con Asperger, porque le cuesta socializar y los cambios de rutina le afectan muchísimo", lamenta.

Otro precio que podía llegar a asumir era un pequeño apartamento de 900 euros, descartado al ser de una sola habitación. "¿Cómo se pueden pedir esos precios por un pisito? Me he encontrado con que la mayoría de arrendadores son personas que han alquilado un piso grande, a un precio alto, y realquilan las habitaciones a un precio desorbitado para hacer negocio", critica. Tras meses de búsqueda infructuosa, Rosa augura que "este problema no se va a solucionar con ninguna ley de alquiler vacacional, porque hay mucha gente que aprovecha para sacar un rendimiento altísimo realquilando habitaciones".

Depresiones


El drama de Rosa se agudizó todavía más. Al no encontrar ninguna opción viable para irse a vivir, entró en una depresión. "Se me ha venido el mundo encima, estuve desde noviembre hasta marzo buscando una casa desesperadamente". Desde entonces está de baja y su depresión se suma a la fibromialgia, fatiga crónica y sensibilidad química múltiple.

Su depresión ha llegado a un punto en que la Seguridad Social no le ha dado el alta tras tres inspecciones y se plantea concederle la incapacidad. Se enfrenta a la perspectiva de verse abocada a la miseria por razones que es incapaz de asimilar. "Podría pagar 1.200 euros de alquiler, pero luego debería ir a Cáritas a pedir comida. ¿Por qué debo caer en esa humillación tras trabajar toda la vida? Yo no he hecho nada para quedarme en la calle y me da mucha pena la gente que sí lo está por problemas de drogas o alcoholismo, pero no es mi caso".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine