Turismo

El lujo se rinde a la isla y duplica la llegada de jets a Son Sant Joan

La aviación privada para clientes de alto poder adquisitivo ha pasado de 5.600 operaciones al año en 2010 a las más de 10.000 con las que cerrará este 2017 - El turismo cinco estrellas y la efervescencia inmobiliaria en el mercado del lujo explican que Palma sea el aeropuerto que más crece en este segmento

03.09.2017 | 13:38
Imagen de esta semana del párking de aviación privada del aeropuerto de Son Sant Joan, que también en este segmento bate récords de negocio y actividad.

Las cifras

  • 10.000 operaciones de jet de lujo podrían alcanzarse este año. Solo hasta julio van 5.981 operaciones de avión privado, las mismas que en todo 2010. A este ritmo, Son Sant Joan registrará por primera vez más de 10.000 en un año.
  • 25.000 pasajeros de alto standing que usarán este año jets en Palma. En lo que va de año ya han recurrido a estos aviones 14.647 personas, un 17% más que hace un año. A final de temporada se rondará la cifra récord de 25.000.
  • 55.000 €: Coste de un vuelo de Palma a Berlín en un avión privado. Ese sería el precio de reservar una avión de la gama más alta y mayor tamaño (doce pasajeros). Por 20.000 se consigue un jet ligero para cinco personas.

Los clientes del lujo

  • Obama, los jeques y otros ilustres de la isla, donde solo los pobres crecen tanto como los ricos. Hace siete años, en 2010, Michelle Obama visitó por primera vez Mallorca a bordo de uno de los aviones más lujosos del mundo: el Air Force One, que traslada a cada presidente de Estados Unidos. Siete años después la que fuera primera dama regresa a la isla, también a bordo de un avión lujoso, aunque en este caso privado y para aterrizar en unas pistas a las que la saturación les sale hasta en el lujo: en el tiempo transcurrido desde la primera visita de los Obama, el tráfico de aviones privados se ha duplicado en Palma. Otros años aterrizaron Lewis Hamilton, Halle Berry o Anne Hathaway. Antes les había abierto camino el mismo Michael Douglas en cuya finca hoy se exhibe un espantapájaros con la cara de Donald Trump, valga la redundancia. Y este año le ha tocado a Obama, Eva Longoria, Andie MacDowell, Lana del Rey, Michael J. Fox o los ya habituales magnates y jeques del petrodólar qatarí, saudí y no necesariamente yihadista. Todos atraídos por la isla. Todos unidos por la cualidad clave para subirse a un jet: el dinero. Mucho dinero. Por millones. Y en la isla de los millones, la misma en la que sigue bajando la renta por habitante y ya hay más de 120.000 personas viviendo con menos de 500 euros al mes, mientras se dispara el número de ricos, duplicado desde 2010, según la Agencia Tributaria. Con lo que al lujo le va de lujo mientras al resto le va igual o peor. Son las asimetrías de una crisis a la que los grandes números destierran cuando aún le falta por purgar su mayor mal: la vuelta de la prosperidad a los bolsillos de la mayoría, que sigue viendo y oyendo los jets, pero solo desde fuera del aeropuerto.
     

Masificada o no, Mallorca es un lujo. Y al lujo le va de lujo en la isla que imanta dinero. Dan fe en el aeropuerto, que no solo descose récord tras récord en terminales cada vez más repletas: el espacio reservado a la aviación privada de alto standing sigue en estado de efervescencia. Y decimos que sigue porque la cosa viene de lejos: desde 2010, Mallorca es el destino que más ha visto crecer la actividad de jets de lujo. Ni Cannes, ni Eivissa, ni Mónaco, ni Capri vuelan tan rápido en el segmento de los altos vuelos. Aunque es difícil seguirle el ritmo a la isla de moda,que en apenas siete años ha duplicado los aterrizajes y despegues de aviones privados de alto nivel y aún más elevado precio. Fueron 5.656 en el año 2010, y solo entre y julio de este año ya van 5.981, que apuntan a que al cierre del curso, y por primera vez en la historia de la isla, la aviación más exclusiva superará los 10.000 vuelos en un año.

Los datos son oficiales, concretamente de AENA, la empresa en un 51% pública que explota comercialmente el aeropuerto de Son Sant Joan. Los confirman algunas de las principales compañías del sector, que aseguran que tanto Mallorca como Eivissa son dos de sus destinos más exitosos. Aunque con una gran diferencia entre ambas: mientras la isla vecina es la estrella del veraneo, Mallorca crece en el estío pero sobre todo ha disparado su actividad de lujo en primavera y otoño. Los números son elocuentes: en lo que va de año (hasta el cierre de julio) los pasajeros de jet han aumentado en Son Sant Joan un 17%, pero es que en febrero el incremento de viajeros de esos que tienen el dinero casi por castigo fue del 48% y en abril los clientes casi se duplicaron, con un avance del 89% (en buena parte atribuible a la Semana Santa).

Esos mismos datos son los que llevan a las compañías a ofrecer tres grandes explicaciones al interés creciente del lujo por volar a Mallorca durante casi todo el año. La primera razón del boom, dicen, es sin duda la mejora de la calidad de la oferta turística, con mención especial para un sector hotelero que lleva ya cinco años lanzado en pos del turismo de más nivel, al que capta con nuevos hoteles de cinco estrellas (solo en Platja de Palma, han abierto cuatro donde no había ninguno) y con una oferta distinguida y exclusiva a través de decenas de hoteles boutique (solo en Palma hay ya 30 establecimientos, con 1.200 plazas).

Mansiones para ricos

Pero no todo es turismo de escapada de lujo y suite cinco estrellas: el segundo factor que explica el buen momento que vive la aviación de altos vuelos en la isla es el fuerte avance de la actividad inmobiliaria ligada al gran dinero, es decir, la compra de casas y mansiones a través de operadores como Engels & Völkers. O como la multinacional Sothebys, cuyo vicepresidente mundial, Michael Valdes, explicaba en entrevista con este diario que Mallorca está tan de moda entre el dinero que no encuentran casas para sus clientes: "Tenemos en la isla más compradores que oferta de propiedades de alto lujo", sintetizaba. De hecho, y para desgracias de unos residentes que cada vez lo tienen más difícil para acceder a la vivienda, la mayoría de los proyectos de construcción que el Colegio de Arquitectos visa en la isla son para casas y mansiones diseñadas para quien puede pagar millones por ellas.

De ahí el lujo y los altos vuelos, a los que aún les falta al menos una última clave: crecen los turistas de alto nivel, avanza la colonización de la isla por parte de millonarios de medio mundo, y, además, ha vuelto al mercado de los jets la actividad corporativa. Tras años en los que muchas grandes empresas del continente lo pasaron mal y otras tantas prefirieron no hacer ostentación de su poderío, las compañías vuelven a viajar y a organizar eventos, explican en el sector, en el que además auguran un crecimiento de esta actividad gracias a la apertura del Palacio de Congresos. Se notará especialmente en otoño y primavera,dicen.

Con todo, en compañías especializadas en jets como Gestair, Mallorcair, Xclusive Jets o Private Fly ven un inmenso mercado potencial en la isla para los próximos años, conscientes además de que la aviación de lujo sigue estando en España muy por debajo de la actividad que despliega en Francia, Reino Unido, Alemania: en España apenas el 4% de las operaciones son de alto standing, cuando en Francia rozan el 15%. En Palma los porcentajes se ven distorsionados por la estacionalidad de un aeropuerto que en verano se sitúa entre los más transitados de Europa. Aunque en las aerolíneas aclaran que el cliente de lujo que vuela a Mallorca es un reflejo del resto del mercado: Alemania y Reino Unido son así los que más viajeros de este tipo aportan, aunque Suiza y, cada vez más, el mercado árabe y también el estadounidense se están acostumbrando a buscar en Mallorca lo que Mallorca es: un lujo.

Un negocio diverso: del Jeque "Triple Siete" al vuelo a 30.000€ la hora
Hablar de aviación de lujo es generalizar mucho: en Palma lo mismo aterriza un jeque saudí al que se conoce como el "triple siete" (porque llega en un inmenso Boeing 777 de uso exclusivo), como entra un pasajero de chárter que ha pagado 500€ por viajar desde Londres. Aunque la mayoría de los jets son contratados por pequeños grupos, con precios que en función del modelo varían entre 3.000 y 30.000 euros... por hora de vuelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine