06 de octubre de 2016
06.10.2016

Las islas facturan más que nunca en verano, a costa de un abarrote sin precedentes

Tras el mejor julio del turismo llegó el mejor agosto: este verano las islas facturaron 5.095 millones en dos meses, 1.829 millones más que en 2009

06.10.2016 | 02:18
Calles y terrazas llenas en el verano del récord de visitantes y de euros.

Francia, Reino Unido y los nórdicos, los que más aumentan su gasto

  • El mercado alemán sigue fuerte, pero siempre fue fiel. Suya es la mayor aportación a Mallorca y la segunda mayor a España, donde el desembolso alemán crece un moderado 3,2%. Llama por ello más la atención el caso británico, que con el Brexit como amenaza de presente y futuro, muestra de momento un comportamiento tranquilizador: pese a que la libra pierde fuelle frente al euro, el aumento de gasto de los británicos es del 12%, la mayor subida. Les siguen los franceses, que han encontrado en España y Balears la tranquilidad que les niega hoy la situación geopolítica de sus países de veraneo predilectos: Túnez y Turquía. El gasto galo aumenta así un 9,5%, y un poco menos lo hace el de los países nórdicos, que avanza un jugoso 7,5%.

Nunca entró en las islas tanto dinero en un mes de agosto. Claro que nunca convivieron en las islas tantas personas en un mes de agosto. Y ambas claves van unidas. Lo dejaban claro ayer los datos de facturación turística del Instituto Nacional de Estadística, una aproximación a la realidad económica a través de la Encuesta de Gasto Turístico, en la que se documenta que, pese a que este año disminuyó la cantidad que gasta de media cada turista, aumentó con fuerza la recaudación total en los negocios baleares. ¿Cómo es posible? Pues porque las islas estuvieron más llenas que nunca, en este verano de la saturación turística y el éxito de caja.

Balears ingresó así en agosto más que ninguna otra comunidad, 2.505 millones de euros. Muchísimos: son un 2,6% más que en el agosto de 2015, el del anterior récord. Y ya van unos cuantos máximos históricos que caen: desde el año 2009 la cifra de facturación en temporada alta de las islas no cesa de crecer, pese a que el gasto medio por viajero se mantiene estable. Otra constatación de lo mismo: Balears solo mejora su rentabilidad a costa de meter más presión humana en un archipiélago al límite de su capacidad (y al límite de la paciencia y resistencia al agobio de gran parte de la población, reflejada en encuestas como el último Ecobarómetro de Tirme y La Caixa).

Con percepción de agobio o sin ella, el caso es que el lucro del turismo crece. Tanto que quienes abogan por seguir aumentando la llegada de turistas tienen en sus manos un nuevo dato de relumbrón: desde 2009, y en plena crisis económica y laboral española, la facturación del sector turístico en agosto ha aumentado en 820 millones, al pasar de los 1.685 millones de euros del agosto de 2009 a los 2.505 millones de este ejercicio. Y eso es un incremento de la facturación del 48%, crisis económica y laboral mediante.

El fenómeno no es exclusivo de agosto. Se repitió en julio, que este año fue de hecho el mes de mayor facturación turística de la historia balear, 2.590 millones de euros, un 9% de subida respecto al récord de julio de 2015. Y otra vez lo mismo: como en agosto, los récords se suceden en julio desde el año 2008. La crisis no se notó nunca en la facturación del turismo, aunque sí en las cifras de paro y salarios. Si se echa la vista atrás, el resultado en julio arroja un avance aún mayor que el de agosto: los ingresos turísticos de las islas eran en julio de 2009 de 1.581 millones, frente a los 2.590 de este año, mil millones de caja adicional que, sumados a los 820 de crecimiento de la facturación en agosto, dejan en Balears un aumento del flujo de euros de 1.829 millones en apenas dos meses de verano. Es decir, los ingresos del sector turístico en los principales meses de temporada alta han crecido un 55% entre 2009 y 2016. ¿Mucho? Sí. Y más si se compara el incremento de los ingresos empresariales con la evolución de los sueldos, que pueden ver en la información que hoy pública este diario en la página 7: "Los salarios de los baleares siempre pierden".

El resultado es que la facturación crece al mismo ritmo que el agobio turístico, mientras la estacionalidad se mantiene casi invariable. Al menos la parte que se mide en euros. En julio y agosto, el turismo de Balears ha ingresado este año 5.095 millones de euros, el 52% de la facturación total de lo que va de año, que son ya 9.722 millones de euros. Con la que la estacionalidad avanza: en 2009, julio y agosto suponían un poco menos de la mitad del negocio (un 48%, frente al 52% actual, siempre según datos de la Encuesta de Gasto Turístico).

La avalancha como modelo
Con lo que el negocio turístico crece de la mano de la avalancha de turistas, con el efecto secundario asociado de que el sector depende cada vez más de julio y agosto. Se cumplen así los temores de algunos de los economistas más reconocidos de las islas, que ya en 2008 lamentaban que el turismo solo estaba siendo capaz de crecer por la vía de aumentar el volumen de clientes, agotando así cada vez más los recursos naturales de unas islas precisamente limitadas por su insularidad. De ello hablaban por ejemplo catedráticos de económica como Eugeni Aguiló o Antoni Riera, hoy director de la Fundación Impulsa (que reúne a Govern con empresarios para buscar alternativas de crecimiento y competitividad para Balears). Curiosamente, los vaticinios económicos de ayer son los argumentos ecologistas de hoy, como se ha visto en un verano en el que las plataformas de protección de la naturaleza han llegado a urgir el establecimiento de límites de plazas turísticas en unas islas que solo saben crecer vendiendo más camas, con la avalancha como modelo económico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine