"¿Ves lo poco que me quieres?"

La relación entre el obispo y su secretaria adquirió una intimidad más acentuada de lo que reconocen los protagonistas, hasta el punto de que ella le llamara "Javi" y le recriminara cariñosamente sus viajes por sorpresa

12.12.2015 | 17:12

El entorno de la secretaria

  • Un caso de 'celotipia' del marido

    Fuentes próximas al entorno de la excolaboradora del obispo, Sonia Valenzuela, que sigue sin hacer declaraciones sobre el caso, negaron ayer que esta hubiese mantenido una relación impropia con Javier Salinas y atribuyeron las informaciones al respecto a la carta que su esposo hizo llegar al Vaticano y previamente a su nuncio en España. Insistieron una y otra vez en que no existen pruebas, solo la torticera interpretación de unos hechos y la manipulación de los mismos, lo que atribuyen a la 'celotipia' de su marido, con el concurso, probablemente, de algún elemento externo interesado en perjudicar gravemente al obispo. Las mismas fuentes hicieron saber que no es la primera vez que el marido de la exsecretaria del obispo tiene un episodio de este tipo e incluso negaron que Javier Salinas fuera llamado a capítulo la semana pasada al Vaticano para explicar específicamente este tema, sino uno sobre el patrimonio, aunque ayer el propio Obispo de Mallorca reconoció que también lo trató en su reunión en la Santa Sede. Redacción. Palma

El tono de la relación entre el obispo de Mallorca y su secretaria era más afectuoso que el declarado por los protagonistas una vez ha trascendido ésta. Existe una inconsistencia entre la distancia que hoy quieren establecer tanto Javier Salinas directamente como Sonia Valenzuela a través de terceros, y los términos reales de su vínculo.

El prelado nombró a Valenzuela para ser su encargada de relaciones institucionales el pasado uno de septiembre, pero sus contactos frecuentes se remontan a mayo. Poco a poco fueron incrementándolos, hasta el punto de abrir una familiaridad que monseñor Salinas no ha facilitado a ninguno de los sacerdotes de su equipo. Sorprendería escuchar a Antoni Burguera –el cura en el cargo de mayor confianza y cercanía del obispo, su secretario particular– referirse en ocasiones a su superior como "Javi", o tutearle como hacía Valenzuela, sorprendiendo a los entornos de los dos protagonistas.

La relación fue adquiriendo un cariz más íntimo del que reconocen Salinas y su antigua colaboradora tras aflorar la denuncia de su marido. "Angelito" es otro de los apelativos usados en alguna ocasión por Valenzuela para referirse a su jefe, al igual que otros términos igual de afables.

El seguimiento al que fueron sometidos Valenzuela y Salinas arroja una media de diez horas diarias de contacto entre presencia física y por teléfono, que el obispo se afana en ceñir exclusivamente al ámbito profesional. La actitud cariñosa mostrada en esa ligazón desentona en situaciones como la separación entre el máximo representante de la Iglesia católica en Mallorca y su subordinada por razones de trabajo del primero.

Una de las más llamativas fue la desazón expresada por Sonia Valenzuela al comunicarle repentinamente Salinas que iba a ausentarse durante casi una semana de Mallorca para ir a Madrid, y que tendría poco tiempo para hablar. "¿Ves lo poco que me quieres?", recriminaba cordialmente la frialdad del prelado su secretaria. Lamentó sin rodeos delante del sacerdote que éste tuviera que pasar varios días fuera para asistir a la Conferencia Episcopal Española, y sobre todo la premura con la que tuvo que enterarse: "A mí no se me ocurriría nunca" apercibir in extremis de un viaje, fue el dolido reproche.

El intercambio de alianzas fue una pieza clave para que al esposo de Sonia Valenzuela se le dispararan las alarmas. El prelado y ella aseguran que las sortijas no llevaban sus nombres grabados, como afirman fuentes muy dispares entre sí –la versión del propio marido es que llegó a ver la inscripción "J y S" en el interior del anillo que logró que su mujer le entregara después de interrogarle por su lucimiento–.

El obispo y Valenzuela admiten que se hicieron este regalo y lo justifican ahora por su pertenencia a un "grupo de oración" donde los únicos miembros eran ellos dos, desveló ayer Salinas, "porque se estaba iniciando, solo llevábamos un mes y medio", añadió. "Me lo quité a mediados de octubre, porque no era oportuno", remachó el prelado sobre el anillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine