Reacciones

"Es un susto, pero te planteas si se ha de parar el mundo"

Recién aterrizados en Palma, Margalida y Antoni Vicens relatan los "momentos de pánico" vividos tras los atentados y el refuerzo de la seguridad

24.03.2016 | 03:11
Margalida, estudiante en Bélgica, a su llegada a Son Sant Joan.

Margalida es una estudiante que acaba de regresar a Mallorca desde Bruselas, en uno de los vuelos que se han derivado del aeródromo central de la ciudad al aeropuerto de Charleroi, tras los atentados producidos este martes en la capital belga.

Nada más aterrizar, en el aeropuerto de Palma, Margalida, estudiante de Medicina equina en una ciudad situada a veinte kilómetros de Bruselas, se confiesa un poco asustada, con la sensación de que "no te puedes fiar", porque "no sabes cuando acabará", pero con la impresión también de que no todo ha de pararse por este tipo de situaciones. "Es un susto, pero al mismo tiempo te preguntas por qué se ha de parar el mundo por una cosa así", afirma Margalida, quien además mantiene que lo importante es "intentar que no te afecte".

La estudiante reconoce que debido a que ella no vive en la capital afectada por los atentados no ha vivido la situación desde un puesto protagonista, sino que se ha ido enterando por los medios de todo. Por ello, aclara que no ha experimentado la sensación de miedo en las calles, y destaca que no tiene la sensación de que haya más seguridad: "He pasado los mismos controles. He pasado un control normal en el aeropuerto".

"Desinformación" sobre vuelos

Asimismo, lamentó la "desinformación" respecto a los cambios en los vuelos, ya que, según aseveró, debido al cierre del aeropuerto de Bruselas, se derivó la gran mayoría a un aeródromo de pequeñas dimensiones, "que no está preparado" para recibir la avalancha de personas que está registrando.
Otro de los primeros pasajeros que pudo llegar a Mallorca desde Bruselas, relató los "momentos de pánico" que se vivieron tras los atentados terroristas .

Antoni Vicens, un joven que trabaja en la Delegación de Gobierno de la Generalitat ante la Unión Europea, aterrizó en el aeropuerto de Palma en un vuelo de Ryanair, que estaba previsto desde el aeropuerto de Zaventem-Bruselas, pero que fue operado desde el aeropuerto de Charleroi.
A diferencia de Margalida, el pasajero destacó las fuertes medidas de seguridad que hay en este momento en el aeropuerto de Charleroi, donde los viajeros tienen que pasar hasta "tres controles diferentes", que incluyen la revisión de las maletas "una por una". Un proceso de control que se prolongó durante "dos horas y media", afirmó.

"Salí del metro poco antes"

El joven trabaja en el barrio europeo de Bruselas, y explica que él salió de la estación de metro de Malbeek "poco antes de que se produjera el atentado". "Poco después, empezó a salir humo desde allí. Luego todo se precipitó y hubo momentos de pánico", relató.

Así, Vicens constata que las autoridades belgas actuaron "con rapidez" e inmediatamente acordonaron la zona donde se había producido el ataque. Según indicó, a lo largo de la mañana, la presencia del ejército se hizo más latente, si bien, admitió que "ya está muy presente desde el mes de noviembre", cuando se activó el nivel 4 de alerta en la capital belga. "Tomaron el control de la situación con mucha velocidad", recalca el joven al respecto de la efectividad de las fuerzas de seguridad en Bélgica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine