Las milicias de Oregón deponen las armas

Ammon Bundy, el líder de la milicia armada que desde el pasado 2 de enero ocupa instalaciones del Gobierno en un parque natural del estado de Oregón, pide a sus seguidores amotinados que abandonen

29.01.2016 | 02:19
Ammon Bundy (dcha.), jefe de las milicias.

Ammon Bundy se rinde. El líder de la milicia armada que desde el pasado 2 de enero ocupa instalaciones del Gobierno en un parque natural del estado de Oregón, en el oeste de Estados Unidos y que fue detenido por agentes federales, ha pedido a los suyos que dejen el lugar.
Tras su primera vista en una corte federal de Portland, la mayor ciudad del estado, en la que se leyeron los cargos contra Bundy y los otros siete detenidos en la operación del martes, el abogado del cabecilla de los amotinados leyó un comunicado en su nombre.
"A aquellos quienes permanecen en el refugio, os amo. Dejadnos que sigamos esta lucha desde aquí. Por favor, renunciad. Id a casa y abrazad a vuestras familias. Esta lucha es nuestra ahora en las cortes. Por favor, id a casa", indicó Bundy.

Peligro para la comunidad

Aunque se desconoce cuántos ocupantes siguen actualmente en el edificio de la reserva natural de Malheur, tomado el 2 de enero, medios locales como ´The Oregonian´ indicaron que muchos de ellos ya lo están abandonando.
El Buró Federal de Investigación (FBI), que llevó a cabo las detenciones, acusa a los ocho arrestados de "conspirar para impedir a los agentes de la ley llevar a cabo sus obligaciones mediante el uso de la fuerza, la intimidación o amenazas", y asegura que los amotinados disponían de explosivos y gafas de visión nocturna y que estaban preparados para luchar. Tras léeseles los cargos, la jueza Stacie Beckerman decidió que Bundy y los otros acusados deberán permanecer en prisión ál menos hasta hoy al considerar que son un peligro para la comunidad y que, al no tener vínculos con el estado de Oregón (todos proceden de otros estados), existe riesgo de fuga. La operación de ayer se llevó a cabo en una carretera a las afueras de Burns (Oregón), cuando el FBI paró el coche en el que viajaban los cabecillas de los amotinados, lo que desencadenó disparos que produjeron la muerte de uno de los miembros de la milicia, el portavoz Robert Levoy Finnicum.
En el vehículo viajaban Bundy, Finnicum y otras cuatro personas, mientras que los otros dos arrestos tuvieron lugar en operaciones paralelas en Burns.
"Levoy es uno de los mejores hombres y mayores patriotas que he visto nunca. Su amor por este país lo llevaba en la sangre que derramó ayer", dijo Bundy sobre su fallecido amigo.

Proclamas

El pasado 2 de enero, los milicianos armados tomaron un edificio de la reserva natural de Malheur como parte de una protesta surgida en la cercana localidad de Burns en apoyo a dos rancheros condenados por realizar quemas en un terreno rural del Gobierno sin permiso.
Desde entonces, se les han unido otras personas provenientes de todo el país, y los amotinados han organizado varios encuentros con la población local para defender su posición y lanzar proclamas contra lo que consideran los abusos y el autoritarismo del Gobierno federal de de Estados Unidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine