Mallorquines en el lugar del ataque

"La situación es terrorífica, pero controlo los nervios para serenar al equipo"

El mallorquín Juan Antonio Ramos, dos veces campeón del mundo de taekwondo, se encuentra en la capital gala con su equipo para participar en el ya anulado Open París G1

15.11.2015 | 13:11
Juan Antonio Ramos, en primer término a la derecha, en su hotel parisino con parte de su equipo.

Taekwondo

  • El presidente de la Federación vivió en directo el miedo

    Jesús Castellanos, presidente de la Federación Española de Taekwondo, vivió en primera persona el miedo provocado por los atentados terroristas de París.  "Me encontraba cenando en un restaurante cuando nos evacuaron diciendo que tenían orden de cerrar y entonces te enteras de lo que estaba pasando", rememora. "Estuve deambulando una hora sin poder encontrar un medio de transporte y oyendo que se habían escapado varios integristas y que estaban por la zona".  Todos los miembros del equipo nacional español de taekwondo se encuentran bien.

"Controlo los nervios porque tengo que transmitir serenidad a mi equipo, pero ésta es una situación muy terrorífica", asegura desde su hotel en la capital gala el mallorquín Juan Antonio Ramos, bicampeón del mundo de taekwondo (1977-2007) y tres veces campeón de Europa (1996, 2000 y 2004).

El coach olímpico y entrenador del Club Elite, viajó a París con sus deportistas para participar en el ya suspendido Open París G1 que iba a tener lugar este fin de semana. Otra veintena de mallorquines, del equipo de Tecnificación, también está en la capital francesa.

Con Ramos acudieron a la capital francesa las panameñas Carolena Carstens, junto a su madre Elsa, y su hermana Cristina, además de Urgence Mouega, de Gabón, y los costarricenses Katerine Alvarado y Heiner Oviedo. En total, 591 atletas, entre ellos la española Marta Calvo y el mexicano Damián Villa, iban a participar en este torneo internacional.

Golpe de Estado en Tailandia

El equipo de Ramos, alojado en un hotel en Porte d'Ivry, a unos tres kilómetros de los atentados, intuyó que algo grave pasaba cuando en la noche del viernes cenaba en un local próximo a su alojamiento. "Había movimientos extraños entre la gente, pero no pudimos detectar qué pasaba exactamente hasta que llegamos al hotel y nos enteramos. Llamé a una amiga que estaba en el estadio viendo el encuentro Francia-Alemania y no me contestaba. Cuando logré contactar , me contó cómo había vivido la situación: un horror".

El atleta describe una noche de nervios con el intercambio de llamadas familiares. "Hablé con Brigitte (Yagüe) –su esposa y tricampeona mundial de taekwondo, además de medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012­­–. No sabía, en un primer momento, de la gravedad de los hechos. Se tranquilizó cuando le dije que estaba bien. Sin embargo, tuve nervios toda la noche siguiendo en directo los acontecimientos. A las tres de la madrugada desconecté para intentar descansar un poco".

Reconoce Ramos que es la primera vez que se enfrenta a un atentado de tanta gravedad, aunque, recuerda, "cuando el golpe de Estado en Tailandia, acabábamos de salir del país. Nos libramos por los pelos".

En la mañana de ayer, el entrenador se puso en contacto con la embajada española en París para conocer la situación. "Me dijeron que no nos moviéramos del hotel, y aquí estamos, viendo películas y series y, en mi caso, estudiando un poquito de inglés hasta que a las seis de la madrugada de mañana (por hoy) regresemos a España"

"En el vestíbulo y en el comedor del hotel, a la hora del desayuno, todo el mundo hablaba de lo mismo. Yo, con los míos, intenté echar unas risas para calmar la situación", destaca el deportista cuya máxima preocupación es tranquilizar a la familia. "Estamos bien", repite. "Poco a poco vuelve la tranquilidad". La suya será completa cuando esté de nuevo en casa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine