internet. Assange ha transformado miles de documentos en noticias de interés internacional

Wikileaks: filtrar al filtrador

La web se encuentra bajo sospecha por sus opacas fuentes de financiación y está perseguida por el Gobierno de EEUU

 06:30  
El fundador de Wikileaks, Julian Assange.
El fundador de Wikileaks, Julian Assange.  Foto: Reuters
 NOTICIAS RELACIONADAS

TOMÁS MAYORAL. OVIEDO. Los periodistas llevábamos tantos años jugando a ser hackers que sólo era cuestión de tiempo que los hackers quisieran invertir los términos y jugar a ser periodistas. Sería presuntuoso como profesional de un medio de comunicación negar que es mucho lo que nos une a estos nuevos ´piratas´ más informativos que informáticos, porque ambos creemos cínicamente en el verosímil principio de que "interesa todo aquello que los poderosos quieren impedir que se sepa". Pero también es mucho lo que nos separa, sobre todo porque un hacker ignora algo que es moneda corriente hasta para el más bisoño becario de una redacción: información y noticia no son lo mismo.
Lo intuyó con mucha inteligencia hace ahora 38 años el analista militar Daniel Ellsberg cuando filtró al New York Times los famosos ´Papeles del Pentágono´ que dinamitaron la estrategia de Estados Unidos en la guerra de Vietnam. Ellsberg vagó con sus mazos de fotocopias durante meses de despacho en despacho hasta que el senador McGovern le aconsejó que acudiera a la prensa. Había que escarbar mucho en aquellos 7.000 folios, interpretar más y analizar aún mucho más para llegar a la esencia del escándalo: la convicción de los propios militares norteamericanos de que era imposible ganar en Vietnam. De hecho, el NYT tardó varios meses en dar la primera información del caso, lo que puso de los nervios a Ellsberg. Pero era el tiempo necesario para que los ´papeles´ se fueran transformando en noticias que sintetizaban esa información valiosísima pero altamente indigerible.
Cuatro décadas después, también lo ha intuido en cierto modo el protagonista del nuevo episodio de filtraciones de secretos militares, esta vez en torno a la guerra de Afganistán: el jefe de la Wikileaks, Julian Assange. Porque de nada hubiera valido colgar en su web 92.000 folios de información si no había alguien que sacaba conclusiones y noticias de sus tripas. Por eso ´refiltró´ todos los documentos al NYT, a The Guardian y a Der Spiegel: sin ese ´respaldo periodístico´ el ´leak´ (filtración) afgano habría perdido muchos enteros. Su intuición, sin embargo, no le evitó la metedura de pata de colgar en su web ´todos´ los documentos, sin el filtrado que el sentido común aconseja y que sí realizaron los medios elegidos para acompañar a Wikileaks en esta aventura. Los periódicos conocen las veleidades de la opinión pública y saben que la verdad es un bálsamo que pierde su efectividad utilizado sin control: sólo funciona si se aplica en las dosis justas. En otros casos, la verdad puede volverse tóxica o incluso letal: que se lo pregunten a los colaboradores afganos del ejército de EEUU cuyos nombres y apellidos aparecen en los documentos filtrados. No hay ninguna noticia en esos nombres, pero sí valiosa información para quien seguramente intente matarlos cruelmente a partir de ahora.
La necesidad que Assange y Wikileaks tienen de explicar lo importante que es esta filtración pone en duda si es más importante su contenido que la filtración en sí. O si lo importante de todo esto no era Afganistán sino el propio Wikileaks. Si era así, han conseguido su objetivo de popularidad absoluta, pero con un cierto efecto bumerang: ahora es Assange y Wikileaks quien están bajo sospecha, especialmente por sus opacas fuentes de financiación, y perseguidos por un Gobierno de Estados Unidos al que, algo cínicamente, piden 700.000 dólares de ayuda para expurgar de contenidos ´indeseables´ lo que aún queda por revelar en su web. Como si Berstein y Woodward hubieran pedido apoyo a la Casa Blanca para seguir avanzando en el ´Watergate´. Por otro lado, Wikileaks guarda tan celosamente la identidad de sus fuentes, respetable práctica, como el origen del dinero que les permite mantenerse, parte del cual viene de una fundación de un famoso hacker alemán ya fallecido. Se ve que, pese las peticiones de transparencia que Assange dirige a gobiernos y empresas ´pringados´ por sus filtraciones, en todos lados cuecen habas. La presión publicitaria siempre ha sido perniciosa para la pureza informativa de un medio de comunicación. Pero al menos, sabemos quién paga. En Wikileaks ni siquiera eso está claro.
¿Es esta web de secretos desvelados un medio periodístico? El periodismo también ha vivido de filtraciones y ha escondido sus fuentes. ¿Qué diferencia hay entonces? Publicar datos está al alcance de cualquiera pero sólo los medios con prestigio y renombre pueden dar noticias porque es ese prestigio el que avala la fiabilidad de lo publicado. Puede parecer espectacular (y en cierto modo lo es) colgar miles de informes secretos de una web, pero eso es como contar la final de un Mundial con el acta del árbitro como único material informativo. Es espectacular, pero dista mucho de ser periodismo. Como decía Juan Cruz en su necrológica del fallecido Carlos Mendo: "Eres lo que sabes. Pero sólo eres periodista si lo sabes contar".

  HEMEROTECA

SERVICIOS

Club Diario de Mallorca

Club Diario de Mallorca

Consulte los actos más recientes y las próximas conferencias de nuestro club.

 
Circulo 10

Círculo 10

Entradas de cine gratis con la tarjeta del subscriptor Círculo 10.

Anuncios clasificados
Cursos y formación
Búsqueda y ofertas de empleo
Anuncios clasificados
Venta de pisos
Venta de coches
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  DIARIO DE MALLORCA |  LOCALIZACIÓN |  REDACCIÓN |  SUSCRIPTORES     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
diariodemallorca.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de diariodemallorca.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya