Siria y Líbano anuncian en París que establecerán relaciones diplomáticas

 

El "progreso histórico", según Sarkozy, supondrá abrir embajadas en Beirut y Damasco

EFE. PARÍS. Siria y Líbano anunciaron ayer su disposición a establecer relaciones diplomáticas, abrir representaciones diplomáticas y abrir embajadas en sus respectivas capitales, por primera vez desde su independencia.
El anuncio supone "un progreso histórico", afirmó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en una rueda de prensa tras una reunión junto con los presidentes de Siria, Bachar al Asad, y Líbano, Michel Sleiman, a la que también asistió el emir de Qatar, jeque Hamad Bin Jalifa al Zani, centrada en la situación libanesa.
Sarkozy precisó que todavía quedan algunas "cuestiones jurídicas" por resolver, aunque insistió en la importancia del compromiso de los presidentes sirio y libanés.
Sleiman destacó el objetivo de su país de "reforzar los lazos con Siria" a la vez que Líbano reafirma "su soberanía" y desempeña el papel que le corresponde en Oriente Medio.
Asad, por su parte, aseguró que "haremos todo lo posible" para ayudar al presidente libanés, y restó importancia al hecho de que Damasco no tuviera relaciones diplomáticas con un país vecino en el que tuvo estacionadas tropas durante varios decenios.
"Los libaneses pueden decidir solos su futuro", aseguró el presidente sirio, cuyo país ha ejercido de árbitro en el Líbano desde la guerra civil (1975-1990).
El nombramiento de Sleiman como presidente del Líbano se forjó tras el acuerdo logrado en Doha (Qatar) a finales de mayo pasado por las principales fuerzas políticas libanesas, tras una crisis política que se arrastraba desde finales de 2007.
El emir de Qatar reconoció que "la situación en Líbano es compleja", pero destacó que pese a todo es un país donde se vive "la alternancia democrática".

Enlaces recomendados: Premios Cine