El futuro es incierto, pero controlable

Soñar y pensar en el futuro son dos caras de la misma moneda. Soñar es visualizar desde el punto de vista más onírico e irracional. Pero pensar en el futuro es hacerlo desde la consciencia y la lógica. Soñar y pensar tienen un nexo en común. Es la delgada línea que conecta los deseos. Unos deseos que se van acuciando a medida que pasa el tiempo, cumplimos años y el futuro se va cristalizando como algo certero.

por Atala Martín | BeContent

El futuro siempre es incierto, pero se puede afrontar con la seguridad de que haces lo correcto para que ningún sueño se quede en el camino. Buenos ejemplos de previsión tienen mucho que ver con cuidar tu presente: buena alimentación, cuidado del cuerpo y de la mente, mantener el cerebro despierto y sobre todo buscar esas pequeñas parcelas de felicidad que te proporciona la vida. Los planes de pensiones son otro ejemplo de eso que puede servirte para descansar mejor por las noches.

Cada vez más españoles deciden planificar con tiempo su jubilación y también son más los que lo hacen con toda la información en la mano. María Ángeles Velasco, de 80 años, es esposa, madre y abuela. Fue funcionaria del Ministerio de Educación hasta los 71 años. Le gustaba tanto trabajar que no tenía intención de jubilarse, pero no hubo otro remedio. María Ángeles nos cuenta en primera persona cómo ha sido su experiencia con sus aportaciones a su plan de pensiones.

Mª Ángeles Velasco María Ángeles Velasco, 80 años

¿Cuándo decidiste tener un plan de pensiones?

Unos 20 años antes de la jubilación

¿Por qué?

Entre otras cosas para asegurar el futuro, desgravar a Hacienda y ampliar la pensión por jubilación. No sabes qué te depara la vida. El futuro siempre es incierto, pero hay variables que puedes controlar y esta es una de ellas.

¿Te arrepientes de haberlo hecho?

Jajaja. En algún momento sí. Los motivos fueron que el rescate es un poco complicado debido a que si se quiere recuperar entero todo el plan de pensiones, cuando llega la edad de jubilación, un 40% está exento de cotizar a Hacienda. Pero el 60% va al IRPF, es decir, a la jubilación que en ese momento perciba el contribuyente. Otra modalidad es ir rescatándolo todos los meses con lo cual, esos rescates parciales incrementan el IRPF de la jubilación y no está exento el 40% del total.

Entonces ¿te arrepientes o no?

No, no, en absoluto me arrepiento porque yo suscribí un plan de renta vitalicia, con lo cual no pagué rescate. Los intereses de la renta vitalicia sí cotizan pero aumentando el sueldo, esto es, aumentando la pensión.

¿A qué te refieres con rescate?

Me refiero a sacar el dinero del plan de pensiones, con todas las minusvalías y plusvalías que ha tenido.

¿Qué haces con el dinero extra que recibes cada mes?

Lo empleo en vivir, en comprar lo de cada día y pagar las facturas. En el mismo sentido que lo hacía cuando trabajaba. La diferencia es que ahora disfruto de tiempo y de dinero.

¿Te das algún capricho?

El dinero de un plan de pensiones siempre permite vivir mejor. Es de cajón. Puedo viajar, puedo ir a restaurantes, a espectáculos, puedo ayudar a mis hijos cuando lo necesitan. ¿Qué se hace con el dinero cuando lo tienes? Pues todo lo que se puede hacer con un activo económico. O lo ahorras o lo disfrutas.

¿Lo recomendarías a gente joven?

Si, claro. No es que lo recomiende, es que no creo que haya más remedio. Siempre que el gobierno aplique las leyes que tiene en proyecto actualmente, es decir, que el plan se pueda rescatar a los 10 años, no cuando llegue la jubilación. Antes lo podías rescatar si estabas en paro, enfermedad larga… ahora el gobierno pretende bajar la comisión que cobran los gestores de los fondos de inversión (antes era un 1,50 y ahora será un 1,25). Y el rescate será a los 10 años de la última aportación sin ningún supuesto.

Puedes encontrar más información en la Guía para tu Jubilación.

seguir
BeContent