El caso

A diferencia de los partidos de pádel con Mateu Palmer, el expresident se juega el primer envite judicial sin pareja para auxiliarle

MIGUEL MANSO. PALMA. El entrecejo de Matas se hundirá un poco más en busca de un golpe ganador. El expresident se sienta en el banquillo de la Audiencia Provincial en su primer juicio por el caso ´Palma Arena´. Esta megacausa se ha dividido en 26 piezas y el expresident arriesga su libertad en al menos una decena de veredictos. En la primera bola de partido Matas se juega ocho años y medio de cárcel –pena solicitada por la Fiscalía–.

El asunto a dilucidar no es el más glamuroso del ´Palma Arena´. Ni Iñaki Urdangarin, ni el medallista olímpico Pepote Ballester ni los arquitectos García-Ruiz figuran entre los protagonistas de este capítulo del velódromo. El tribunal presidido por Margarita Beltrán afronta un enredo bastante pedestre: la supuesta contratación irregular y el pago de subvenciones al veterano periodista Antonio Alemany. En total, 483.186 euros. El guión responde al canon clásico de la política balear, digno del primer presidente de la Comunidad Autónoma, Gabriel Cañellas, quien eludió el castigo judicial por un rebote –fue absuelto porque había prescrito el delito de cohecho–.

Matas disputará el partido solo. Por primera vez en su vida girará la cabeza y no encontrará un edecán a su lado. Su pareja en tantos torneos de pádel, el campeón Mateu Palmer, no podrá devolver las pelotas que se le escapen al expresident. Cuando jugaban juntos el grito más repetido de Matas era: "¡És teva, és teva!" A tal punto llegó la cosa que en los círculos del PP a Mateu Palmer le conocían como Mateu Esteva.

Mateu no estará porque falta la red y la moqueta. Tampoco le acompañará su equipo más cercano durante la segunda etapa al frente del Govern. El entonces director general de Comunicación, Joan Martorell, y las jefas de Gabinete Dulce Linares y Maria Umbert figuran imputadas en la causa y no parecen las más indicadas para echarle un capote. Tal como adelantó este diario, Martorell y el empresario Miguel Romero declararán en su contra. Para minimizar el castigo, han decidido descargar sobre el antiguo líder del PP toda la responsabilidad. El "hágase" –expresión empleada por Matas para explicar a los fiscales su concepción divina del ejercicio del poder sin descender al día a día– se puede volver en su contra.

Dos palmos sobre el suelo El expresident deberá lucir sus mejores virtudes si no quiere hincar la rodilla al primer remate. Su colega de pádel Mateu Palmer decía que era un jugador con "muchos reflejos, gran capacidad de sacrificio y muy disciplinado". Mañana necesita todas las cualidades juntas.

Qué tiempos cuando sus colaboradores caminaban "dos palmos por encima del suelo" porque Matas les hacía sentirse imparables. Sobresalientes. Quien relata esa arrogancia trabajó al lado de "Jaime" durante varios años y también se ha visto salpicada por el Palma Arena. Recuerda la trayectoria de Dulce Linares, "una chica muy aplicada y trabajadora que perdió el sentido de la realidad. Empezó a medrar y se creyó por encima de todos cuando la nombraron jefa de gabinete". Refinó sus gustos y ya no le valía cualquier chiringuito para saciar el hambre, como dejó claro a los viajeros de un vuelo procedente de Ámsterdam. Su compañero de asiento se quejaba de que en la capital holandesa se comía muy mal y ella le corrigió al instante: "No ha sido nuestro caso. Hemos comido genial; íbamos de restaurante recomendado en restaurante recomendado".

El paraíso se acabó de sopetón. Un domingo de mayo las urnas arrebataron el cetro a Jaime y la ilusión sobre su magnífica gestión se desvaneció. Todos en cueros, hasta el emperador. Los que antes ensalzaban su figura ahora repartían estera. Un empresario que ocupa un puesto institucional significativo se deshacía en elogios hacia Jaime dos días antes de los comicios. "Es un gran estratega. El fichaje de [la escritora] Maria de la Pau Janer para atraer a los sectores más catalanistas ha sido una jugada maestra", decía durante una sobremesa. Tres meses más tarde, sin que se le moviera un cabello, el mismo industrial tildaba a Matas de "vulgar" y "chabacano".

La apostasía se convirtió en moneda de uso común. "Apoyamos a Jaime porque pensábamos que era un buen gestor y un hombre honesto pero, cuando comenzamos a escuchar cosas raras, no volvimos a acercanos a él, ni él a nosotros. Podemos equivocarnos, pero no somos chorizos", explicó a este diario el dueño de Iberostar, Miquel Fluxá, en nombre del sector hotelero.

En este tiempo, Matas ha perdido a su abogado de cabecera, Rafael Perera, quien claudicó cansado de los desplantes de su patrocinado. Al expresident le defenderá mañana Antonio Alberca, letrado de Rafa Zouhier durante el juicio por los atentados del 11-M. Sin fortuna, Alberca ha intentado trasladar el proceso a Madrid, a la Audiencia Nacional, con el objetivo de escapar de las garras del juez José Castro y, quién sabe, con la esperanza de que el juego de influencias en la capital del Reino decante la balanza a su favor.

Primera bola de partido. El juicio, carente de estrellas como Urdangarin, tal vez marque el devenir de los procesos siguientes. El pago de 11.500 euros al periodista Antonio Alemany por unos reportajes deportivos que al parecer nunca insertó en los medios de comunicación nacionales dará idea de a qué altura el tribunal fija el listón. Mal presagio para Matas si comienza perdiendo el lance por malversación de fondos públicos.

Otra patata caliente es el asunto de la contratación supuestamente irregular de Antonio Alemany (Palma, 1939), expresidente del Partido Demócrata Cristiano balear durante la transición y director de diversos medios impresos como el Diario de Barcelona, el Diario de Mallorca, el semanario Opinión, El Día de Balears y columnista y editorialista de El Mundo/El Día de Baleares cuando sucedieron los hechos.

La Fiscalía sostiene que Matas y Alemany acordaron tras las elecciones autonómicas de 2003 que el periodista elaborase los discursos e intervenciones públicas del político, entre ellas la de su investidura, cuando todavía no podía pagarle con fondos públicos porque no había accedido al poder. El expresident determinó retribuirle de tapadillo para que pudiera seguir escribiendo en los medios de comunicación de la isla –aparentando una imagen de independencia– y acceder a las subvenciones de la Comunidad Autónoma. Para orquestar la operación, relata el Ministerio Público, Jaume Matas se reunió en su despacho del Consolat de la Mar con el publicista Miguel Romero, quien se encargaba de las campañas del PP. En aquel encuentro el expresident habría explicado a Romero que convocaría un concurso al que su empresa, Nimbus, tenía que presentarse. Nimbus ganó y, previo cobro de una comisión del 5%, se encargó presuntamente de la remuneración de Alemany (unos 4.600 euros al mes). Desde sus puestos en el Govern autonómico, Dulce Linares, Joan Martorell y María Umbert se habrían encargado de asear el expediente administrativo.

Más tarde llegaron las suculentas subvenciones a la Agencia Balear de Noticias S.L, propiedad de Alemany. En opinión de la Fiscalía, las ayudas se emplearon para pagar a los empleados de su periódico digital.

El periodista niega las acusaciones y a lo largo de todo este tiempo ha cuestionado la rectitud del juez y los fiscales. En la última tribuna publicada en su diario digital, además de cargar contra Castro y Horrach, se queja de José Ramón Bauzá porque la Comunidad se mantiene como acusación particular. "Hay que ser bobos para meterse en berenjenales montados por sus predecesores, asumiendo unos riesgos absurdos", escribe.

Quién es quién

<< >>

Jaume Matas

Expresident del Govern balear. El juez Castro, instructor del caso Palma Arena, señala que el expresident Matas acordó con Miguel Romero, propietario de la agencia mallorquina de publicidad Nimbus, amañar un concurso y contratar a dedo, y de forma encubierta, al periodista Antonio Alemany para redactar sus discursos. Además, el juez apunta que ordenó a su entonces jefe de prensa, Joan Martorell, el pago de 25.000 euros a Alemany por unos reportajes deportivos que nunca han aparecido. Por todo ello, está acusado de malversación de caudales públicos, prevaricación, falsedad documetal, tráfico de influencias y fraude contra la Administración, derivado de la contratación del periodista Antonio Alemany durante su etapa al frente del Ejecutivo balear.La fiscalía solicita ocho años y medio de prisión para él y ocho años de inhabilitación especial para empleo y cargo público.

Antonio Alemany

Periodista. "Es el preparador de las entrevistas, asesor político en la sombra y fervoroso cronista de todas sus intervenciones, incluidas aquellas que él mismo redactaba". Así define el juez Castro al periodista Antonio Alemany en un auto en el que, además, acusa al periodista de aceptar cobrar a través de Nimbus por los discursos que escribía para Matas con objeto de eludir la incompatibilidad de recibir un sueldo y cobrar subvenciones de una misma Administración. El periodista, defendido por Javier Fernández Pineda, niega todos los cargos. La fiscalía solicita cuatro años de prisión por delito de malversación continuada, falsedad en documento oficial y falsedad en documento mercantil. Además de un año y seis meses de prisión e inhabilitación especial para empleo y cargo público durante ocho años por el delito de fraude a la administración.

Miguel Romero de la Cerda

Publicista. Miguel Romero, defendido por Antoni Coll, se sienta en el banquillo de los acusados por, presuntamente, prestarse al engaño de licitar a un concurso del Govern, que ya le había sido adjudicado de antemano, y pagar indirectamente a Alemany por sus discursos. Se enfrenta a tres años de prisión por los delitos de malversación, falsedad en documento oficial y falsedad en documento mercantil. Por el delito de fraude a la administración, la fiscalía pide un año y seis meses de cárcel.

Joan Martorell

Exresponsable del área de Comunicación del Govern balear. El periodista, representado por el abogado Santiago Fiol, se sienta en el banquillo, acusado de cumplir las instrucciones de Matas respecto a los contratos de Alemany. Martorell dice que fue utilizado. La fiscalía pide dos años de prisión por los delitos de malversación continuada, falsedad en documento oficial y fraude a la administración, se enfrenta a dos años de cárcel.

María Umbert Cantalapiedra

Exjefa del gabinete del president Matas. Entre sus funciones estaba, según el escrito del fiscal, la elaboración de sus discursos. Fue ella quien, en fechas 13 y 20 de octubre de 2003, gestionó el pago de las facturas correspondientes a los discursos elaborados por Consultores de Información de Baleares, S.L., en los meses de agosto, septiembre y octubre de 2003. Por lo que la fiscalía sostiene que Umbert “tenía perfecto conocimiento de que era Antonio Alemany la persona elegida por el Presidente para que elaborase sus intervenciones públicas”. Umbert, defendida por el abogado José Zaforteza, se enfrenta a una pena de 9 meses de prisión, multa de 3 meses con una cuota diaria de 10 euros y suspensión de empleo o cargo público por dos años por el delito de malversación en concurso con prevaricación. Por el delito de fraude a la administración, el ministerio público pide seis meses de prisión e inhabilitación especial para empleo y cargo público durante ocho años.

Dulce Linares

Secretaria general técnica de la Consellería de Relaciones Institucionales y luego jefa de gabinete de Matas, sustituyendo a María Umbert. En su escrito de acusación, la fiscalía sostiene que Linares llevó a cabo cuantos actos administrativos fueron necesarios para preparar el expediente de contratación con Nimbus, “aunque fueran ilegales”, siguiendo las instrucciones del presidente Matas. La fiscalía solicita un año y seis meses de prisión por los delitos de malversación y prevaricación.

  • Jaume Matas
  • Antonio Alemany
  • Miguel Romero
  • Joan Martorell
  • María Umbert
  • Dulce Linares

Cronología

<< >>

10 de julio

Diario de Mallorca desvela que la fiscalía anticorrupción ha iniciado en torno a la construcción del Palma Arena. El velódromo, que costó el doble de lo presupuestado, sitúa en el ojo del huracán a Jaume Matas, expresident del Govern balear, y gran valedor de la faraónica construcción.

14 de noviembre

El juez Castro, titular del juzgado número tres de instrucción de Palma, junto con los fiscales anticorrupción Juan Carrau y Pedro Horrach, escrutan las instalaciones del Palma Arena durante más de cuatro hora para conocer de primera mano las deficiencias de la costosa construcción.

5 de agosto

Tras más de un año de intensa investigación, estalla el caso Palma Arena con la detención de seis personas y el registro de las sedes de varias empresas, entre ellas la agencia de publicidad Nimbus. La Policía judicial requisa numerosa documentación que, tras ser estudiada minuciosamente, lleva al juez Castro a indagar de forma pormenorizada en la gestión de Jaume Matas al frente del Ejecutivo balear durante los años 2003-2007. El caso Palma Arena quedará dividido en 26 piezas. La número 2, en la que se investiga la contratación presuntamente irregular del periodista Antonio Alemany por parte del Govern, será la primera por la que Matas se siente en el banquillo de los acusados.

13 de agosto

El expresident Jaume Matas, que se encuentra en Washington, manifiesta al juez Castro que está dispuesto a comparecer para "aclarar, explicar o responder a cualquier pregunta" relacionada con el caso.

14 de octubre

El juez Castro cita, finalmente, a a Jaume Matas a declarar el 23 de marzo de 2010.

6 de noviembre

Son registrados el palacete de Matas, situado en la calle Sant Feliu de Palma y una vivienda que el expresident tiene en Madrid.

18 de febrero

Joan Martorell, ex jefe de Comunicación de Matas, y el periodista Antonio Alemany, comparecen como imputados ante el juez instructor del caso Palma Arena que, tras varias horas de interrogatorio, les impone a ambos una fianza de responsabilidad civil por valor de 250.000 euros. Martorell reconoció que había gestionado desde su departamento la contratación de Nimbus y que conocía que esta empresa, a su vez, subcontrataba a Alemany para que elaborara los discursos del expresident. Sin embargo, mantuvo que esta contratación no fue iniciativa suya, sino de sus superiores y apuntó directamente al expresident Matas y a sus dos últimas jefas de gabinete, María Umbert y Dulce Linares.

19 de febrero

María Umbert, jefa del gabinete de Matas, comparece ante el juez Castro como imputada a resueltas de la declaración el día anterior de Joan Martorell. Umbert contradice al exjefe de comunicación, asegurando que no tuvo nada que ver con los hechos investigados. Además, hizo hincapié en que no firmó ningún expediente de contratación de la empresa publicitaria.

15 de marzo

Dulce Linares, que sustituyó a María Umbert al frente del Gabinete de Matas, declara como imputada ante el juez Castro.

18 de marzo

El juez Castro levanta el secreto de sumario que pesaba sobre esta pieza del caso Palma Arena.

23 de marzo

Jaume Matas está citado a declarar, sin embargo su comparecencia se retrasa un día ya que se presentan nuevas pruebas contra él: las escuchas telefónicas.

24-25 de marzo

Matas declara durante más de seis horas ante el juez. En lo que se refiere a la pieza número dos, el expresident defendió la elección de Alemany, pero declaró que desconocía los detalles de cómo cobraba el periodista. "No sé cómo se le pagaba. No tengo ni idea". El presidente dice "hágase". A preguntas del juez de si no era capaz de escribir los textos él mismo, Matas hizo notar la diferencia entre "redactar" y "hacer" los discursos. "A Alemany le digo las ideas que quiero, él pone la pluma y le rectifico 300.000 cosas", afirmó ante el juez.

26 de marzo

Tras escuchar la declaración de Jaume Matas, la Fiscalía Anticorrupción solicita prisión provisional para el expresident eludible mediante el pago de una fianza de tres millones de euros. Además, pide que se le retire el pasaporte y que comparezca cada quince días en el juzgado.

29 de marzo

Jaume Matas pide la baja temporal del Partido Popular tras diecisiete años de militancia.

30 de marzo

El juez Castro accede a la petición de la Fiscalía y dicta, así, prisión provisional para Matas eludible bajo fianza de tres millones de euros. También le retira el pasaporte y le obliga a comparecer en el juzgado cada quince días.

7 de abril

Matas paga la fianza de tres millones de euros impuesta por el juez. El expresident respalda con su patrimonio inmobiliario el crédito con el que hizo frente al pago.

28 de abril

Dulce Linares, jefa del gabinete de Matas, denuncia ante el juez haber sufrido presiones por parte del expresident del Govern.

4 de junio

El juez Castro toma declaración a dos sobrinos del periodista Alemany. Ambos, según consta en el sumario, recibieron sumas de unos 400 euros a lo largo de algunos meses en concepto de "colaboración periodística" con la Agencia Balear de Noticias S.L., dirigida por su tío. Los dos se desmarcaron de la gestión de dicha agencia y de otras empresas vinculadas con Alemany, a pesar de que uno de ellos figuró como administrados único de la Agencia.

24 de septiembre

Alemany declara voluntariamente ante el juez Castro. El imputado rechaza con contundencia que las subvención pagada por el Govern del PP a Agencia Balear de Noticias (ABN) hubiera sido desviada a otra empresa, y explicó que el dinero del Ejecutivo sirvió para pagar los sueldos de "15 excelentes periodistas". En las puertas de los juzgados, Alemany aseguró a los periodistas allí apostados que la subvención que se pagó a ABN fue "la más decente en 33 años de Autonomía balear".

17 de noviembre

Miguel Romero, dueño de la agencia Nimbus, comparece ante el juez Castro. El publicista asegura que fue Martorell quien le sugirió presentarse a un concurso para mejorar la imagen del Govern. Sin embargo, explica, que luego se enteró de que ese contrato era para pagar indirectamente los servicios de Antonio Alemany como redactor de los discursos de Matas.

14 de diciembre

Martorell, jefe de prensa del Govern del PP, acude a los juzgados de forma voluntaria. Ante el juez Castro asegura que "en ningún momento le dije al señor Romero (dueño de Nimbus) que debía recabar la colaboración del señor Alemany". Además se declara ajeno a lo que él califica como "desvío del objeto del concurso" y limita su actuación a "recibir los discursos redactados por Alemany y distribuirlos a los medios de comunicación". Martorell apunta directamente a Matas, o indirectamente, a la jefa de gabinete de éste, María Umbert, como los responsables de la alteración del concurso.

11 de enero

Miguel Romero, propietario de la agencia de publicidad Nimbus, vuelve a comparecer ante el juez y acusa a Jaume Matas de forzarle a ceder un concurso público a una empresa del periodista Antonio Alemany. Según Romero, Matas le amenazó "con no cobrar si no cedía".

21 de enero

María Umbert comparece en el juzgado de Palma para declarar como imputada en la pieza número dos del caso Palma Arena. La que fuera jefa del Gabinete de Matas niega ante Castro haber participado en el concurso convocado por el Ejecutivo por el que fue contratado de forma presuntamente irregular la agencia Nimbus para un proyecto de asesoramiento y elaboración de discursos. Umbert señala a Joan Martorell como la persona que pudo intervenir en el proceso.

25 de marzo

El juez Castro dicta un auto en el que abre juicio oral contra Jaume Matas. La fiscalía Anticorrupción acusa al expresident de los delitos de malversación, tráfico de influencias, falsedad de documento y fraude a la administración por lo que solicita para él 8 años y medio de prisión. También solicita penas de cárcel para Antonio Alemany, Miguel Romero, Joan Martorell, María Umbert y Dulce Linares por manipular el expediente.

12 de abril

El abogado Rafael Perera anuncia que abandona la defensa de Matas por "motivos que forman parte del secreto profesional".

3 de mayo

Jaume Matas confía su defensa al abogado penalista Antonio Alberca. Alberca, que en 2008 recibió el premio Derechos Humanos de la CCBE y la Insignia del Consejo General de la Abogacía Española, ya habría participado en complejos procesos judiciales como el de los atentados del 11-M, donde se encargó de la defensa de Rafa Zouhier.

10 de junio

El abogado de Matas solicita su libre absolución asegurando que el exmandatario autonómico nunca acordó con el periodista que éste cobrara por sus servicios "fuera de los cauces legales", como tampoco Matas tuvo la posibilidad de lucrarse con fondos públicos por no ser "autoridad de gasto".

20 de junio

El juez Castro da por finalizada la instrucción del caso y la envía a la Audiencia Provincial de Palma para que fije la fecha de la vista oral.

8 de julio

La Audiencia de Palma asume, sin fecha, el primer juicio contra Matas. El tribunal de la Sección Primera será el encargado de juzgar la contratación de Antonio Alemany. La fiscalía reclama una condena de ocho años y medio de prisión contra el expresident del Govern.

12 de julio

Fracasa el último intento de Jaume Matas para evitar sentarse en el banquillo. El magistrado ni siquiera admitió a trámite el recurso. El juez acusa al abogado del expresident de intentar colapsar al juzgado y a la Audiencia para evitar que las vistas se celebren. El magistrado califica de dislate jurídico el recurso del letrado.

2 de septiembre

Se fija la fecha para el primer juicio contra Matas: se celebrará los días 9, 10, 12, 13, 16, 17, 19, 23, 24, 26, 27, 30 y 31 de enero. Los días 9 y 10 está prevista la declaración de los acusados. Entre el 12 y el 19 tendrán lugar las declaraciones de los testigos y peritos, el 23 de enero la prueba documental y, las fechas restantes, las conclusiones e informes de las partes.

<< >>

Multimedia

Primer juicio contra Matas (9/1/2012)

Matas, en el juzgado por la ópera de Calatrava (22/2/2011)

Matas en la Colònia de Sant Jordi (20/8/2010)

Matas imputado por corrupción (23/3/2010)

Matas en los juzgados (23/3/2010)

Manifestación contra la corrupción (21/3/2010)

Condena

<< >>

Jaume Matas

Pena única de 5 años, 3 meses y 1 día de prisión por una condena en concepto de autor, por inducción, de un delito de fraude a la Administración, de un delito continuado de falsedad en documento oficial, un delito continuado de falsedad en documento mercantil, y un delito continuado de prevaricación en concurso medial con un delito continuado de malversación, sin la concurrencia de circunstancias modificativas.

Por este delito, multa de 19 meses y 15 días, a razón de una cuota diaria de 9 euros; e inhabilitación especial por tiempo de 5 años y día, para cualquier cargo electivo, referido a la Administración pública, autonómica, insular o municipal, así como la pérdida de los honores y atenciones protocolarias pertinentes.

Pena de 9 meses y 1 día de prisión por una condena en concepto de autor de un delito de tráfico de influencias agravado, sin la concurrencia de circunstancias modificativas.

Por este delito, multa en cuantía de 6.000 euros y, en caso de impago, responsabilidad personal subsidiaria de 1 mes; inhabilitación especial para cualquier cargo electivo por tiempo de 4 años, 6 meses y 1 día, referido a la Administración Pública autonómica, insular o municipal, así como la pérdida de los honores y atenciones protocolarias pertinentes.

Antonio Alemany

Pena de 3 años de prisión, e inhabilitación absoluta por tiempo de 4 años y 7 meses, por un delito de prevaricación, delito de falsedad en documento oficial, delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso medial con un delito continuado de malversación de caudales públicos, sea en concepto de autor o de cooperador necesario, sin la concurrencia de circunstancias modificativas.

Pena de 9 meses y 1 día de prisión en concepto de autor de un delito de tráfico de influencias agravado, sin la concurrencia de circunstancias modificativas, y multa de 6.000 euros que, en caso de impago, conllevará una responsabilidad personal subsidiaria de un mes de privación de libertad.

Miguel Romero de la Cerda

Pena de 1 año, 1 mes y 15 días de prisión, e inhabilitación absoluta por tiempo de 3 años, por un delito continuado de prevaricación, continuado de falsedad en documento mercantil, delito de fraude a la Administración en concurso medial con un delito continuado de malversación de caudales públicos, con la concurrencia de las circunstancias atenuantes de reparación del daño y analógica a la de confesión.

Joan Martorell

Pena de 1 año y seis meses de prisión por un delito continuado de prevaricación, fraude a la Administración, continuado de falsedad en documento oficial, continuado de falsedad en documento mercantil en concurso medial con un delito continuado de malversación de caudales públicos, sea en concepto de autor o de cooperador necesario, con la concurrencia de las circunstancias modificativas atenuante analógica a la de confesión y la de reparación del daño. Inhabilitación absoluta por tiempo de 3 años.

María Umbert Cantalapiedra

Absuelta

Dulce Linares

Absuelta

  • Jaume Matas
  • Antonio Alemany
  • Miguel Romero
  • Joan Martorell
  • María Umbert
  • Dulce Linares

Sentencia

  Es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa del periódico. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
logo OJD
 
logo CPM

  
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-emv  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas