diariodemallorca.es >Enseñanza 2016>

Vuelta al cole sin piojos

Consejos

Vuelta al cole sin piojos

10-09-2016TuentiMeneame
Ingimage.

DRA. LOURDES DURÓ Y JANE KINNEAR (*) Con la vuelta al cole los casos de pediculosis se disparan dado que nuestro peque entra en contacto con un grupo de niños más amplio y, a efectos prácticos, los padres suben la guardia y hay más casos detectados.

Para los padres primerizos, a continuación, un poco de información básica: los piojos de la cabeza miden entre dos y tres milímetros, son de color gris café, y no tienen alas. ¡No saltan, ni vuelan, ni se cogen de los animales domésticos! Viven en el cuero cabelludo de los humanos y se alimentan de nuestra sangre. Las liendres (o huevos) son todavía más pequeñas y miden un milímetro. Pueden ser blancas, amarillas, marrones o incluso translucidas. Es útil saber que una liendre a seis milímetros del cuero cabelludo estará muerta o vacía. Se diferencia de la caspa en que ésta se desprende fácilmente al remover los cabellos.

Los piojos se transmiten principalmente por contacto directo de las cabezas pero también por compartir cepillos para el pelo, toallas y gorros. No se transmiten por una falta de higiene. Suelen afectar a los niños entre 3 y 12 años pero también hay muchos casos entre las adolescentes por la moda de llevar el pelo largo y suelto, y por los “selfies en grupo”.

Debido a un problema de resistencia a los pediculicidas químicos tradicionales, como la permetrina, los laboratorios han sacado productos con principios activos nuevos que matan a los piojos de otra manera, por asfixia o disolviendo el exterior del piojo. Estos productos suelen llevar dimeticona, un derivado de la silicona. Tanto los insecticidas como las siliconas, son soluciones como mínimo sospechosas para la salud humana y ambiental.

Hay tendencia creciente a apostar por la Fitoterapia (terapia con plantas medicinales )para combatir la pediculosis. Esto se da en el contexto de la preocupación cada vez mayor por elegir lo orgánico o bio frente a lo químico o sintético. La Fitoterapia aplica tratamientos derivados del reino vegetal y del reino fungi. Para combatir los piojos en concreto, promueve el uso aceites esenciales y aceites vegetales.

Esta es una terapia que gana cada vez más adeptos. Aplicada de forma correcta es efectiva, inocua y evita la aparición de resistencias. Es fundamental que sean productos de óptima calidad. Lo mejor es acudir a herbolarios especializados que nos ofrezcan aceites esenciales quimiotipados y certificados por Bio Inspecta.

Eliminar las liendres sigue siendo un reto muy difícil porque pocos productos las matan de forma inmediata, tanto si optamos por soluciones químicas o por las naturales, es fundamental la constancia. Dado que retirar todas las liendres manualmente es una tarea casi imposible, hay que volver a tratar la cabeza a los 8-10 días una vez hayan salido las ninfas (los bebes) de las liendres y antes de que pongan huevos. De todos modos, es muy recomendable pasar una lendrera durante estos días para aumentar las probabilidades de éxito. Aunque el vinagre no mata los piojos, sí disuelve la sustancia que une la liendre al tallo del pelo.

Las probabilidades de sufrir una transmisión de piojos se pueden reducir haciendo el pelo menos atractivo para un piojo. Esto se puede hacer con gomina, laca, o repelentes de piojos de venta en farmacias y herbolarios especializados. Jane Kinnear, dice “podemos hacer un repelente casero retirando 10% de un spray acondicionador para el pelo que no necesita aclarado, para luego añadir varias gotas de aceites esencialess como el romero, el eucalipto o la citronella.” Es importante que el niño no tenga pelos sueltos delante de la cara porque para estos insectos los pelos son como lianas y facilitan que lleguen al cuero cabelludo. Las niñas con pelo largo deben ir al cole con el pelo recogido, y para las melenas más cortas una diadema puede ser muy útil.

Se puede tardar varias semanas en acabar con una infestación, sobretodo sí ésta es severa. Jane Kinnear advierte “Para el pelo largo hay que tener en cuenta, por ejemplo, que necesitaremos usar dos botes de producto y que tendremos que empapar bien el cuero cabelludo sobre todo.”

Aunque a muchos padres les cueste entenderlo, los niños no pueden perder días de clase por esta afectación dado que los piojos de la cabeza no transmiten enfermedades. Causan sin duda mucho estrés social, pero con buenos productos, paciencia y constancia ganaremos la batalla.


(*) Dra. Lourdes Duró: Médico especialista en Anestesiología. Acupuntora y especialista en fitoterapia.
Jane Kinnear: Fundadora de www.madrescontrapiojos.com