Especial Enseñanza 2016
diariodemallorca.es >Enseñanza 2016>

Aprender y enseñar en la nueva era de la cultura digital

Aprender y enseñar en la nueva era de la cultura digital

Las nuevas tecnologías están mejorando y enriqueciendo los métodos de enseñanza aplicados desde edades muy tempranas - La creciente implantación de las tabletas en el entorno escolar ha supuesto un interesante cambio tanto en la forma de aprender como en la forma de enseñar

13-09-2016TuentiMeneame
Los dispositivos como tablets u ordenadores se han convertido en herramientas indispensables en el desarrollo de los más pequeños.
Los dispositivos como tablets u ordenadores se han convertido en herramientas indispensables en el desarrollo de los más pequeños. . Ingimage.

REDACCIÓN PALMA Las nuevas tecnologías se han convertido en uno de los principales motores de cambio social, económico y cultural a nivel mundial. Las TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación) ostentan un importante potencial de crecimiento y progreso, ya que ofrecen salidas profesionales hasta ahora inexistentes y posibilitan una mayor calidad educativa y laboral, además de favorecer el desarrollo personal. Es por ello que las nuevas tecnologías se han convertido en herramientas necesarias para la educación, aunque el grado de implantación es más notorio en la enseñanza privada, sector que lleva décadas de adelanto respecto a la pública en la apuesta por los idiomas y las TIC, además de destacar por la atención individualizada que ofrecen a los alumnos. Cierto es que los colegios privados están dotados de más recursos para ello que, de hecho, les han permitido crear un concepto y una metodología nuevos, formando al profesorado, desarrollando la infraestructura e involucrando a los alumnos y a las familias, dotándolos de todo el material necesario para su correcta ejecución.

Conscientes del espectacular desarrollo tecnológico que nos invade, los centros privados apuestan por un cambio conceptual tanto en la forma de enseñar como en la forma de aprender, ya que la competencia digital del alumnado se ha convertido en un elemento básico del currículo escolar. De este modo, los colegios fomentan el uso de las nuevas tecnologías con el fin de enriquecer el aprendizaje, favoreciendo la formación, la participación, la investigación y la experimentación.

El primer elemento TIC que se introdujo en los colegios privados fue la pizarra digital interactiva, un soporte visual y auditivo, hoy por hoy extendido a todo el sistema educativo español, que permitió captar la atención de un mayor número de alumnos y, por tanto, fomentar la motivación escolar. Al éxito de las pizarras digitales le siguieron los ordenadores portátiles. Actualmente, la tableta es el dispositivo en auge como soporte educativo, cuya introducción en la etapa educativa infantil está resultando un experiencia notablemente positiva. Las tabletas son herramientas con las que profesores y alumnos aseguran que el aprendizaje es más rápido, más fácil y, por supuesto, más divertido, ya que interactúan de manera más fluida y aumentan la implicación y la atención en clase. Los libros siguen marcando la pauta de la enseñanza, pero no desarrollan el pensamiento crítico del alumno ni le ayudan a aprender de los errores, habilidades que deben tenerse en cuenta. Además, la portabilidad y utilidad de las nuevas tecnologías también motiva que la clase se extienda fuera del colegio, propiciando el emprendimiento y la responsabilidad del alumnado.

El éxito de las tabletas en la rutina escolar es tal que muchos investigadores están desarrollando estudios sobre dichas experiencias, sobre las que concluyen que las aplicaciones educativas que ofrecen estos dispositivos refuerzan los procesos mentales, siempre que el contenido sea apto para cada edad. En Estados Unidos ya se habla de una tableta que sustituirá los libros en algunos colegios, una herramienta que se empezará a integrar en algunas clases de K-12, lo que sería Educación Primaria en España. Se habla de una tableta que pretende poner a disposición del usuario toda una colección de aplicaciones educativas, con las que el profesor podría añadir contenido e incluso seguir un registro diario de los estudiantes. Este dispositivo, Amplify, es un ejemplo más de la revolución tecnológica en la que está inmerso el sector educativo.

Los expertos no dudan en destacar los potenciales beneficios educativos de los dispositivos de última generación, a los que otorgan un papel importante como herramienta de trabajo y desarrollo de capacidades desde los tres años de edad, cuando los alumnos están en pleno desarrollo intelectual y psicomotriz.

De hecho, las TIC cobran cada vez más importancia entre los padres que buscan un buen centro escolar privado para sus hijos, en cuyo baremo valoran tanto el modelo de enseñanza como la oferta educativa y los medios materiales informáticos que van a utilizar.