U Un buen año para invertir

2018, un buen año para invertir

Diez claves para comprender el horizonte de oportunidades que brindan hoy los Mercados

Los inversores encaran el nuevo año con optimismo. El escenario es favorable. Se prevé que la economía mundial crezca este año un 3,6% y el próximo, una décima más, un 3,7%. Los indicadores macroeconómicos muestran fortaleza, los resultados empresariales están siendo positivos y los tipos de interés, que el BCE mantiene en el 0%, continuarán muy bajos el año que viene. Todo apunta a que 2018 va a ser un gran año para quienes se dispongan a invertir.

Las Bolsas de Estados Unidos se mueven hoy en máximos históricos. El Nasdaq se ha revalorizado en el año un 26% y el Dow Jones, un 22%. En Europa el balance es también muy positivo, con alzas del 13% en Alemania, del 10% en Francia o de casi ese mismo porcentaje en España, pese al bache que ha supuesto en los últimos meses la tensión política en Cataluña.

1. Pendientes de Cataluña

Con las elecciones autonómicas de hoy como telón de fondo, el desafío independentista –unido a la necesidad de que Cataluña recupere la estabilidad perdida– constituye probablemente el factor geopolítico que mayor incertidumbre inoculará a los mercados en el arranque del año. “La caída de la inversión, el desplome del turismo y los costes de recolocación de las casi 3.000 empresas que han cambiado su sede social van a tener un efecto en el crecimiento”, asegura Diego Jiménez- Albarracín, responsable de Renta Variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank.

img

2. Sin factores de riesgo

A diferencia de enero de 2017, cuando el Brexit, el triunfo de Donald Trump en EEUU y las elecciones en Francia y Alemania suscitaban algunas incógnitas, el año 2018 comienza sin grandes amenazas. Los analistas dan por descontado el impacto del Brexit, consideran que el problema catalán está relativamente reconducido y no dibujan un escenario rupturista en las próximas elecciones italianas. “Hoy por hoy no hay factores que pensemos que van a hacer descarrilar al mercado”, afirma Víctor Peiró, director general de Análisis de GVC Gaesco Beka.

3. Beneficios empresariales

A este contexto favorable se suman los beneficios empresariales, que serán un revulsivo para las Bolsas. Nicolás López, director de Análisis de M&G Valores, señala que “en las compañías de EEUU se esperan crecimientos del orden del 7% anual y en las europeas, del orden del 10%. Y esa es la rentabilidad –añade– que, más o menos, cabe razonablemente esperar de los índices en 2018”. Estos días los mercados no pierden de vista, por supuesto, la reforma fiscal que impulsa Donald Trump en EEUU, que incluye una significativa bajada de impuestos para las empresas.

4. Retirada de estímulos monetarios

A este lado del Atlántico, los inversores seguirán muy de cerca las decisiones que adopte el Banco Central Europeo, que ya ha anunciado una retirada planificada de su programa de compra de bonos para evitar riesgos en la economía de la eurozona. “Esta decisión va a tener un impacto muy progresivo. Es posible que en la segunda mitad de 2018 empiece a verse una subida muy moderada en el euríbor, pero sin subida de tipos hasta 2019”, apunta Víctor Peiró (GVC).

5. Sin riesgo no hay rentabilidad

Con los tipos de interés tan bajos, el inversor conservador lo tiene difícil para sacar rendimiento a sus activos. Si quiere ganar –y más teniendo en cuenta la inflación– tiene que asumir algo de riesgo “yendo hacia acciones tradicionalmente defensivas con buen dividendo en compañías como las eléctricas, que no tienen un riesgo demasiado alto, o bien hacia bonos con vencimientos a muy largo plazo. Solo a partir de los 10 años podemos encontrar rentabilidades del 1,5 o el 2%”, señala López.

6. Los tipos de interés, en el 0%

Los expertos descartan que el BCE vaya a subir tipos en 2018, lo que estimula la inversión en Bolsa. En una economía que crece, con baja inflación y bajos tipos de interés, el mercado bursátil gana atractivo para el inversor que busca rentabilidad. “Entre el 0% de los depósitos o el 1% de los bonos a largo plazo, hay muchas acciones en la Bolsa que solo por el dividendo te dan un 4% o un 5%”, explica Nicolás López (M&G Valores).

img

7. Planificar y diversificar

Los riesgos se matizan con plazos más largos, pero también a través de la diversificación. Don’t put all your eggs in the same basket, suelen decir los ingleses: “no pongas todos los huevos en el mismo cesto”. Jiménez-Albarracín (Deutsche Bank) asegura que “lo importante es tener un plan y saber qué quieres o necesitas conseguir, en cuánto tiempo y hasta dónde estás dispuesto a arriesgar”. Una vez definido el perfil, toca elegir los activos. “Y, desde luego, cuánto más diversificada sea la cartera más se reduce el riesgo. Diversificar en activos, en vencimientos y en estrategias siempre es mejor porque así te cubres en los tiempos malos y te aprovechas en los tiempos buenos”, aconseja.

8. La cartera recomendada

¿Y qué sectores no hay que perder de vista en 2018? Entre los especialistas, existe cierto consenso a la hora de recomendar el sector tecnológico , que es el que está tirando de la Bolsa de EEUU y del que se espera crecimiento en los próximos años. “Tener en EEUU alguna posición en Google (Alphabet) o Amazon no está de más”, señala Víctor Peiró.

El cambio de paradigma hacia una economía digital es una realidad y los mercados son receptivos a la revolución tecnológica. Se recomienda también tomar posiciones en valores fuertes y mínimamente defensivos de sectores como las eléctricas o las telecos, con buenos dividendos. Y, por supuesto, en los sectores cíclicos, aquellos que crecen cuando la economía se acelera y merman cuando la economía se frena: el lujo, los automóviles, los bancos, etc.

El sector financiero podría repuntar en los próximos meses al calor del crecimiento económico sincronizado en el mundo, la subida de tipos en EEUU y el aumento del consumo. Además, es aconsejable que la diversificación sea también geográfica. Nicolás López considera que «para un inversor español, Europa debe ser importante. Si inviertes demasiado en EEUU, asumes un riesgo divisa. Una cartera bursátil que tenga un 20% en España, un 60% en Europa y otro 20% en EEUU es razonable.

9. Dónde invertir

Los fondos de inversión, que reúnen el patrimonio de muchos pequeños inversores, son, según los expertos, el vehículo más adecuado. Invertir en fondos es, básicamente, diversificar y dejar que sean los gestores de una entidad los que inviertan en acciones y en bonos. Cualquiera, aunque no sea experto financiero, puede comprar directamente acciones en Bolsa, pero no es sencillo y sin el conocimiento necesario entraña sus riesgos. Invertir en deuda soberana –letras, bonos y obligaciones– es otra opción que da estabilidad a la cartera. Aunque los analistas le ven más recorrido en 2018 a invertir en países emergentes que en desarrollados. Menor entusiasmo despiertan los depósitos bancarios, muy condicionados por el bajo precio del dinero. El interés que ofrecen ahora los bancos españoles es el más bajo de Europa, según datos del BCE. Invertir los ahorros en depósitos a largo plazo apenas genera ganancias. El interés medio español de los depósitos superiores a un año es de un 0,14%.

img

El mercado inmobiliario, a través de las SOCIMI, que son sociedades cotizadas, vuelve con fuerzas renovadas. Nicolás López cree que en el sector inmobiliario “no vamos a tener un ciclo ni remotamente parecido al que tuvimos, pero sí que es una inversión en la que se puede sacar un 6%-7% anual, contando el dividendo y la revalorización de los activos”. La mayoría de los inversores no puede comprar una casa y ponerla en alquiler. Por eso las SOCIMI son una vía alternativa, muy apta para el inversor que desea diversificar. “Son un vehículo muy atractivo y nos parece una inversión interesante”, agrega Jiménez-Albarracín.

10. Planes de pensiones

Y en medio de las incertidumbres que despierta el futuro de las pensiones públicas, invertir en un plan de pensiones es también hoy una buena opción. En los últimos doce meses los planes de pensiones se anotan una rentabilidad media del 5%, según los datos de Inverco. 2018 ya está aquí. Es el momento de poner en la balanza riesgo y rentabilidad potencial. Llega la hora de mover ficha.

PPublicidad