F Fiscalidad

Claves de inversión para ahorrar en impuestos

Hasta el 31 de diciembre hay de plazo para rebajar la factura de la declaración de la renta. Varios productos pueden ayudarle.

Conozco a un vendedor que cuando hace un presupuesto, para tratar de suavizar el susto que se lleva el cliente al que quiere engatusar, primero identifica el coste de su producto. Solo después, cuando le ve meridianamente convencido, añade el impuesto. “¡Aquí va el montorazo! -suelta con picardía-, a lo mejor lo puede usted desgravar…” Tal vez sea un consuelo saber que Hacienda somos todos, pero tampoco se trata de pagar más de lo necesario. Por eso, antes de que acabe el año es bueno echar cuentas, porque hasta el 31 de diciembre tenemos la posibilidad de rebajar la factura de la declaración de la renta a la que habremos de enfrentarnos en junio.

Del escaso abanico de opciones que nos ofrece la Agencia Tributaria, la estrella es el fondo de pensiones. “Es lo único para poder deducir en la base imponible -explica Ignacio Wucherpfenning, socio director del Área Fiscal de Ad&Law-, la opción más clara y fácil de aplicar”. La aportación es libre, aunque a ojos de Hacienda computa un máximo de 8.000 euros al año. Al hacer el IRPF, esa cantidad se resta de las rentas de trabajo, ahorro o actividades económicas. Es como si hubiéramos ganado menos. Por tanto, el porcentaje que debemos pagar al fisco será también inferior.

img

“Desde el punto de vista fiscal -corrobora Antonia del Rio, directora de Tributación de Personas Físicas de KPMG- el ahorro es importante. Otra cuestión es el rendimiento económico. Para el gran inversor, tal vez haya otros instrumentos con más rendimiento. Pero a título individual es lo mejor”. La rentabilidad es una de las quejas de los que invierten en estos productos. “Tienen muy mala fama -confirma Belén Alarcón, directora de Planificación de Abante- . Hay 9.000 y muchos no son buenos, pero somos nosotros los que no sabemos escoger. Los diez más rentables sólo captan el 4 % del ahorro, cuando los diez más populares se quedan con el 70 %. La diferencia de rentabilidad entre unos y otros es del 5 %. Hay que elegir el plan por rentabilidad, porque por fiscalidad es el mejor, sólo pagas el día que lo rescatas”.

Aquí viene la segunda de las quejas, que la Agencia Tributaria pone la mano para llevarse su parte correspondiente cuando se rescata. A pesar de todo, vale la pena: “dejo de pagar hoy a Hacienda para hacerlo cuando me jubile -dice Del Río, pero entonces mi renta será más baja y, por tanto, tributaré menos”. Al margen de plan de pensiones, es bueno que los que compraron vivienda antes de 2013, aporten a la hipoteca, porque resta hasta 9.040 euros. También, ponerse al día con los recibos pendientes.

DEDUCCIÓN - Los planes de pensiones permiten deducir la base imponible. Es la opción más clara y fácil de aplicar

El pago de cuotas a partidos políticos, colegios profesionales o facturas de abogados o las donaciones a ONG o fundaciones reducen de la cuota del IRPF. Y hay otra opción para la que todavía estamos a tiempo: convertirnos en business angel, apoyar a las conocidas como startups, tiene premio a ojos del fisco. Todo lo que aportemos, hasta 50.000 euros, en empresas con menos de tres años de vida tiene una deducción del 20 % en la cuota estatal. Los nuevos autónomos pueden también deducir el 20% del rendimiento de su negocio durante dos años desde que empiezan a ganar dinero.

TRES CLAVES PARA REDUCIR LA FACTURA FISCAL

1. APORTACIÓN Aportar al plan de pensiones. Es la única inversión que desgrava en la base imponible. Máximo: 8.000 euros / año.

2. ÁNGEL INVERSOR Convertirse en business angel. La inversión en empresas con menos de tres años, desgrava un 20%.

3. VIVIENDA Maximizar la inversión en vivienda habitual. Hasta 9.040 euros / año. Sólo pueden hacerlo los que compraron antes del 1 de enero de 2013.

PPublicidad