27 de junio de 2016
27.06.2016
Contracrónica

Los populares pasan de la incertidumbre a la euforia controlada

A medida que avanzaba el escrutinio, los semblantes de dirigentes como Palmer, Ramis o Rotger cambiaron

27.06.2016 | 03:24

Los dirigentes del PP se acercaban poco a poco a la sede central del PP. La mayoría venían de ver los primeros recuentos de los colegios electorales. La incertidumbre del resultado, todo el mundo creía que Podemos a nivel nacional se acercaba peligrosamente a ellos, se convirtió en un pálpito positivo. Cuando empezaron a salir los primeros resultados se desató la euforia.

La candidata al Congreso, Teresa Palmer; la portavoz parlamentaria, Margalida Prohens; el presidente del PP, Miquel Vidal; y los candidatos Miquel Ramis, Pere Rotger y Catalina Soler, no escondían su entusiasmo por los resultados. Incluso se escuchaban aplausos mientras el recuento solo al 50% ya les daba seis puntos porcentuales más que los conseguidos el pasado mes de diciembre.

Los buenos augurios provocaron que hasta la sede popular de la calle Palau Reial de Palma se acercaran más dirigentes para vivir la fiesta de la victoria inesperada. Es el caso de la portavoz municipal en el ayuntamiento de Palma, Marga Duran, o el histórico José María Rodríguez.
Palmer, junto al resto de candidato, bajó a la entrada de la sede para empezar a recibir a los apoderados que durante toda la jornada electoral habían velado por los votos populares en los colegios electorales. Los recibieron con el pulgar levantado en señal de victoria. La exdelegda del Gobierno y ahora candidata resoplaba de alegría. Habían conseguido superar los 140.000 votos cosechados por Mateu Isern y todavía faltaba por escrutar más del 12% de los sufragios.

A medida que se estaba consolidando la victoria popular, los dirigentes no pudieron evitar empezar a hacer las lecturas en clave autonómica. Este resultado esquilmaría de forma imparte los apoyos de la izquierda, analizaban. Asimismo, recordaban que el partido de la presidenta del Govern, Francina Armengol, quedaba relegado como tercera fuerza.

"Vamos bien. Esto nos puede reforzar para el 2019 si conseguimos hacer un buen congreso", pensaban en voz alta la mayoría d dirigentes popular, con el presidente Miquel Vidal a la cabeza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine