Motociclismo / Mir, campeón del mundo

El 'paddock' se rinde a Mir

Los pilotos del Mundial de MotoGP elogian el extraordinario campeonato del nuevo campeón mallorquín

25.10.2017 | 00:42
Joan Mir lidera la carrera, el domingo en Phillip Island.

La pizzeria Pino's, en Phillip Island, pegadita al mar de Tasmania, con las mesas rodeadas de voraces gaviotas, expectantes de que se te caiga una miga de pan o dejes un trocito de pizza por ahí, para lanzarse sobre la carroña, fue el escenario, cierto, modesto, de la celebración 'en familia' del título de Moto3, logrado por otro gran mallorquín. Los íntimos de Joan Mir compartieron con él mantel, alguna cervecita de más y pasaron la noche en la fiesta que, cada año, organiza Honda en la que la mayoría de los presentes se disfrazan. Incluido Marc Márquez, sí.

Mir, cómo no, vivió la noche del domingo en una nube. Y la tenía merecida. El 'paddock' entero elogió su temporada, aún no concluida ("tengo ganas de correr las dos últimas carreras sin presión, a lo loco, veremos qué pasa y, si no me sale bien, buenas noches y me voy a dormir"), que ha sido realmente extraordinaria. "Hay que ser muy bueno, mucho para, en una categoría tan peleada, ganar, de momento, nueve carreras", decía su ingeniero Christian Lundberg.

"Me parece un piloto muy fuerte, mucho", comentaba Valentino Rossi, sí, sí, el 'Doctor'. "Me gusta mucho, sobre todo por su actitud y carácter pues es muy tranquilo, sereno. Es un muchacho y un chico muy serio, profesional, pese a ser muy joven. Este año, la verdad, es que ha dado miedo ¡miedo! Y, el año que viene, dará el salto a Moto2 en el seno de uno de los mejores equipos y creo que podría ser competitivo ya desde el inicio de temporada".

Esa, precisamente, es la sensación que también tiene el portento de esta década, Marc Márquez, que enfila ya su cuarto título de MotoGP en cinco años. Márquez, que bromea sobre el hecho de que "Mir ha de tomarse con calma eso de dar el salto a MotoGP" (risas, muchas risas), cree que Joan ha tenido "una temporada espectacular. No es fácil, no, ganar nueve carreras ¡de momento!"

El domingo, Márquez, siempre pendiente de los detalles, cree que Mir tuvo la mala suerte de no poder disfrutar "del todo, a tope" de la conquista del título. "Quiero decir que, cuando tú ganas un título, en el instante que cruzas la meta se produce una explosión de júbilo en tu interior que es impagable. Y, en ese sentido, Joan tuvo la mala suerte de que, cuando cruzó la meta en Australia, no tenía muy claro si ya era o no campeón. Pero, bueno, luego recuperas, de alguna manera, parte de esas sensaciones".

Las impresiones de dos de los mejores pilotos, campeones de la historia del motociclismo, coinciden, cómo no, con la del resto de figuras del 'paddock'. "Mir tiene una bonita carrera por delante", dice Andrea Dovizioso del joven piloto mallorquín. "Corre con mucha cabeza. Si eres rápido e inteligente sueles ganar, no importa el lugar, el tiempo, la categoría o los rivales, ganas". "Tiene una gran mentalidad", añade Maverick Viñales, "Ha trabajado muy bien, rodeado de la gente correcta, y tiene talento".

Mir, en efecto, oyó, leyó y comentó buena parte de estos elogios. Y no paraba de sonreir cada vez que le trasladabas uno de esos comentarios. Por ejemplo, aquel que le dijo el especialista de la revista francesa Moto Reveu, que le dijo que era el único, junto a Rossi, capaz de ganar el título de la pequeña cilindrada en su segundo año en la categoría. "Vaya, bueno, no deja de ser un dato destacado y, aunque sea en la pequeña cilindrada ¿verdad? es muy meritorio ¿no? Que te comparen en algo con Rossi ya es la repera, nunca lo hubiese soñado, desde luego".

Pese a vivir en una nube de la que no quisiera bajar nunca, Mir sí recuerda que todo empezó en Australia, precisamente en Australia, en el bello Phillip Island que acabamos de dejar atrás para dar el salto a la calurosa y lluviosa Malasia. Fue en su debut mundialista, en 2015, cuando su bautismo a lo grande, sustituyendo al japonés Masao Ono. "Nunca olvidaré aquella sesión. Acabé el primer entrenamiento el último, a dos segundos del primero. Iba detrás de Danny Kent y me temblaba la barbilla. Entré en mi box y le dije a Dani (Vadillo, su entrenador y coach): 'creo que esto no es para mí'. Y Dani me dijo 'tira, tira, adelante'. Y mira, tres años después, soy campeón del mundo como Kent. ¡Menudas vueltas da el mundo! Eso demuestra el nivel de mejora que he experimentado estos tres años".

Si es cuestión de recordar, Mir se queda como gran carrera la de Barcelona de este año. ¿Mejor que tu primer triunfo en Austria, el pasado año?, le apunta un periodista. "Yo creo que sí, bueno, al menos a mí me lo parece. ¿Sabes por qué?, porque las victorias que permanecen en tu recuerdo son aquellas que consigues sin esperártelas y, en Barcelona, inicié la última vuelta tercero y gané. Pero, bueno, para importante-importante, ésta ¿no?, pues no solo he ganado, sino que ha venido acompañada del título".

Mir recuerda la manera que ha tenido de motivarse durante toda la temporada hasta lograr el título, pasando por ganar nueve carreras. Se ve que cada vez que alguien, no, desde luego, en el seno de su equipo, de fuera, le decía que era el mejor "con diferencia" de Moto3, siempre le decía lo mismo: "Si gano la próxima, tal vez lo sea". "Es decir, yo jugaba conmigo mismo (risas). Cuando ganaba un gran premio, antes de iniciar el siguiente fin de semana, decía en voz alta 'vale, si ganas el domingo, sí serás el mejor, habrás demostrado ser el mejor'. Y, si ganaba, al siguiente domingo me decía 'si ganas hoy, ya sí, sí que sí"?y así hasta la victoria de Australia". Y venga risas.

Y, llegado este punto, ya se puede hablar de su salto a Moto2. Y digo 'llegado a este punto' porque los periodistas que seguimos habitualmente el Mundial de motociclismo siempre, siempre, hemos acabado las nueve conferencias de prensa tras cada uno de sus nueve triunfos (Catar, Argentina, Francia, Barcelona, Alemania, República Checa, Austria, Aragón y Australia) con la misma coletilla: "Bueno, ¿qué? ¿podemos hablar ya de tu salto a Moto2?" Y Mir decía, esbozando su mejor sonrisa (¿verdad que es idéntica, auténtica, a la de Marc Márquez?), "no, no, ¡ni hablar!, que aún me falta mucho".

El domingo, en la sala de prensa de Phillip Island, ya se pudo hablar de su salto a Moto2 para la próxima temporada. Todo el mundo dice que por cuerpo, altura y demás, te irá de maravilla. "Bueno, sí, eso dicen los que manejan los datos, las estadísticas, pero, la verdad, es que fácil no será, no. Eso sí, os puedo decir que cuando me entreno con la 600cc, me encuentro mucho más cómodo que con la Moto3. Puedo derrapar como me gusta, cosa que con la Moto3 es imposible, o peligroso. Tengo, sí, unas ganas tremendas de empezar a probarla al día siguiente, o al otro, no sé cuándo es, de que cerremos la temporda en Cheste (Valencia), el próximo 12 de noviembre". Aunque antes, Mir quiere tomarse unas buenas vacaciones "y disfrutar, a lo grande, con todos los míos, del título conquistado y todo lo ganado, a pulso, con la ayuda de todos, familia, amigos, técnicos y equipo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine