Rafa Nadal: "No soy un ganador obsesivo"

El campeón de Roland Garros admite en su juego "una evolución", pero no se cree "mejor que en 2008"

13.06.2017 | 02:45
Rafa Nadal: "No soy un ganador obsesivo"

Rafael Nadal pasea su décima Copa de Mosqueteros por aguas del Sena deseando poder hacerlo en otras más tranquilas, las de su Mediterráneo mallorquín donde tomará unos días de reposo antes de afrontar el asalto a Wimbledon. Sin obsesión, esforzándose por aparecer como una persona normal.

Con la emoción del triunfo todavía viva, la cena con el rey y la fiesta todavía frescas, entre foto y foto con la torre Eiffel de fondo, el campeón de Roland Garros de 2017 y de otras nueve ediciones se sienta un rato para charlar tranquilo con un grupo reducido de periodistas.


¿El éxito ha cambiado su vida?

No, vivo en el sitio de siempre, mi vida es totalmente normal, de adolescente cuando estoy en casa y cuando estoy por el mundo algo diferente. Tengo la suerte de que cuando llego a casa la vida vuelve a ser normal y tendré la tranquilidad que necesito.

Ha ganado 15 Grand Slam, tres menos que Federer ¿Le pasa por la cabeza alcanzarlo?

Ni hace seis meses estaba tan acabado ni ahora soy tan grande. Ni soy muy eufórico cuando las cosas van bien ni muy negativo cuando van mal. Soy bastante estable y generalmente intento asumir las cosas que van ocurriendo desde la normalidad y la naturalidad, sin hacer alardes ni grandes dramas. Desde esa perspectiva que me funciona sigo adelante.

¿Se considera hoy mejor tenista que hace unos años, más técnico y menos físico?

Llevo escuchando eso mucho tiempo. Si ponemos vídeos de 2013 o de 2008 veremos que no era un jugador físico. Jugaba con más intensidad porque la tenía. Pero con intensidad no se gana lo que gané en aquel momento. Creo que hay cosas que hago mejor que antes. He incorporado cosas y he perdido otras. El servicio y el revés son mejores que antes. El entendimiento del juego también. El físico es un poco peor, pero sigue siendo un buen físico. En general hay una evolución, pero no me considero mejor. No sé si el yo actual hubiera ganado al de 2008. Pero todos evolucionan, también Federer o Djokovic.

¿El homenaje de ayer de Roland Garros marca una nueva etapa de su relación con el público y con el torneo?

Hace años que siento el cariño de la gente. Han apreciado todo lo que he hecho aquí. Para mí es algo emocionante sentir, en el lugar más importante de mi carrera, el cariño de la gente, del público. El de la organización siempre lo he tenido, me siento como en casa, siempre se han portado fenomenal conmigo. Es cierto que con el público de la pista al comienzo costó más, sobre todo en 2009, pero ya desde hace años siento el cariño de la gente. En la calle siempre he sentido el cariño de la gente.

Ha ganado tras tres años de sequía ¿se le han hecho largos?

No se me han hecho largos por no ganar. La gente me ve como un ganador obsesivo y no lo soy. Lo que se me hizo largo es que no pude competir durante muchos meses.

¿Se imaginaba usted una carrera tan larga?

Siempre pensé que no podría llegar a donde estoy hoy, compitiendo a los 31 años, pero lo pensaba por mi problema en el pie. En 2005 me destrocé el pie en la final de Madrid, lo que me obliga a jugar con una plantilla muy agresiva. Los médicos me dijeron que no sabrían si podría continuar con mi carrera. Que a día de hoy el pie siga aguantando y que sea lo que menos problemas me está dando era inimaginable.

¿Se considera usted una leyenda?

No, lo llevo con total normalidad, no es nada que me preocupe. Disfruto todo el cariño que me da la gente y todos los elogios son más que bienvenidos, igual que cuando hay críticas, también las he aceptado si son dentro del respeto. Es parte de nuestro mundo. Sé que mi carrera es especial, pero a los 31 años no voy a creerme otra película diferente a lo que he pensado el resto de mi vida. Soy consciente de que todo lo que estoy viviendo es pasajero. En unos años seré un ciudadano más. Mejor no subirse muy arriba porque la caída es más grande. He tratado de estar siempre al nivel del mar.

Una persona normal pero que tendrá una estatua en Roland Garros ¿Le abruma?

No me abruma, pero tampoco lo contrario. No soy una persona de grandes fiestas. Soy de fiestas con mis amigos, pero no grandes celebraciones. Pero tampoco de grandes dramas. Soy feliz viviendo tranquilo en Mallorca, tengo la suerte de vivir en un sitio tranquilo y tengo muchas vías de escape, me pierdo en el mar o jugando al golf. Tengo una vida tranquila que me da la oportunidad de aceptar todo esto mejor.

¿Cómo se plantea Wimbledon?

Llevo unos cuantos meses muy intensos, soy el jugador que más partidos ha jugado en el año. Aunque los partidos aquí no han sido los más duros de mi carrera, a nivel emocional y de tensión, que desgasta mucho el cuerpo, han sido duros. Unido a toda la temporada de tierra que ha sido muy dura. Es el momento de analizar bien las cosas y hacer el calendario del año para mantener la frescura mental y física. Todavía no me planteo lo que va a ocurrir, pero voy a hacer el mejor calendario para llegar a Wimbledon bien.

¿Puede plantearse un parón como el que hizo Federer en la gira de tierra batida?

Cada uno hace lo que cree que es mejor. Este año ya dejé Rotterdam tras la final de Australia. Lo que ha hecho Federer es arriesgado, le puede salir bien, porque lleva una línea muy alta y está jugando a un nivel altísimo. Pero no es fiesta cada semana y cuando dejas de jugar tres meses no es tan fácil recuperar el ritmo de competición. A él le va a ir bien porque tiene solo dos torneos antes de Wimbledon y es un jugador con un talento muy elevado. Pero es arriesgado. No es mi línea. Yo me planteo no forzar la máquina, pero tener parones de este calibre no lo veo, para mi cuerpo no es bueno.

Si le preguntan como aficionado quién es el mejor deportista español de toda la historia ¿qué contesta?

No voy a contestar a eso. No lo sé. Tenemos diferentes deportistas que en su deporte han hecho cosas especiales y lo han hecho por primera vez. Y eso tiene un valor muy grande. En el golf Severiano ha sido el deportista que marcó una época. Miguel Indurain también, Pau Gasol ha ganado dos anillos. Son cosas que no había hecho nadie, que hay que valorar y que están en la historia de nuestro país para siempre. También Fernando Alonso ha hecho algo que no había hecho nadie, ser campeón del mundo. En motos estamos arrasando. Pero todos los que han hecho cosas por primera vez tienen un valor muy grande

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

El Madrid de los jóvenes se lleva el Trofeo Bernabéu

Borja Mayoral y Cristiano marcaron los goles ante la Fiorentina (2-1) en el debut de Luca Zidane y...

Aulestia exige meterse "en play-off"

Aulestia exige meterse "en play-off"

El portero del Atlético Baleares reclama "tranquilidad" después de la derrota ante el Villarreal B...

El Urbia Voley se refuerza con el fichaje del receptor brasileño Zóio

El Urbia Voley Palma anunció ayer el fichaje del receptor brasileño Dhionathan Da Silva, más...

Nadal: "Ser número uno es un premio a haber mantenido la ilusión"

Nadal: "Ser número uno es un premio a haber mantenido la ilusión"

El tenista manacorí recuerda esperanzado que el US Open "históricamente" no se le da mal

Lluís Mas se deja ver en la victoria de Lutsenko

Lluís Mas se deja ver en la victoria de Lutsenko

El mallorquín tuvo protagonismo cuando se escapó a la salida de Benicassim con 16 corredores

El Palma Futsal se mide hoy al Catgas Energía en Badalona

El conjunto de Antonio Vadillo también se enfrenta mañana al Peñíscola en tierras catalanas

Enlaces recomendados: Premios Cine