Un cierre crítico

Los clubes de natación buscan alternativas para que sus deportistas puedan preparar los distintos Campeonatos de España

12.02.2017 | 03:13
Imagen de un entrenamiento previo al Campeonato de Balears en 2015 en Son Hugo.

El apunte

  • Son Hugo no abrirá en verano las piscinas exteriores. La decisión del Ajuntament de Palma de mantener inoperativas la cubeta de saltos y la de 50 metros, con el objetivo de acelerar su reforma, ha encendido las alarmas en los clubes de natación afectados por una medida que les deja sin instalación para los entrenamientos de los deportistas clasificados para los Nacionales.

Un gran problema. Así califican los clubes de natación y waterpolo de Palma el anuncio del cierre de las piscinas exteriores de Son Hugo durante este verano. Tras la reunión celebrada la semana pasada, en la que el Institut Municipal de l'Esport (IME) explicó la medida adoptada y anunció que no estarían operativas en los próximos meses, los directivos ya estudian las posibles alternativas para que sus nadadores tengan dónde entrenar. La situación, ahora mismo, se vislumbra complicada para uno de los colectivos deportivos con más practicantes en la isla.

Vicente Cáceres, presidente de la Federación Balear (FBN), reconoció ayer que la medida afectará "a cuatro clubes de natación y dos de waterpolo" y que "se ha tenido que anular el Campeonato de Balears de saltos" que se iba a celebrar este verano. "Pero si es para mejorar, se tiene que hacer y no hay ningún problema; es un bien para todos", aseguró.

Los cuatro clubes de natación a los que afectará el cierre de las piscinas exteriores son el Palma, La Salle, Voltor y los dos de categoría master, Mastbal y Esmàs. En waterpolo, los damnificados son el Ciutat y el Mallorca WC.

Para el CN Palma la situación se complica con vistas a preparar los distintos Nacionales de verano. Alrededor de una veintena de nadadores deben iniciar en mayo el último tramo de entrenamientos, aunque para entonces en el club ya esperan que se haya encontrado una solución. "Estamos pendientes de la alternativa que nos ofrece el IME y de las condiciones en que se pueda entrenar", indicó el directivo José Luis Piñeiro.

Más problemas observa en esta situación Joan Pericás, presidente de La Salle. "Si en invierno es un caos, imagínate si no se abre en verano. Es un desastre", aseguró, en referencia a que se necesitará una alternativa, "una vía de escape" a este cierre y que no hay mucho donde escoger. "Somos el único deporte que paga dos veces, el abono del IME y el alquiler de las instalaciones", recordó Pericás, que insistió en que "puede ser una agonía si no se encuentra una buena solución" . La Salle también cuenta con un buen grupo de nadadores, al igual que el Voltor, que tiene marca para disputar el Nacional y necesitan una piscina en donde entrenarse.

Quienes también se encontrarán con dificultades son los nadadores de categoría master. En los meses de verano aprovechan para preparar en las piscinas de 50 metros diferentes travesías que se realizan en el mar, aunque este año hay una quincena de veteranos que disputarán el Mundial Master de Budapest en agosto y que no podrán prepararse en Son Hugo. En el Esmàs y el Mastbal ?y también la sección master del CN Palma? esperan una solución acorde con las necesidades, aunque ya están buscando alternativas.

En cuanto a los dos nadadores internacionales que se ejercitan en Palma, Melani Costa y Marc Sánchez, el cierre de la piscina exterior de 50 metros les afectará en menor medida ya que normalmente se entrenan en el Príncipes de España, con los nadadores del Centre de Tecnificació del Govern, o en el centro privado de la Colònia de Sant Jordi.

Por lo que respecta al waterpolo, el problema podría solucionarse manteniendo su presencia en la piscina interior de Son Hugo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine