Tenis

La vida según Rafel Nadal

El tenista mallorquín repasa en A Coruña los mejores y peores momentos de su prolífica carrera profesional

09.02.2017 | 01:24
Rafel Nadal, durante el acto del Banco Sabadell celebrado el miércoles en A Coruña.

"Tengo la convicción de que va a ser un gran año". Rafel Nadal ha vuelto a lo grande y lo confirmó el miércoles en su visita a A Coruña. El manacorí repasó en Palexco sus mejores y peores momentos e incluso tuvo tiempo para dar un repaso a la actualidad política española. Hace poco más de un semana, el tenista cayó en la final del Abierto de Australia ante Roger Federer. Pero no recuerda la cita con frustración, sino que asegura sentirse "satisfecho". "Fue una experiencia bonita, evidentemente más para él. Algo especial. No pudo ser, se decidió por poco. Él fue un poquito mejor que yo", analizó.

No solo la final, también la semifinal contra Dimitrov será recordada durante años. "En el quinto set pensé 'estoy jugando bien, llevo aquí cuatro horas y media concentrado si pierdo, el otro también se lo merece'. Y disfruté del partido", relató en su entrevista con Ramón Rovira, del Banco Sabadell.

No le cuesta hablar de la lesión que tanto le lastró y confiesa que nunca pensó en rendirse. "En ningún momento pensé que era mi final, sentía que jugaba a un buen nivel. Cuando volví a jugar y seguí con problemas tomé la decisión adecuada y descansé. Estoy satisfecho porque dije 'basta' y me tomé mi tiempo", recordó y añadió que si de algo se arrepiente es de la infiltración de muñeca para participar en Roland Garros. "Creía que tenía mis opciones de hacer un gran torneo, pero no". Volverá a las pistas francesas este año, o eso espera, aunque no se plantea metas a largo plazo: "Mi gran objetivo es la siguiente semana. Uno va jugando e intenta estar preparado".

Ahora, tras ser finalista en Melbourne, Nadal está "en plena forma". "Me siento bien físicamente y mentalmente estoy con mucha ilusión. Si sigo trabajando de esta manera, va a ser un gran año. De hecho, ha empezado bien", avisa el mallorquín, que desveló en A Coruña la clave del éxito: "El esfuerzo diario". Es consciente de que el tenis es un deporte "de continuidad" y requiere mucha "disciplina". "Tú sales ahí y estás solo. El tenis no es el fútbol. Siempre hay caras de nervios. Sea yo o Federer o Djokovic". Es algo que transmite a sus alumnos de la escuela de Manacor, a los que avisa que es casi una misión imposible llegar a la elite del tenis. "Por mucho empeño que pongamos, la inmensa mayoría no van a ser profesionales. Mi gran motivación es que salgan preparados para la vida", señaló. En un tono mucho más distendido, Nadal confesó su pasión por el fútbol y el Real Madrid en particular. "Me gustaría ser presidente, pero es una utopía. Estamos muy bien como estamos, tenemos un gran presidente ahora mismo y no creo que el Real Madrid me necesite, pero nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro, no es algo que a día de hoy me pueda plantear", se atrevió a decir. Preguntado por si se plantea tener hijos en un futuro cercano, evitó entrar en detalles y cerró la cuestión diciendo: "Me costaría tener niños si yo estoy viajando por el mundo".

También hizo un repaso a la actualidad política española asegurando que "en otro país tendría el doble de dinero, pero sería la mitad de feliz". "A nivel de gestión de patrimonio sí que quizás sería mejor irse a otro país con condiciones más beneficiosas, pero donde soy feliz es en España, con mi familia y amigos. El dinero no compra la felicidad", sentenció ante más de mil personas. que contestaron a sus palabras con una inmensa ovación, que se repitió en la despedida con gritos de "Vamos, Rafa" incluidos. Está claro que Nadal vuelve a sonreír.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine