18 de noviembre de 2016
18.11.2016

Dos dramáticos precedentes

El trágico suceso de José Ortiz se suma a los sufridos por los futbolistas Benito Morey, en la liga de empresas en 1995, y Julián Ronda, con los veteranos del Mallorca en 2015

18.11.2016 | 02:11
Ortiz, en un partido con el Metalúrgicas Marín.

El dato

  • “La AIDEB no tramita fichas si no llevan la firma de un médico”

    En el deporte de empresa es condición indispensable para que al jugador se le tramite la correspondiente ficha que un médico firme la ficha. Al firmar el galeno se entiende que el jugador está en plenas condiciones para hacer deporte.
    “Nosotros a la hora de realizar una ficha miramos si lleva la firma, número de colegiado y fecha de un médico. No se tramita ni una si no llevan estos requisitos. Es lo que les solicitamos. ¿Qué reconocimientos han pasado? No lo sé, lo desconozco ya que cada médico tendrá su proceder”, señaló ayer Fran García, presidente del Bàsquet Pla y organizador de la competición de baloncesto de empresa en Mallorca. Jaume Illana, presidente de la AIDEB, también afirmó: “No se tramitan las fichas si no hay la firma de un médico colegiado. Nuestros jugadores también tienen una mutua por si se hacen daño”.

­La muerte súbita no es la primera vez que golpea a un deportista mientras juega un partido en Mallorca. Con el fallecimiento repentino del baloncestista José Antonio Ortiz este pasado miércoles son ya tres los que se dejaron la vida sobre el terreno de juego. Los anteriores fueron futbolistas.
El caso más sonado ocurrió en septiembre de 2015 cuando Julián Ronda (Francia, 1971), exjugador del Mallorca y Leganés, entre otros equipos, falleció de manera repentina mientras jugaba un partido amistoso con los veteranos del Mallorca.
El trágico suceso ocurrió un sábado por la tarde en el campo del Colegio Àgora de Portals (Calvià), donde se jugaba un triangular entre los veteranos del club rojillo –como Scaloni, Iván Campo o Ibagaza– y representantes del Àgora Palma y el Àgora Barcelona.
Casi al término del primer partido y tras marcar un espectacular gol de cabeza, Julián Ronda pugnaba por el balón en una jugada del encuentro y cayó fulminado al suelo.
Para encontrar el segundo caso hay que remontarse a febrero de 1995, cuando en el XIII Torneig de fútbol de empresa el jugador Benito Morey, de 45 años, se desplomó mientras jugaba con su equipo, el Gym Squash Puigpunyent, ante el Oli Caimari. Este futbolista se sintió indispuesto mientras corría por la banda y cayó de forma fulminante sin que se pudiera hacer nada por salvar su vida.
A nivel nacional y mundial son conocidos numerosos varios de jugadores que han fallecido por muerte súbita, como Antonio Puerta (Sevilla), Feher (Benfica) o Marc-Vivien Foé (con la selección de Camerún). La muerte súbita es impredecible, aunque los médicos siempre aconsejan que los deportistas pasen una revisión médica antes de empezar a entrenar y jugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Deportes

La Balear acogerá la ´Final a cuatro´ del grupo C con el Flanigan Calvià como uno de los favoritos

La Federación Española de Baloncesto (FEB) confirmó ayer que la Federació de Bàsquet de les Illes...

Enemic disfruta de la gloria

Enemic disfruta de la gloria

El potro de Mateu Bosch conquista la clasificación para el ´Gran Premi´ con una demostración de...

Son Moix se volverá a llenar

Son Moix se volverá a llenar

Solo quedan 800 entradas a la venta para el duelo del Palma Futsal ante el Barcelona del domingo

El Sofía-Iberostar toma impulso

El Sofía-Iberostar toma impulso

Una flota de 700 barcos y 1.000 regatistas participarán en la 48 edición de la competicion que se...

Santander será la protagonista en junio

Unos 350 regatistas, técnicos y miembros de federaciones de vela de todo el mundo volverán en...

Enlaces recomendados: Premios Cine