24 de agosto de 2016
24.08.2016
Ciclismo/ Vuelta a España

Jornada negra para los mallorquines

Vicenç Reynés, por prostatitis, y Lluís Mas, tras una caída después de la carrera, se ven obligados a abandonar la Vuelta

24.08.2016 | 01:40
Lluís Mas, en el suelo, tras sufrir una caída de camino al bus de su equipo.

Los mallorquines Vicenç Reynés y Lluís Mas se vieron obligados ayer a abandonar la Vuelta a España. Reynés sufrió una prostatitis, una inflamación de la próstata que suele aparecer en hombres de edad adulta o avanzada, según confirmó su equipo IAM Cycling en Twitter. El isleño, de 35 años, afrontaba su séptima Vuelta a España pero se vio obligado a echar el pie a tierra en la cuarta etapa, que se llevaba a cabo entre las localidades de Betanzos y San Andrés de Teixido.

A la baja del de Deià se unió horas más tarde la de Lluís Mas. El saliner se fue al suelo en el descenso posterior a la finalización de la etapa, con el bravo corredor buscando el autobús del equipo. Un incidente en el que no medió ningún elemento externo, por lo que se podría deber a un error mecánico o del propio ciclista. Perdió el control de su bici cuando pedaleaba junto a otros compañeros, salió despedido y se dio un fuerte golpe en la cadera, teniendo que ser trasladado al hospital Juan Cardona de A Coruña, donde los doctores evaluraron sus lesiones. Los primeros análisis señalaron una luxación de cadera que ya fue reducida en quirófano con sedación. Lluís se encontraba anoche, al cierre de esta ecición, a la espera de que le realizaran un TAC que determinara si finalmente sufre o no algún tipo de fractura.

Por otro lado, Lilian Calmejane (Direct Energie) logró ayer la segunda victoria francesa consecutiva en la Vuelta a España tras una apuesta en solitario que le permitió levantar los brazos en la inédita cima de San Andrés de Teixido, donde el colombiano Darwin Atapuma se enfundó el jersey rojo.

Calmejane, un neófito anónimo de 23 años, buen escalador como demostró ganando carreras siendo amateur, fue el más poderoso dentro del grupo de 20 escapados que animaron una etapa en la que Movistar no pudo retener el maillot rojo de Rubén Fernández que fue a parar a las espaldas de Atapuma, que cruzó la meta a 15 segundos.

Alejandro Valverde (Movistar) reconoció que ceder el liderato que conquistó el lunes en el Mirador de Ézaro su paisano Rubén Fernández ""era la idea" con la que empezaron la etapa.

Los favoritos, como Chris Froome, Nairo Quintana o Alberto Contador, pasaron página empatados. No hubo ataques, nadie se despegó del grupo principal y terminaron a 2.06 del ganador. Sin cambios en la general, aún apretada entre los grandes candidatos, a excepción del ciclista madrileño, a 1.53 del líder.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine