30 de mayo de 2016
30.05.2016

Internacional Marco Asensio

El futbolista se convierte en el sexto mallorquín en debutar con la selección española en la victoria ante Bosnia-Herzegovina

30.05.2016 | 02:45
Once inicial ante Bosnia con Asensio (abajo, en medio)

Vicente del Bosque

  • "Bellerín se queda hasta saber de Carvajal, los otros diez regresan" "Estoy encantado con los chavales y han cumplido sobradamente con lo que esperábamos de ellos en esta concentración. Mañana (por hoy) regresan a España diez de ellos, todos menos Bellerín y tengo 48 horas, que voy a apurar para entregar la lista de los 23 definitivos para la Eurocopa", afirmó Del Bosque tras el encuentro ante Bosnia. La aventura de Marco Asensio con la selección española pone su primer punto y seguido, llegarán más partidos, pero no por ahora. Además el técnico español afirmó que el cuerpo técnico está esperando "el diagnóstico de los médicos sobre los jugadores lesionados".  Especialmente está pendiente del estado de Carvajal, lateral diestro del Real Madrid, que tuvo que retirarse lesionado en la segunda mitad de la final de la Liga de Campeones. "Por eso se queda Bellerín, en previsión de lo que suceda. De todo el grupo de los once (meritorios) diez se marchan. Estamos encantados con todos. Van a ser chavales, algunos de ellos, que van a estar muchos años en la selección", explicó.

­La selección española solventó el primer amistoso preparatorio para la Eurocopa de Francia con un triunfo sobre Bosnia Herzegovina (3-1) que resolvió al principio el jugador del Celta Manuel Agudo Nolito, quien dejó dos perlas magníficas propias de un jugador de su tremenda calidad. Además debutó el mallorquín Marco Asensio, que disputó 60 minutos y cumplió con creces su labor. El choque permitió también el ilusionante estreno como internacionales absolutos de varios de los meritorios convocados por Vicente del Bosque y concedió minutos a otros con los que contará para la defensa de la corona continental. Nolito sacó de la chistera dos genialidades propias de un futbolista de su calidad, quien se benefició no obstante de la pasividad de la zaga bosnia.
En la primera (m.11) aprovechó un despeje corto de Edin Dzeko para enviar el balón a la escuadra izquierda de la meta de Asmir Begovic, que pese a tocar el esférico no pudo evitar el tanto, y en la segunda (m.18) enganchó una vaselina perfecta con la que sorprendió a la zaga y al portero. El andaluz del Celta de Vigo demostró que puede ser un peón de lujo en el torneo continental, un hombre que puede aportar mucho al cuadro de Del Bosque.

Sus goles rubricaron el magnífico arranque de España. Los nuevos cumplían a la perfección. Sergio Asenjo no tenía trabajo bajo palos, Héctor Bellerín cumplía atrás y se desdoblaba en ataque con peligro y Marco Asensio aportaba su calidad en la media punta y una gran movilidad. La Roja dominaba casi a placer a un equipo animoso pero poco más. Miralem Pjanic, el medio del Roma, apenas podía llevar la manija y enlazar con la línea de ataque.
Bosnia, que también tenía sus bajas, trabaja ya para la fase de clasificación para el Mundial de Rusia tras quedarse fuera de Francia 2016. Mehmed Bazdarevic, no obstante dispone de un buen bloque y pupilos que se han hecho un hueco en clubes importantes de Europa. Una de sus grandes figuras, Dzeko se retiró lesionado a los 22 minutos, pero para entonces España había aminorado un tanto el ritmo. Los bosnios tuvieron la fortuna de entrar en el partido en su primer tiro, un remate de cabeza de Emir Spahic a la salida de un córner, al superar en el salto a Marc Bartra (m.29).
La numerosa hinchada bosnia y su equipo comenzaron a creer en que, como había anunciado Bazdarevic, querían causar una buena sensación ante la campeona de Europa. El exzaguero sevillista Spahic quiso reclamar más protagonismo. No le bastó con el gol y se ganó la expulsión con roja directa al borde del descanso tras dar dos manotazos seguidos a Azpilicueta y Cesc Fábregas. El ardor guerrero de este cuadro balcánico no le permite rendirse ni con uno menos. Lo demostró en la reanudación, aunque también colaboró en ello el carrusel de cambios que afectó bastante más a España. Sin Silva ni Fábregas, perdió el dominio del balón el conjunto de Del Bosque y dejó de llegar con peligro y controlar el encuentro. Todo ello alimentó las esperanzas del cuadro bosnio, que rozó el empate, pero entre Sergio Asenjo, la madera y ciertas dosis de fortuna sus intentonas no fructificaron. Bosnia, pese a su inferioridad numérica, por momentos estaba desmelenada ante una selección española que había desaparecido y ahora, con mayoría de nuevos y poco habituales, no encontraba soluciones. Tuvo Oyarzábal la sentencia definitiva a falta de un cuarto de hora, pero su disparo, colocado y raso, se marchó ligeramente fuera cuando se había quedado solo ante Begovic.

Bosnia, que se clasificó brillantemente para el Mundial, quiso demostrar que haberse quedado sin Eurocopa fue un accidente y al menos tras el descanso puso en jaque a España. La Roja, blanca en Saint Gallen, comenzó con brillantez, de forma más que esperanzadora, pero luego fue a menos y pasó por apuros, bastante serios. Al final los jóvenes se asentaron algo mejor y Pedro, a los 94 minutos, firmó la sentencia al aprovechar un rechace de Begovic tras un disparo de Iñaki Williams.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine