Ciclismo

Doble resbalón en Igorre

El júnior mallorquín Marc Lirola sufre los rigores y máxima exigencia que impone el ciclocross de primer nivel en su debut en la prueba vizcaína de la Copa de España

07.12.2015 | 03:20
El júnior mallorquín Marc Lirola sobre uno de los tramos del resbaladizo circuito de Igorre.

El júnior Marc Lirola, del equipo calvianer The Gambers, descubrió ayer in situ los serios rigores y máxima exigencia que imponen las competiciones de ciclocross de primer nivel. La experiencia la vivió bajo la condición de único mallorquín participante en la XXXIX edición del Ziklo Kross de Igorre, penúltima prueba de la Copa de España de Cx.

Una nota con tintes de exotismo para los organizadores de la prueba, los responsables del Arratiako Ziklistra Elkartea, quienes en todo momento se desvivieron para facilitar el concurso del mallorquín.

En su atrevido desafío, Marc Lirola, quien destaca entre los especialistas de su categoría en la Challenge de Mallorca, terminó su actuación siendo declarado "fuera de carrera" por los árbitros, tras sufrir dos caídas y sufrir una seria avería, al romperse el sillín de su bicicleta en la primera de las ocasiones que se fue al suelo.

De salida, el no haber puntuado en ninguna de las anteriores pruebas de la Copa de España, el ciclista natural de Calvià ya se vio penalizado. Condenado a partir desde la última fila de salida de los júniors, ocupando una posición de la 45 a la 50. Tras arrancar notablemente retrasado, Marc Lirola fue remontando posiciones para llegar a la primera curva del circuito vizcaíno instalado ya en la vigésima posición.
Poco después, tras verse superado en la zona más dura por unos cuantos rivales, ocupó la trigésima posición a finales del primer giro, pero con la mala fortuna de caerse en la curva que precedía a la recta de meta. Muy mojada y resbaladiza por estar junto a la zona de limpieza de las bicicletas de la zona técnica.

En esa caída del mallorquín fue cuando de averió su sillín. Una complicada situación que le obligó a afrontar el resto de la prueba haciendo frente a un severo hándicap. Ante la entrada de la zona técnica, en la segunda vuelta, volvió a caerse sobre una acera muy resbaladiza, escenario de la mayor parte de las caídas a lo largo de todo el recorrido. Las secuelas físicas de su segundo tropiezo obligaron a Marc Lirola a reducir sensiblemente el ritmo de carrera y a 300 metros de iniciar el cuarto giro fue cuando se le notificó que debía abandonar la disputa de la prueba. Eso sí, al final los árbitros le situaron en los resultados en la cuadragésima posición de la general júnior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine