Moto GP

Lorenzo vuela hacia el título

En una vuelta perfecta que será largamente recordada, el mallorquín se hace con la primera 'pole' de su carrera en MotoGP en el trazado valenciano - Rossi vive una jornada para olvidar tras terminar el día con una caída sin consecuencias

08.11.2015 | 03:18
Lorenzo vuela hacia el título

La clave

  • Accidente sin consecuencias: Valentino Rossi  termina la jornada por los suelos

    Al contrario que Jorge Lorenzo, el italiano Valentino Rossi no se encontró cómodo en ningún momento sobre su Yamaha durante la tanda de calificación. Los tiempos, alejados incluso de los que había hecho durante la mañana, le obligaron a cambiar de moto y a forzar hasta tal punto que terminó cayéndose cuando apenas quedaban unos minutos para el final de la prueba.
 

Jorge Lorenzo

título del la imagen
  • La vuelta de hoy será difícil de repetir. Todo era perfecto"

    El mallorquín Jorge Lorenzo se mostraba sorprendido en la multitudinaria rueda de prensa de ayer al haber conseguido su primera pole position en Valencia. "No esperaba esta pole porque durante todo el fin de semana no he estado ni cerca de la cabeza", afirmaba ayer a la prensa especializada que se dio cita en el circuito valenciano. "Mi objetivo era acabar en primera línea, entre los tres primeros, para luego intentar hacerlo lo mejor posible en carrera", pero sorprendentemente una vuelta "perfecta" le proporcionó el mejor tiempo. El balear insistió varias veces en que "ni cuando había neumáticos de calificación di nunca una vuelta como esta. Todo era perfecto: el neumático, la moto, el pilotaje", mientras que avisaba que hoy "la climatología será distinta, con más frío, por lo que será imposible saber qué ocurrirá". Pese a todo, Lorenzo no se fía. "Si mañana [por hoy] no me encuentro bien, si no me concentro en ir rápido, Valentino será el campeón. Debo acabar primero o segundo para asegurarme de que Rossi no gane quedando cuarto. Debo ser consistente, rápido y no cometer ningún error".

Valentino Rossi

título del la imagen
  • "La situación es desesperada"

    El gigantesco hospitality del equipo Movistar Yamaha se quedó ayer pequeño durante la rueda de prensa que dio el nueve veces campeón del mundo, Valentino Rossi, en el que podría ser uno de sus peores días. Con un lapidario "la situación es desesperada", el italiano resumía cómo se presenta la carrera de hoy en Cheste. "Jorge ha sido el más rápido, y está fuerte, pero nadie sabe qué pasará en la carrera. Nadie lo sabe". Pese a ello, el de Tavullia afirmaba que "mañana [por hoy] intentaré dar lo máximo y hacer una buena carrera de principio a fin". "Parece que Lorenzo tiene muy buen ritmo y podría ir incluso a por la victoria, pero nunca se sabe. Hay que luchar", afirmaba el italiano, mientras se lamentaba de que "para poder llegar al cuarto lugar tendré que luchar con siete u ocho motos muy competitivas". "Debo hacerlo muy bien en las primeras vueltas y ver mi ritmo para poder estar pronto en cabeza", comentaba el italiano mientras añadía que los  neumáticos serán clave: "La situación con los neumáticos es la que es, son muy blandos, pero es lo que hay, son blandos para todos".

El Mundial de MotoGP vivió ayer una de las más emocionantes jornadas de entrenamientos de los últimos años, en la que el mallorquín Jorge Lorenzo sorprendió a propios y extraños consiguiendo no solo la pole position, sino también un estratosférico registro que supuso el nuevo récord del circuito Ricardo Tormo de Cheste.

En un día en el que el calor marcaba las estrategias a seguir, los neumáticos asimétricos proporcionados por el fabricante japonés Bridgestone fueron inesperados protagonistas. Los entrenamientos matinales, en los que se suelen hacer los simulacros de carrera, significaron un jarro de agua fría para el mallorquín. Su máximo rival y aspirante a ganar su décimo título, el italiano Valentino Rossi, terminaba la combinada de tiempos en un sorprendente segundo puesto, mientras que el balear lo hacía en un inesperado quinto lugar. Con evidentes gestos de decepción, Lorenzo se bajaba de su montura mientras miraba con recelo el neumático trasero de su Yamaha, los últimos que Bridgestone montará en un gran premio de motociclismo ya que a partir del próximo año será la francesa Michelín la suministradora única de neumáticos. De nuevo, como en otras ocasiones a lo largo de esta temporada, un neumático en mal estado enviaba al traste toda una sesión de duro trabajo.

Tras una mañana para olvidar, los entrenamientos de calificación para el mallorquín no empezaban mucho mejor de lo que habían terminado los matinales. Más nervioso de lo habitual en una jornada de clasificación, el palmesano retrasaba su salida a pista por problemas con la visera de su casco. Mientras los mecánicos e ingenieros de su lado del box cruzaban miradas furtivas, los más que evidentes signos de tensión provocaban que en su primera vuelta lanzada los tiempos no fueran nada halagüeños. El mallorquín quedaba a medio segundo de Marc Márquez, mientras observaba cómo el también piloto de Honda Dani Pedrosa se colocaba en segunda posición, relegando al de Palma a una más que incómoda tercera plaza, nada satisfactoria pero todavía dentro de los planes iniciales.

El cambio de neumáticos, a mitad de la sesión de entrenamientos, supuso un giro radical en la tendencia del día para Lorenzo. Tras una vuelta de calentamiento en la que el balear intentaba que nadie se le colocara a rueda, inició un giro al circuito de Cheste que iba a ser la "mejor vuelta de mi carrera", en palabras del propio Lorenzo. Curva tras curva, parcial tras parcial, la prensa especializada se sorprendía en la abarrotada sala de prensa de Cheste de cómo iba tomando forma una obra de arte en forma de vuelta de calificación. Los tiempos parciales iban camino de ser imbatibles, no solo en el día de ayer, sino quizás en muchos años y así, tras negociar curva tras curva una vuelta perfecta, el cronómetro se detenía en un estratosférico 1:30:011, rebajando en más de dos décimas el anterior récord del circuito, en poder de Marc Márquez desde 2013 y que, ya en su momento, fue considerado un tiempo imbatible.

Al final, la jornada de entrenamientos más anhelada de los últimos años tuvo en el día de ayer el final más feliz que se podía esperar para el mallorquín Jorge Lorenzo. El cuatro veces campeón del mundo de motociclismo –dos en 250 cc. y dos en MotoGP– saldrá así desde la pole position del gran premio de la Comunitat Valenciana, la primera en su carrera en MotoGP, en la que muchos ya han llamado la "carrera del siglo", y viendo cómo todo se pone de cara. Quizás la pole de ayer sea el preludio del quinto título mundial con sabor mallorquín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine