Trote

Roxana de Barbray se reinventa

Gabi Gelormini impone una táctica de riesgo a la yegua francesa para ganar el 'IX Grand Prix des Baleares' de Son Pardo

28.09.2015 | 02:59

El italiano Gabriel Gelormini demostró en el Hipòdron Son Pardo el porqué en el trote francés se le considera una de sus grandes apuestas de futuro y un driver imprevisible. La táctica de riesgo que impuso a Roxana de Barbray para ganar la IX edición del 'Grand Prix des Baleares' –corriendo en cabeza– es la materialización de la personalidad única sobre el sulky del segundo clasificado en la última edición del 'Amérique', impulsando al precioso Voltigeur de Myrt.

Y es que la decisión y descaro de Gelormini resultó determinante a la hora de permitir a Roxana de Barbray reinventarse y renacer, tras casi un año sin ganar y a pocos meses de su jubilación en Francia –forzada por la edad–.

Por algo, la yegua de Roberto Donati, que ingresó 23.000 euros en Palma y coloca en 993.753 su cuenta, llegó a Son Pardo desacreditada y como la quinta favorita de la gran carrera mallorquina para los caballos franceses.

Un papel de secundaria que no amedrentó a su conductor, quien le ordenó atacar desde un principio, pese a su comprometido puesto de salida por todo el exterior. Una medida que le llevó a hacerse con la punta del pelotón tras 600 metros de recorrido y unos 2.000 todavía por delante.

Resistió por una cabeza

En cabeza de carrera Gelormini reguló a su antojo el ritmo de disputa de la carrera, permitiendo a Roxana de Barbray llegar entera al tramo final. Unos 500 metros en los que atacó a por todas el poderoso Uppercut de Manche. El rival al que Roxana de Barbray resistió por una cabeza hasta la línea de meta, para convertirse en el primer doble ganador del 'Grand Prix des Balears'.

El acostumbrado gran final de Soléa Rivellière permitió a la yegua de Philippe Daugeard arrebatar la tercera plaza a un Sthiéric, cuarto, que aumenta su ventaja como líder del Tour Européen de Le Trot.

Debut y demostración de Bonnie Cadence

En su carrera de debut en Mallorca, la cuatro años francesa Bonnie Cadence, dirigida por Manu Allard, convirtió en una demostración su victoria de calle en el ´Grand Prix Moët & Chandon´ de Son Pardo. Una carrera en la que confirmó que se trata de una gran candidata al torneo para yeguas francesas que se disputará en la isla a partir del sábado y que la hija de Qualypso Jiel afrontará bajo la dirección de Toni Frontera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine