Piragüismo

Cooper saca el pasaporte para Río

El piragüista mallorquín conquista junto a Cosgaya la medalla de plata en la modalidad K-2 500 en el Mundial de Milán

24.08.2015 | 02:59
Cooper (d) y Cosgaya (i) ganan en K-2 500 metros la medalla de plata en aguas tranquilas.

Marcus Cooper

  • "Acabo contento el año aunque buscaba el oro"

    El piragüista balear Marcus Cooper manifestó ayer que el título de subcampeones del mundo de piragüismo en K-2 500 metros supone acabar "contentos" la actual temporada, en la que no han logrado ser titulares en la distancia olímpica de 1.000 metros. Cooper, que también logró la plata el pasado año en el Campeonato del Mundo 2014, reconoció que "quería el oro" en la final disputada en el canal de Idroscalo en Milán (Italia). El piragüista mallorquín reconoció que su objetivo al inicio de la temporada era poder remar en la distancia olímpica de 1.000 metros, pero subrayó que la presea mundialista permite conseguida en el día de ayer, le permite "acabar contento" el año.

El balear Marcus Cooper y el palentino Diego Cosgaya se proclamaron ayer subcampeones del mundo en K-2 500 en el Mundial celebrado estos días en Milán. La pareja de piragüistas mostró su gran potencial en una final que les permitió con su fuerte final meterse en los puesto de podio. La medalla de plata lograda por el K-2 500 proporciona el tercer podio a España, que suma con el sexto puesto del K-4 1.000 de Hernanz, Germade, Carrera y Peña la clasificación de dos embarcaciones para los Juegos Olímpicos.

El compañero del piragüista mallorquín, Diego Cosgaya, aseguró ayer que la medalla de plata lograda en el Mundial 2015 deja "compensados aunque no del todo" los esfuerzos que realizó durante toda la campaña para poder estar concentrado lejos de su familia. En opinión del castellano-leonés este ha sido "un año de estrés" por ser clasificatorio para los Juegos Olímpicos 2016, y ha revelado que tras el Campeonato del Mundo llega el momento de "descansar y reflexionar".

De esta forma, la selección española de piragüismo concluye su participación en el Mundial 2015 con tres medallas -plata de Cooper-Cosgaya en K-2 500 y Campos en C-1 5.000, y bronce de Portela en K-1 200-, y con el logro de haber conseguido para los JJOO 2016 la clasificación de dos embarcaciones, el K-1 200 y el K-4 1.000. El Campeonato del Mundo deja a la delegación española sensaciones contradictorias por los resultados obtenidos en la competición que a su propia importancia -101 países asistentes- aporta el añadido de adjudicar 104 plazas para barcos, de cara a los Juego de Río de Janeiro. A la satisfacción que supone el reencuentro del K-4 1.000 con la competición olímpica, tras estar ausente en Atenas, Pekín y Londres, España lamenta no haber conseguido la clasificación para 2016 del vigente subcampeón olímpico de K-1 200, Saúl Craviotto, y de Sete Benavides y Paco Cubelos, ambos diploma olímpico en Londres 2012. A la presea lograda por Cooper y Cosgaya, hay que sumar la medalla de la gallega Teresa Portela con un tercer puesto en K-1 200 metros, que además supone su clasificación olímpica para los JJOO 2016, el pase para la que será su quinta cita olímpica.

Portela (41.248), poseedora de catorce medallas mundiales -2 oros, 6 platas y 6 bronces-, fue tercera tras la neozelandesa Lisa Carrington y la polaca Marta Walczykiewicz, campeona y subcampeona mundial, respectivamente, en una regata en la que la pontevedresa remó con opciones de medalla desde la salida. Meses después de ser madre, la gallega logra su clasificación para los que serán sus quintos Juegos Olímpicos, tras acudir a Sydney, Atenas, Pekín y Londres, donde se quedó a las puertas del podio al conseguir el cuarto puesto.

La tercera medalla llegó en 5.000 metros donde el gallego Antonio Campos en C-1 (23m.04s.30) se aseguró la tercera plaza haciendo valer la ventaja que consiguió marcar sobre los perseguidores, entre ellos el campeón olímpico húngaro Attila Vadja, que terminó undécimo. El K-4 español, integrado por Javier Hernanz, Rodrigo Germade, Óscar Carrera e Iñigo Peña, fue sexto (2:59.308) tras remar buena parte de la regata en los puestos de podio, si bien logró su primer objetivo, que era el pase para los Juegos Olímpicos de Río. El triunfo sobre uno de los siete rivales europeos a los que se enfrentó en la final le bastaba para asegurar la plaza olímpica, objetivo que cumplió con creces al quedar por delante de Rumanía, Bielorrusia y Rusia.

Además la mallorquina Adriana Paniagua del Real Club Náutico de Palma logró ganar la final B C-2 500 en el mundial absoluto de canoa dama junto a la vallisoletana Patricia Coco y consiguió una séptima posición en la final B de C-1 200.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine