Es Baluard cierra su trilogía sobre el Mediterráneo con un proyecto sobre el drama migratorio

La exposición presenta obras de artistas como Félix González-Torres o Núria Güell, que han trabajado la cuestión desde su propia individualidad

09.11.2017 | 02:45
Nekane Aramburu y Sonia Becce, ayer, en la planta 0 de Es Baluard.

La última exposición de Es Baluard, On anam?, corre en paralelo a los últimos titulares que azotan España y Europa. Los desplazamientos humanos, la diáspora, la migración, la idea de frontera o de identidad atraviesan el último proyecto que cierra la trilogía sobre el contexto mediterráneo que el museo descorchó en 2015.

El primer ejemplo más cercano a nuestro contexto -en el que estos días se debate la independencia de Cataluña- es el de la obra de la catalana Núria Güell, quien trató de construir su identidad refutando la idea de estado-nación, fracasando, por supuesto. En la muestra es posible ver la documentación que la artista cumplimentó para tratar de conseguir el estado de apátrida y desprenderse de su condición de española. Junto a estos papeles, pende una fotografía de un edificio oficial el día en que registró una de sus tantas peticiones. Todas denegadas. La acción es de 2015-2016.

La comisaria de la exposición, Sonia Becce, explicó que le parecía interesante hablar de todos estos conflictos (presentes en la muestra) "desde la individualidad, porque detrás de esta épica hay seres humanos y familiares". En esta senda se mueve también la obra y lo que la crítica ha venido a llamar "conceptualismo sensible" del artista cubano Félix González-Torres, quien marcó escuela entre los artistas conceptuales, "a quienes siempre les costó mucho plasmar su autobiografía". En la muestra hay dos obras de este audaz creador. Ambas producidas por Es Baluard. Una de ellas es el primer disparo para activar al visitante. Se trata de dos pilas de impresiones sobre papel con dos frases relacionadas con las diásporas: "Cualquier lugar mejor que éste"/ "Ningún lugar mejor que éste". El espectador puede coger copias de ambos. Un ejemplo de obra participativa. En otro recodo, se ha instalado su pieza de caramelos de menta con el peso de su padre. El visitante también puede recoger uno de esos dulces y comérselo o guardarlo. González-Torres ya puso patas arriba el coleccionismo tradicional y las leyes del mercado con la producción de estas piezas serializadas o efímeras.

Una investigación sobre los orígenes de las migraciones en Sao Paulo de Carmela Gross, un vídeo sobre la salida de Budapest de la familia de Ergin Çavusoglu (se llevaron el piano), otro audiovisual de Paulo Nazareth y dos piezas de Walid Radd/The Atlas Group completan una muestra que se inaugura hoy a las 20 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Cultura

Contenido exclusivo para suscriptores digitales
Aburrido no, delicioso
Aburrido no, delicioso

Aburrido no, delicioso

Orquestra Simfònica de BalearsAuditòrium de Palma* * * * ½Director: Leopold Hager. Obras de...

Arte visual en L´Estruch de Sabadell

Arte visual en L´Estruch de Sabadell

Marta Grimalt, autora del largometraje 'Desierto en tu mente', y Marta Pujades, alma del proyecto...

Enlaces recomendados: Premios Cine