Las visitas guiadas a las terrazas de la Seu desbordan las previsiones

Las siete visitas guiadas, durante la jornada de hoy de puertas abiertas, por las terrazas de la Seu están agotadas

17.10.2017 | 01:07
Las visitas guiadas a las terrazas de la Seu desbordan las previsiones
Las visitas guiadas a las terrazas de la Seu desbordan las previsiones

Para conocer la ciudad de Palma vista desde arriba está el recorrido por las terrazas de la Catedral.  Hoy han comenzado las visitas guiadas desde las nueve de la mañana hasta las siete y media de la tarde, sin ningún coste y con las entradas agotadas.

"¡Qué bonito!, merece la pena subir más de doscientos escalones para disfrutar de estas vistas", decía un visitante. "Hazme una foto con la ciudad de Palma de fondo", afirmaban también los primeros turistas de la visita, que a las nueve menos cuarto estaban esperando para entrar.

No quedan plazas para inscribirse en las rutas de puertas abiertas. La duración de la ruta es de una hora y cuenta con veinticinco personas por grupo.

Mañana y el resto de días, de lunes a sábado, continuarán las visitas en la Catedral hasta el treinta y uno de octubre, y el precio de la entrada es de doce euros. Según el día hay un número de visitas con una frecuencia de hora y media aproximadamente.

La visita comienza en el Portal de l´Almoina desde donde se accede al campanario de 47,80 metros de altura. Doscientos ocho escalones separan el campanario del suelo por una escalera en espiral, en la que antes de llegar previamente se hace una primera parada en la Sala Mitjana. "Despacito, que las cosas de palacio van despacio", "subir los escalones" hasta llegar a la terraza "necesita su tiempo", afirmaba la guía.

El campanario de la Seu fue construido a finales del siglo XV se encuentran dibujos de carboncillo y fechas pigmentadas en las paredes hasta el siglo XVIII.

La Catedral, de estilo gótico, tiene un conjunto de nueves campanas, cuatro de ellas de estilo gótico del siglo XIV, dos fueros refundidas con el metal de las antiguas campanas góticas y las tres campanas restantes son posteriores. La campana mayor es Aloi, construida en 1592, y pesa más de cuatro mil seiscientos kilogramos por lo que se necesita ocho personas para dar las campanadas, aunque, actualmente el sistema tradicional ya no se usa.

Aloi, Prima, Tercia, Mitja, Sa Nova, Matines, Bárbara, Antonia y Picarol son los nombres acuñados de las campanas, según informaba la guía de la visita. Estas campanas hacen eco a lo largo del año al sonar, normalmente, una vez al año por motivo especial, como sucedió el pasado diecinueve de septiembre con el nombramiento del nuevo obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull.

Desde el campanario se accede a las terrazas para disfrutar de unas amplias vistas de la bahía de Palma, en la que hace más de siete siglos, los barcos descargaban el material de obra para la construcción de la Catedral.

El recorrido continúa por la zona sureste del templo. A más de treinta metros se alza el gran rosetón mayor de la Seu, del siglo XIV, aunque los vidrios son posteriores. Con más de cien metros cuadrados de superficie y once metros de diámetro, es uno de los rosetones góticos más grandes del mundo. "¡Espectacular los colores de la vidriera!", añadía una mujer entusiasmada.

Siete rosetones tiene la Catedral, dos de ellos cegados de la fachada antigua. Del veintiuno al veinticuatro de octubre en el solsticio la luz del rosetón mayor se refleja en el mismo lugar creando una superposición. Dos veces al año, por la Candelaria -el dos de febrero- y por San Martín -el once de noviembre-, entre las ocho y las nueve de la mañana, el sol entra por el rosetón mayor y su reflejo incide directamente sobre el muro inferior de la fachada occidental, colocándose sobre su rosetón, dando lugar a un fenómeno único en el mundo conocido como el Espectáculo del Ocho.

El monumento más visitado en el interior de la Seu es la Capilla de Barceló, también conocida como la Capilla del Santísimo. A principios del siglo XXI fue rehabilitada recibiendo una nueva decoración de la mano del conocido pintor, ceramista y escultor mallorquín Miquel Barceló.

La reforma que, a principios del siglo XX, realizó el famoso arquitecto Gaudí, también supuso una disrupción en el estilo gótico de la Seo. Esta aportación del famoso arquitecto junto a la Capilla de Barceló, añaden a la Seo de Mallorca dos de los elementos que la hacen muy singular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine