Música

Orriffar debuta entre "la excitación, Magaluf y mil condones"

El grupo que lideran Luis Arboledas y Joan Barceló, fruto de la feliz unión entre Ossifar y Horris Kamoi, publica en pendrive su primer trabajo de estudio, 'Mandando huevos'

19.05.2017 | 01:42
Luis Arboledas, al banjo, y Joan Barceló, durante un ensayo antes de un concierto.

Orriffar, el cruce entre dos de los grupos más gamberros y divertidos de la escena mallorquina, Ossifar y Horris Kamoi, ya tiene disco: Mandando huevos, "un homenaje a Federico Trillo". Diez canciones grabadas a lo largo de un año en los estudios Sonoteque que ven la luz en un formato atípico: un pendrive. Las dos voces de esta banda, las de Joan Barceló y Luis Arboledas, explican, tema por tema, el contenido de un álbum que resonará este verano.

Què bé que ja som aquí

"Una adaptación de un tema country de John Denver, el músico con el que empecé en mi niñez, con un grupito que tocábamos en bares y cobrábamos en cerveza", recuerda Arboledas. "Desde el primer momento tuvimos claro que esta canción tenía que abrir el disco. La primera estrofa es perfecta para arrancar: Som aquí per cantar, som aquí per tocar, som aquí per ballar, som aquí per barrinar", entona Barceló.

Estás muy excitao y te vas a arrepenTIL

"Un cha cha cha, cien por cien cubano. La canción más antigua de este disco. Se escribió tras la disolución de Ossifar. Se la enseñé a Miquel Angel Sancho y me dijo: Sigue intentándolo. Cuenta una historia de cuernos. Uno canta y el coro responde, en la línea de Les Luthiers", apunta Arboledas

Maneras tontas de morir

"Intentar montárselo con un oso, tener de mascota un crótalo venenoso, provocar a un toro intentando que bufe y meter los dedos dentro de un enchufe" son solo algunas de las maneras tontas de palmarla que cantan los Orrifar. Una canción que compusieron a partir de una campaña (Be safe around train) lanzada por la Asociación PSA del Metro de Australia y la agencia McCann Melbourne que busca reducir la cantidad de accidentes que ocurren en las instalaciones ferroviarias. "Es de las canciones que más gustan. Con ella casi podríamos ir a Eurovisión", asegura Barceló. "Ah, y es autobiográfica. Hemos probado todas esas maneras de morir", añade.

Pasodoble del chorizo español

Dedicada al escándalo Rasputín, el pago con fondos públicos del Govern de las entradas, copas y quizás algo más en el club de alterne moscovita del mismo nombre. Un caso que le costó el cargo en 2004 al entonces gerente del Ibatur, Juan Carlos Alía. "Somos conscientes de que este tema nos cerrara muchas puertas de los ayuntamientos pero nos abrirá otras, en los lupanares", reconocen.

Lo siento mucho, me he equivocado

"Llevaba unos años reinando sin mácula, y va Elena y se casa con el conde Drácula. Un tío con gustos raros en materia de ropa que decían que le daba mucho a la farlopa..." Orriffar no deja títere con cabeza y su cruzada contra todo alcanza a la Familia Real. "Otra canción que nos cerrará puertas, las de Marivent". El tema ya les ha valido algún reproche en las redes sociales. "Contamos la historia de esta familia desde la realidad y no desde el Diez minutos", advierten. La compusieron a la luz de una borrachera en Cabrera. "Musicalmente es una mierda. Un tema muy campechano", subrayan.


Bolero de Raquel

Subtitulada O del coro malhablado. Y es que el coro le cantará la verdad a la voz solista, ciego por su amor platónico. Destaca un solo de Stratocaster. "Los boleros siempre me gustaron porque son fáciles de tocar. Puedes meter la pata y no pasa nada". Palabra de Arboledas.

Magaluf

"Una canción turística de calidad. La presentaremos a los Brit Awards. Creada para desestacionalizar Magaluf y para que la temporada de mamading y balconing se alargue".

Una d'espies

"Inclasificable. Un tema que se nos fue de las manos. Es la más compleja musicalmente, muy funk, con trompetas, muy a lo 007. La letra explica cómo se ha hecho la canción. Es música dentro de música. Un guiño a Zappa".


La formación actual de Orriffar, un grupo que resonará este verano.

Mil condones

"Un ejercicio frustrante, reflejo de las aficiones sabineras" de Luis Arboledas. La historia de un tío que lleva mil años sin ligar y finalmente lo hace en un bar. "Confiaba en que esa gente se hubiera portado, abrí el paquete con toda ilusión pero me entró una depresión", dice la canción.

Tengo bocos y Hombre Araña

Dos últimos cortes. El primero, "otro despropósito, una auténtica barbaridad, una idiotez", confiesa Arboledas. "Una canción de kleenex, de usar y tirar, y además contagiosa". La última del disco, Hombre Araña, es un homenaje a Ossifar, un tema habitado por personajes conocidos como Indiana Pons, es sheriff Ripoll, Petman, Tarsán o Tòfol Colom.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Cultura

Contenido exclusivo para suscriptores digitales
Fígaro se casa en Mallorca

Fígaro se casa en Mallorca

De entrada decir que la iniciativa de ese proyecto Opera 4.0 es elogiable. No sólo de la temporada...

Enlaces recomendados: Premios Cine