11 de agosto de 2016
11.08.2016
Empleos corrientes

¿De qué trabajaron estas estrellas antes de triunfar?

Beyoncé, Mick Jagger y Elvis Presley, entre los artistas que dieron el salto de una vida normal a otra de éxito

12.08.2016 | 02:03
Beyoncé, Mick Jagger, Elvis Presley, David Bowie y Mariah Carey.

Hay que partir de la premisa de que cualquier empleo es digno para ganarse la vida, independientemente de las aspiraciones de cada cual. Y eso lo saben de sobra también las grandes estrellas de la música internacional, pues casi todas conocen lo que es tener esos dichosos trabajos 'corrientes y mal pagados'.

La semana pasada repasábamos los casos de artistas como Bono de U2, Jon Bon Jovi, Madonna y Slash de Guns n' Roses, pero hay tantos y tantos casos que se hace necesaria una seguna parte. No todos los que lo intentan lo consiguen, pero esta otra veintena de estrellas musicales que repasamos a continuación fueron capaces de pasar de una vida normal a otra de éxito. No sin esfuerzo.

Elvis Presley

Elvis era camionero antes de convertirse en 'El Rey'. Al mismo tiempo, asistía a un curso nocturno para ser electricista. Pero había algo de premonitorio en ese empleo: la empresa de Memphis en la que trabajaba cuando fue descubierto se llamaba Crown Electric Company (Compañía Corona Eléctrica).

David Bowie

En los sesenta fue encargado de repartir a domicilio los pedidos de una carnicería. Tenía 13 años y así conseguía dinero para pagarse las clases de saxofón con Ronnie Ross, con quien coincidiería una década después, puesto que Ross tocó dicho instrumento en 'Walk on the Wild Side' de Lou Reed, tema producido por Bowie.

Mick Jagger

Con 18 años, justo antes de fundar los Rolling Stones, Jagger trabajó como portero en el Hospital Psiquiátrico de Bexley. Ganaba unos 90 chelines por semana (casi 7 dólares, que en 1961 era el equivalente a unos 52 dólares actuales). La leyenda cuenta que allí perdió la virginidad con una enfermera.

Patti Smith

Después de graduarse en el instituto en 1964 y antes de mudarse a Nueva York en busca del éxito, Patti Smith trabajó en una fábrica de hacer juguetes. Pero no era del todo divertido, según ella misma ha recordado en algunas entrevistas: "Lo que me hicieron las otras mujeres fue horrible. Me golbaban y me metían la cabeza en un inodoro lleno de pis".

Brandon Flowers

El cantante de The Killers asegura que si no hubiera triunfado en la música seguramente seguiría trabajando como botones en algún casino de Las Vegas. "Tenía 16 años y mis padres vivían en otro Estado. Para mi era excitante trabajar en The Gold Coast Casino por las propinas en medio del desenfreno y el bullicio", dijo en 2010 a la emisora londinense xFm.

Bunbury

"Yo era un joven problemático. Ya en la Sagrada Familia de Zaragoza, mi último colegio, realmente me dedicaba a componer. Me iba al parque, a los pinos, y me llevaba la guitarra. Llegaba tarde a clase, me dormía, estaba trabajando de DJ en El Bandido", explica el músico en el libro de Javier Losilla titulado 'Diván: conversaciones con Enrique Bunbury'.

Vince Neil

Antes de triunfar como cantante de Mötley Crüe en el primer lustro de los ochenta y poner de moda el 'hair rock' en todo el mundo, el vocalista Vince Neal ganaba unos dólares con direntes trabajos, por ejemplo electricista, "haciendo la instalación en un nuevo McDonald's en Baldwin Park", como recuerdo en la autobiografía de su grupo.

Eddie Vedder

En su adolescencia durante los ochenta, el ahora vocalista de Pearl Jam tuvo diversos trabajos, como dependiente en una farmacia de Encinitas (California), mesero en Chicago, guardia de seguridad en el Hotel La Valencia en La Jolla (California) y gasolinero en turno nocturno.

Tom Waits

El icónico músico trabajó como lavaplatos y como pizzero en la Napoleone Pizza House de San Diego en los sesenta, donde terminó siendo ascendido a cocinero.

Art Garfunkel

El descomunal éxito del clásico de Simon & Garfunkel de 1970 'Bridge over troubled water' pilló a la mitad del dúo, Art Garfunkel, ganándose la vida como profesor de matemáticas. Y desde entonces no paró de contar y sumar millones de discos vendidos.

Calvin Harris

Cualquiera que pasara allá por 2007 por el Mark & Spencer de la localidad escocesa de Dumfries pudo cruzarse con Calvin Harris, allí nacido. Entonces ejercía como reponedor, antes de convertirse en uno de los Djs y productores mejor pagados de la actualidad.

Kurt Cobain

El malogrado líder de Nirvana trabajó un tiempo como portero en un edificio de su Aberdeen natal, básicamente para sobrevivir. Hasta que conoció a Krist Novoselic y ambos comenzaron a tocar juntos en el salón de belleza de la madre del bajista.

Keith Richards

Antes de convertirse en guitarrista-pirata-inmortal con los Rolling Stones, Keith Richards fue recoge pelotas desde los ocho hasta los trece años. El tierno infante que era entonces miraba a su padre jugar al tenis, hasta que un día comenzó a trabajar para un club de su barrio los fines de semanas como 'ballboy'.

Courtney Love

La viuda de Kurt Cobain ganaba unos dólares como stripper en el club nocturno Jumbo's Clown Room de Hollywood. "Desnudarme me ayudó a financiar mi banda", declaró en su momento al recordar esos años de batalla constante.

Beyoncé

Beyoncé Giselle Knowles nació en Houston (Texas), fruto de la relación de un comercial y una peluquera que tenía su propio salón de belleza. Aunque la pequeña pronto demostró su valía para la música, también se dejaba caer por el comercio familiar a hacer de todo un poco.

Mariah Carey

Caso curioso el de Mariah Carey, pues sus primeros trabajos mientras estaba en el instituto fueron como cantante en estudios de grabación locales. Eso sí, cuando se decidió a mudarse a Nueva York en busca de su sueño, tuvo todo tipo de empleos, como limpiadora y fregasuelos.

Gwen Stefany

Aparte de cantar, Gwen factura alrededor de 90 millones de dólares al año con su marca de ropa L.A.M.B. (las siglas de su primer disco en solitario sin No Doubt). Un éxito inapelable que poco tiene que ver con los días en los que limpiaba los baños de la franquicia 'Daisy Queen'.

Danko Jones

Danko Jones trabajó en un sex shop en Toronto: "Pensaba que había encontrado el trabajo de mis sueños. El primer día vino un tipo por juguetes sexuales. Pensé que eso era la punta del iceberg pero ¡qué equivocado estaba! Los 10 meses que trabajé ahí eso fue un desfile sin fin de perdedores con pantalones de trabajo manchados y un olor corporal casi tóxico".

Anexo: MCDonalds

La franquicia de comida rápida merece un punto aparte, pues ha sido parte de la vida laboral de mulitud de aspirantes a estrellas. Entre ellas, algunas como Macy Gray, Pink, Faith Hill y Shania Twain. Todas ellas ofrecieron agrandar menús por centavos antes de decidir que su futuro estaba lejos de los combos y cerca de los escenarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine