Centenario de Camilo José Cela

"Pascual Duarte lo escribió el Cela vagabundo, no el Nobel"

Camilo José Cela Conde dibuja en ´Cela, piel adentro´ un retrato íntimo de su padre a partir de las cartas que intercambió con Charo

10.05.2016 | 02:51
Camilo José Cela Conde presentó ayer ´Cela, piel adentro´.
Camilo José Cela Conde presentó ayer ´Cela, piel adentro´.

­­Un Cela íntimo y vagabundo, preocupado por el sustento familiar y en las antípodas del exitoso personaje público y bravucón, es el que se dibuja en Cela, piel adentro, el libro escrito por el hijo del Nobel, Camilo José Cela Conde, a raíz de las cartas cruzadas entre su padres, Charo Conde y Cela.
"Cuando murió mi madre dejó una caja con multitud de documentos, entre ellos una comedia inédita, numerosos poemas y mil cartas que se había cruzado con mi padre y fui leyéndolas y vi que era otro Cela y que era el que escribió La familia de pascual Duarte, el vagabundo", explica el catedrático y colaborador de DIARIO de MALLORCA.
Cela, piel adentro (Destino), que se presentó ayer incluye material inédito, como el testimonio de un autor que en 1943 estuvo a punto de pedir dinero a su tío para montar un bar desesperado por la situación económica, como se lo hace saber a Charo Conde en una carta desde América adonde fue para que le encargaran La Catira.
Un Cela muy enamorado que pide matrimonio a Charo, que fue censor y fue censurado, como también se ve en las cartas que envía. El 5 de julio de 1948 dice: "Hoy, la censura me ha tachado entero el artículo de Informaciones; la broma, como verás, es bastante pesada. En fin, paciencia, porque incomodarse, la verdad, no me merece la pena".
"Es sabido que mi padre se construyó un personaje para uso público y que era muy divertido, soez, malhablado y provocador y luego estaba el Camilo José Cela de los amigos, el envés de éste, el que escribió Pascual Duarte, Pabellón de reposo, El viaje a la Alcarria y ese es que el está en estas cartas", recalca el autor.
El libro viene a ampliar y a modificar el primer título que escribió Cela Conde en 1989 dedicado a su padre. Por ejemplo no están aquí las páginas dedicadas a los últimos años de vida de escritor, Príncipe de Asturias y Cervantes, "porque no tiene que ver con la literatura", advierte Conde.
"El Camilo que sí aparece aquí -recalca- no es el que conocemos, no es el académico, no es el que llamaba a un ministro de noche para que le trajera cuartillas porque se le había acabado el papel. Estas cartas las escribió un hombre absolutamente agobiado, temeroso, lleno de altibajos, que pasaba de un extremo eufórico a uno depresivo", explica el autor.
Camilo José Cela Conde da muchas claves en este libro y se comprenden aspectos contradictorios del Nobel.
"A mí siempre me había producido una especie de estupor el hecho de cómo se podía ser censor con Franco y escribir La familia de Pascula Duarte a la vez -reconoce el autor-, y vi que se puede cuando tu cabeza está metida en una espiral de contradicciones, de deseos insatisfechos y de dificultades para salir adelante y te agarras a cualquier clavo ardiendo que aparezca, y esas contradicciones están en la literatura de mi padre".
"Y si lees San Camilo 36 ves que aparecen estas contradicciones y vaya si aparecen -continúa-, y lo son menos para nosotros, porque nosotros ya hemos entendido que en la Guerra Civil no ganó nadie, perdió todo el mundo, aunque hemos tardado mucho tiempo en enterarnos", subraya.
El libro solo recoge algunas cartas porque el resto estará a disposición de investigadores, precisa Cela Conde, único hijo de Cela, y quien en los últimos años y a raíz del segundo matrimonio del Nobel con Marina Castaño se distanció de su padre, quien desheredo jurídicamente a su hijo.
Sin embargo, en 2014, el Supremo avaló su derecho a recibir la herencia de su padre.
"Yo jamás estuve separado de mi padre. Estuve separado físicamente por la circunstancia de que cuando tuvo su segundo matrimonio, a mí me parecía que tenía que estar con mi madre, el eslabón más débil de la cadena rota", argumenta.
"Pero jamás me sentí lejos en ningún aspecto. Me dio todo desde la infancia y hasta cuando estuve en su casa viviendo incluso después de casarme. Él me dio todo lo que me tenía que dar. Me tocó la lotería con él y con mi madre, con su ejemplo día a día, con sus amigos, con Mallorca...", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Cultura

Contenido exclusivo para suscriptores digitales
Una classe de ciències
Una classe de ciències

Una classe de ciències

Acomençaments de la setmana passada vaig acudir a Esporles amb la intenció d´assistir a la...

Ismael Serrano: ´Soy de una generación que rehúye de los dogmas políticos´

Ismael Serrano: ´Soy de una generación que rehúye de los dogmas políticos´

"La gente tiene ahora una opinión formada y está más pendiente que nunca del debate político"

Todo Johnny Roqueta

Todo Johnny Roqueta

La editorial Dolmen publica el primer volumen de la edición integral de las historietas rockeras y...

Enrique Bernaldo de Quirós: ´Beethoven, Schubert y Liszt se expresaban de modos muy distintos´

Enrique Bernaldo de Quirós: ´Beethoven, Schubert y Liszt se expresaban de modos muy distintos´

"Procuro que mis proyectos discográficos sean un producto largamente madurado"

Enlaces recomendados: Premios Cine