La piel luliana de Barceló envuelve París

El artista creará un monumental fresco con fango en la fachada de vidrio de la Biblioteca Nacional Francesa - Se trata de uno de los actos más importantes del séptimo centenario del filósofo

19.02.2016 | 02:15
Boceto del monumental fresco que Barceló inaugurará en marzo en la Biblioteca Nacional Francesa.

Miquel Barceló ultima en su taller de cerámica de Vilafranca de Bonany los preparativos para otra de sus acciones espectaculares. El próximo 21 de marzo tiene previsto inaugurar en París, en el que será uno de los actos internacionales más importantes del séptimo centenario de Ramon Llull, un monumental fresco de 190 metros de largo por seis de alto, dibujado con fango en la fachada de vidrio de la Biblioteca Nacional Francesa (BnF), donde podrá contemplarse hasta el 28 de agosto del presente año.

La obra se creará in situ y todo el proceso será filmado por el cineasta y escritor Manuel Huerga, director de las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

El artista de Felanitx, que se desplazará a la capital francesa en los próximos días, ha elegido dos títulos para esta intervención efímera: Vidre de meravelles, inspirado en el Llibre de meravelles que el filósofo mallorquín escribió en París entre 1287 y 1289, en su primer viaje a 'la ciudad de la luz'; y Le Grand Verre de terre, en referencia a la obra de Duchamp Le Grand Verre.

El Premio Príncipe de Asturias de las Artes, galardón que obtuvo en 2003, creará una obra "viva", pues el mural de fango y vidrio producirá efectos distintos en el interior de la biblioteca parisina según la luz que reciba del exterior. Un "juego" que conecta con Llull y su arte combinatorio para crear una alquimia artística.

Siempre interesado en investigar con técnicas, soportes y materiales, Barceló se enfrentará a la fachada de la Biblioteca Nacional Francesa a través de una lámina protectora sobre la que colocará una capa de arcilla húmeda que luego dibujará rascando la tierra seca.

Este trabajo se enmarca en la exposición parisina que Barceló protagonizará, bajo el título taurino de Sol y sombra (en castellano y en conexión con Pablo Picasso), a dos bandas: en la misma Biblioteca Nacional y en el Museo Picasso.

En la biblioteca, al margen su fresco dedicado a Llull, exhibirá una selección de sesenta de sus obras, "una demostración de la parte menos conocida pero indisociable de la producción proteiforme del artista en diálogo con sus dibujos, esculturas, cerámicas y pinturas", anuncia la BnF.

Paralelismos con Picasso

El Musée National Picasso-Paris también se ha sumado a esta muestra, Sol y sombra, con un centenar de cerámicas, esculturas, pinturas y obras en papel posteriores a 1990, en la que será la primera exposición monográfica de un artista vivo desde la reapertura de este museo en 2014 tras cinco años cerrado por obras.

La intención de la muestra del Museo Picasso es plantear los paralelismos existentes entre los procesos creativos, experimentación o la sombra de sexo y muerte en Barceló y el genio andaluz. Entre las piezas centrales que ocuparán todo el subsuelo del Hôtel Salé se encuentra Mur de briques, un muro en equilibrio de ladrillos como elementos constructivos de su obra y cerámicas-autorretratos.

La inauguración del gran vidrio de la BnF se completará con otra exposición sobre importantes documentos lulianos conservados en París y tres conferencias, a cargo de los especialistas Violette Andres, Emilia Phillippot y Cécile Pocheau, que abordarán el idilio entre Barceló y el grabado, la relación entre el artista mallorquín y Llull, y el impacto que el maestro de Felanitx tuvo al conocer las pinturas rupestres de la cueva de Chauvet, 16.000 años más antiguas que las de Altamira (Cantabria).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine