Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 30
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sobre Sara Carbonero: un botijo es un botijo

    Criticar la incompetencia de Sara Carbonero como periodista no es machismo: sí lo es primar cansinamente su cara bonita por delante de la preparación, el talento y la categoría contrastada, y ante ello nadie se puso a flamenquear. Los lumbreras que diseñan para nosotros la mejor televisión de África siguen empeñados en que una monina comunica más que alguien que entienda lo que está leyendo. La misma preponderancia de hoy en la(s) forma(s) antes que en el contenido nos llevará igualmente a tener el mejor sistema educativo de África.

    Los que somos gordos y feos ya conocemos nuestra condena: nunca besaremos a Íker Casillas, prototipo de héroe moderno e icono mundial, pues acumula toda su destreza y rapidez en pies y manos. Fachadas deslumbrantes ya han demostrado su inconsistencia (Pilar Rubio) y la demostrarán (Patricia Conde). La primera división mediática la marca la ropa interior: posado en calzoncillos para ellos, en bragas para ellas.

    La culpa no es de todos ellos, sino de quienes titulan por sus intrascendencias: nunca fue tan noticiable ir a la playa o dejarse perilla. Es así que pijas insulsas (Kate Middelton) o botijos horteras (Michelle Obama, Nicolas Sarkozy) son elevados de un día para otro a la categoría de referentes en estilo. El antiperiodismo adjudica virtudes gratuita y servilmente, y ahí tenemos otra crisis. El caso botijo, por cierto, produjo otra supuesta afrenta: se vio machismo en la denominación para ella; nada cuando se dijo de él. Mala deducción: un botijo es un botijo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook