Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 12
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    REPORTAJE + SORTEO ENTRADAS: Fiesta Sonotone, la mejor del año (si no te importa, claro)

     

    *Sopas mallorquinas y Diario de Mallorca sortean 5 entradas para la Fiesta Sonotone Club. Utiliza el hashtag #recuerdosSonotone para contar cuál fue tu mejor concierto en la mítica sala. Si no tienes Twitter, envía un mail a sopasmallorquinas@gmail.com.

    Hay mitos subjetivos y mitos objetivos. Los primeros los crean los medios de comunicación –“la actualidad es un invento de la prensa”, dijo el pensador–; los segundos se basan en hechos y en la memoria colectiva. Durante los cuatro años de vida de la Sala Sonotone pasó por allí lo mejor del indie nacional, una buena representación del internacional y un buen caudal de bandas de mil géneros en otros tantos conciertos organizados por diversos promotores. La Sonotone ya es un mito. Aunque cabría decir, tal y como rezaba el eslogan de la discográfica Primeros Pasitos, “si no te importa, claro”.

    Porque Sonotone fue Primeros Pasitos, y viceversa. La discográfica mallorquina, capitaneada por los honorables e ilustrísimos Joan Vich y Sebastián Rosselló, era el motor de la sala, y a ellos hay que agradecerles una actividad cultural constante desde el 31 de enero de 1998 (con los franceses Spring) hasta el 22 de junio de 2002 (con los locales Zinedines y Doctor Martín Clavo) de una categoría que ninguna institución con mucho honorable e ilustrísimo de pega ha igualado. Para ser francos, ni lo han intentado. Aquí no es cuestión de si han traído los grupos que a mí o a ti nos gustan o no: su labor como promotores culturales es de una relevancia de primera fila.

    Para celebrar todo lo que aquello fue y lo que, a buen seguro, vendrá, organizan la primera Fiesta Sonotone Club: “No es una fiesta generacional. Hemos intentado que no lo sea, aunque es innegable que hay un alto grado de nostalgia”, afirma Rosselló. “Pero prueba de ello es que programamos a dos grupos de ahora”. Se refiere a los madrileños Hola a todo el mundo –en su primer concierto en la isla– y a los mallorquines The Last Dandies. Los primeros fascinaron con su debut homónimo en 2010, personalísimo catálogo de folk de una calidad inédita en España, a decir de la mayoría. Las menciones y los premios de la prensa con credibilidad cayeron uno detrás de otro, y las loas se han repetido con el segundo, curioso cambio de registro hacia lo bailable. Los locales son la vanguardia de la música balear: su indie rock tiene la actitud y sobre todo las canciones.

    Uno se pregunta cuál es el punto de partida real de esta celebración: ¿tal vez sacar a la calle a un amplio grupo de gente que quemaba las noches en aquel entonces y que no es tan mayor como para dejar de intentarlo? Rosselló confirma que “hay un poco de todo. Hay gente que se siente mayor pero también muchos otros que no, pero no saben dónde coño ir. Aunque es normal que haya habido un cambio generacional. Ya tocaba. De todas formas, ahora se cumple el 15 aniversario de Primeros Pasitos, y nos apetecía hacer algo. Es más, después del verano seguramente organizaremos una fiesta por el cumpleaños”.

    Solo algunos nombres: Los Planetas, Manta Ray, Fangoria, Australian Blonde, Los Fresones Rebeldes, Fermin Muguruza, Undrop o Ktulu. También casi todos los grupos más importantes de la escena mallorquina: Satellites, El Diablo en el Ojo, Sunflowers, Sexy Sadie, La Puta OPP, La Gran Orquesta Republicana, etc. Y entre los internacionales, Transglobal Underground, The Chameleons, Jonathan Richman, Hefner, The Make-Up, Luna, Sebadoh, Laika, Steve Wynn, Le Hammond Inferno, Papas Fritas… “La sala siempre estuvo abierta a promotores locales, como Fonart y muchos otros”.

    Por ponerse burlesco para acabar, si se piensa en las calificaciones (o descalificaciones) recurrentes hoy día podría preguntarse: el término “hipster” no existía entonces, pero ¿había hipsters en la Sonotone? “(ríe) Es verdad que en España tiene una connotación peyorativa, pero sabiendo que es una palabra que existe en EE UU desde los años 60, yo lo relaciono con una cultura de la libertad, con la generación beat y gente que adoraba el jazz y la heroína. Aquí ‘hipster’ es sinónimo de ‘moderno’, pero con el tono despectivo con el que las abuelas llamaban ‘hippie’ a cualquiera, aunque llevase una cresta”. Otro término de moda: “postureo”. ¿Lo había? “La Sonotone era un cajón desastre. Una comunión. Era una época en la que las tribus urbanas ya casi no existían. Eran los noventa, no los ochenta, y también por eso nuestra programación era totalmente heterodoxa: del indie a Barón Rojo. No podíamos vivir sólo de los indies”.

      

    Tweets sobre '#recuerdosSonotone'

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook