Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 17
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    REPORTAJE - Carne sin dinero

    Mujer. Belleza. Sexo. Una serie de palabras sin jerarquía entre ellas, o sí. Conceptos universalmente valorados, o no. Entrar en el reino de la carne, de la lascivia, del erotismo o simplemente del cuerpo femenino con toda su natural desnudez satisface a unos mientras pone a la defensiva a otros.

     

    Bien lo sabe el fotógrafo Pablo Attfield (Huntingdon, Inglaterra, 1985), quien prefiere utilizar otro apellido para sus trabajos de fotografía comercial ante la suspicacia, e incluso infravaloración, que despiertan sus instantáneas eróticas. Este mallorquín de adopción —se instaló en la isla con 5 años de edad— es uno de los fotógrafos que más y mejor está llamando la atención. Su trabajo capta la mirada y la inteligencia del espectador por lo obvio (la misma potencia de la belleza sublimada) y por cómo viene presentada, aspecto resumido en su leitmotiv “No es transgresión, es sinceridad”.

    El fotógrafo dispuso de su propio stand en el reciente Salón Erótico de Barcelona celebrado el pasado fin de semana, en el que expuso su serie Fetish Legs. A ésta pertenecen las imágenes que acompañan este reportaje, y esta galería de fotos fue tomada por Attfield en el pequeño escenario (“nada más que unas cortinas y un foco”) que montó en el mismo stand. Con él atrajo a mucha gente del sector participante en la feria e, incluso, una de las productoras que asistió al evento quiso retratar en él a todo su catálogo de modelos.

    La mujer y su rotunda naturalidad incomoda, en opinión de Laura Dalmau, una de las gestoras del grupo de Facebook ACP (Asociación Coños Peludos). Su objetivo es claro: “Volver a la naturaleza de la mujer. Una vez colgué en mi Facebook particular una foto de una mujer con su pubis en todo su esplendor. Y saltaron unas cuantas chicas diciendo 'qué sucio' o 'qué poco higiénico'. En la ACP creemos que es todo lo contrario, respetando todas las opiniones”. Por eso crearon este grupo totalmente abierto, en el que no hay que pasar por el filtro de la suscripción privada, y cuyo contenido es por tanto visible para cualquier navegante.

    La página consiste en la aportación de sus componentes —fotografías de películas, sesiones de foto, ilustraciones, etc.; es decir, no de los miembros el grupo—, y cualquiera que lo visite verá una larga nómina de fotos tan explícitas como estéticas, ocurrentes, inspiradas y divertidas si se prescinde de velos y prejuicios. El objetivo es siempre el mismo: el vello femenino, aunque no faltan voces que lo demandan también masculino. Desde la ACP, como siempre, se fomenta la libre participación: ningún problema con ello.

    Pero precisamente tanta apertura ha traído también problemas: varias de las imágenes aportadas por un integrante del grupo han sido reiteradamente denunciadas —la opción “Denunciar esta imagen” viene incluida por defecto en Facebook—, provocando varios avisos desde el portal y, recientemente, el bloqueo durante diez días de la página particular del usuario. “¡Tenemos un topo y vamos a cazarle!”, clama Dalmau, “porque supongo que es alguien inscrito en el grupo”.

    La imagen de la mujer, y sobre todo el uso que se hace de ella, suele venir tan envuelto en polémicas como en arbitrariedad. Hoy mismo se ha anunciado que la modelo Alessandra Ambrosio lucirá el sujetador más caro del mundo, y a nadie suele molestar ni la apología de la ostentación ni la reducción de la mujer a mero soporte carnal de ésta. Tampoco ha merecido críticas la presentación del calendario para 2013 de la compañía aérea Ryanair, compuesto por imágenes de mujeres en bañador al más puro estilo chiringuito del Arenal, muy lejos por tanto de la reconocida categoría artística del calendario Pirelli, que no suele quedarse precisamente corto en erotismo.

    ¿La diferencia? Tal vez lo que tantos problemas ha traído: el capital. Si las cosas se hacen con dinero, con una cantidad obscena de dinero, nadie protesta. Los problemas parecen llegar siempre cuando se hacen únicamente con creatividad: cuando la carne viene servida sin dinero.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook