Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 26
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    OPINIÓN - Un discurso que tampoco votamos

    Twitter es el medio de comunicación con mayor influencia porque no sigue las pautas que llevaron a la crisis del periodismo, esto es, evita los automatismos conservadores que acaban por no casar con la realidad. Un tuit del muy relevante periodista Javier Valenzuela (@cibermonfi) dirigido al mucho menos destacado Pepe Oneto (@oneto_p) resumió lo que miles de párrafos no quisieron ni apuntar: “El discurso del rey es puro pasado”.

    Sorprende la trascendencia dada a un discurso que nunca habla de nada en concreto y se queda siempre en perorata paternal genérica. El asunto llega a molesto al venir de una figura y una institución que ni se votaron en referéndum ni tienen función legislativa, y ya hace muchísimos años de ello. Quienes lo ungen de legitimidad histórica no quieren recordar que quien tuvo la habilidad y el valor de desmontar 40 años de dictadura en unos pocos meses fue Suárez, culpable de no tener tantos forofos.

    La audiencia descendente de la charla de bar del anciano rey confirma lo que la calle sabe pero el despacho obvía: si ponen lo mismo en casi todas las cadenas y casi todo el mundo deja la televisión puesta mientras pela las gambas, ¿qué va a ser lo más visto del día? Que Balears sea la comunidad donde menos se ha seguido vuelve a demostrar que aquí sólo nos preocupa lo importante, como son los 1'7 millones de euros que nos cuesta el mantenimiento de Marivent y –en acertada demagogia, que la hay– cuántas importantes partidas de educación y sanidad se cubrirían con ese dinero público. Si esta democracia que tantas bocas políticas infla pero ninguna voz de la calle escucha nos convocase a votar entre un discurso borbónico y otro de Chuck Norris, la sorpresa sería mayúscula, o no tanto.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook