Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 07
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Martín Gutiérrez (Mujeres): “Cuando algo suena demasiado 'revival' se detecta fácil"

     

    El primer disco, homónimo, desarmó. ¿Quiénes eran esos tipos que habían grabado un disco de sonido clásico (cincuentas, sesentas, setentas) pero guarro y estiloso como casi nadie en España? Y luego llegó el segundo: Soft Gems, más guarro, más estiloso y, además, aún más heterodoxo. Son cuatro, son de Barcelona y tienen la chanza de llamar a su grupo Mujeres. Son, junto a Las Kellies y Beach Beach, los cabezas de cartel del Jarana Festival. A bailar.

    Martín Gutiérrez, batería, es quien contesta a este cuestionario.

    -Lo primero que pensé ante vuestras canciones: qué buen gusto. ¿Os viene por cultura musical enciclopédica o por pura intuición?
    -Somos cuatro tipos que hemos hecho un disco entre los cuatro, tomando decisiones a media promo del primero: más horas de local, más horas grabando… buscando las piezas de los siguientes temas. Cada uno tiene su instrumento y sus reacciones. Todo eso sale de la intuición. Y sí hay una cultura, digamos extrema, de frikismo divertido, que en la escena es aún pequeña.

    -¿En qué ponéis más énfasis para no sonar a mero revival?
    -Tenemos referentes, claro, pero cuando algo suena demasiado revival de detecta fácil. Todo lo que suena a revival no me gusta, ni la esencia ni lo que representa, con todos los respetos.

    -Bandas con influencias evidentes como vosotros afirman que no hace falta esforzarse mucho porque, sencillamente, los equipos suenan diferente.
    -Sí, y la forma de tocar, y de grabar… el beat del groove

    -Argumenta Simon Reynolds en su ensayo Retromania, recién editado en España, que se están saqueando los logros de décadas pretéritas sin apenas añadir componentes que lo vinculen con la actualidad y que, consecuentemente, en 15 ó 20 años no será posible hacer música revival de esta época. ¿De acuerdo?
    -Nosotros cuatro venimos del mundo del cine [los cuatro pasaron por la renombrada escuela de cine barcelonesa ESCAC]. Ya lo discutimos cuando hablamos de situacionismo, el concepto de autor, la posmodernidad, que hay incluso quien dice que no existe y habla de pos-posmodernidad… después salíamos a tocar y nos decían que sonábamos igual que los Black Lips… En definitiva, creo que la mirada atrás si es constructiva, es interesante. Puede crear nuevos referentes. Por ejemplo, Tarantino, que evidentemente es un autor y tiene unas influencias evidentes. Y una cultura enciclopédica también evidente.

    -Soft Gems pt 1 para abrir el disco; Soft Gems pt 2 para cerrarlo. ¿Los dos extremos opuestos de un viaje o un círculo cerrado que empieza donde acaba?
    -Queríamos empezar y acabar el disco de una manera similar. Son dos temas que marcan dos hitos en cuanto a emociones, porque este disco es mucho más variado que el anterior.

    -La mezcla sin complejos de melodías dulces (I’m over with you) con mandoblazos garageros (Salvaje) es desarmante. ¿Hubo intención expresa en que fuese así?
    -Todos tenemos momentos románticos… I’m over salió en el primer ensayo de vuelta de nuestro primer viaje a Austin [para tocar en el festival South by Southwest, piedra de toque musical a nivel planetario]. Hablamos de hacer una canción “de pavas”. Y nos dejamos ir. Le cogimos cariño y queríamos dejarla de lado. Salvaje tiene año y medio, pero no nos importó juntarlas. Con el disco dijimos “vamos a dejarnos ir y ya veremos por dónde va el disco”. Y salieron cosas, como esas, tan diferentes pero que se retroalimentan.

    -Tras tocar en Austin: ¿es cierto ese tópico de que allí entienden mejor, o valoran más, el tipo de música que hacéis?
    -Sí, se nota mucho, en las dos costas de EE UU y en el sur. Hay una escena enorme de estilo similar al nuestro, y la reacción del público es espectacular. La crítica que te hacen, la forma en que disfrutan tu concierto… Todo es más intenso.

    -Superado el síndrome del segundo disco, ¿preparados para el síndrome del tercer disco?
    -Se intuye. Ahora queremos mover este segundo disco a pesar de la situación, que es muy complicada y se nota mucho. Queremos tocar cobremos o no. Pero también nos planteamos si tendremos tiempo para ensayar dos veces por semana.

    -El tercer disco se suele componer en pruebas de sonido, hoteles, furgonetas…
    -En este disco ya hay canciones escritas en pruebas de sonido. A partir de cierto éxito hay que exigir compromiso, y es por eso que tiene que haber esos 2 ó 3 meses de ensayos sin parar.

    -Santi García es uno de los grandes. ¿No os apeteció repetir con él?
    -Ir con un grande, cuando eres un novato, cuando tienes poco tiempo, te hace entrar en una espiral en la que trabajas mucho y decides poco. Santi sabía de sobras cómo debía sonar el disco, pero después salimos a tocar, decidimos que queríamos sonar guarro… Y que queríamos a alguien más cercano. Santi es un encanto, un amigo, e incluso nos ha hecho de técnico de sonido en directo, pero el estudio es su casa y no puedes estar todo el tiempo que quieras y pagar ese tiempo. Con Cristian [Pallejà, productor del segundo álbum] no hubo límites de tiempo e incluso pudimos permitirnos irnos a una casa rural.

    -Dame perspectiva: en Barcelona, ¿sois lo más underground y minoritario, o lo más moderno y envidiado?
    -Entre uno y otro, puede que más lo segundo. Sobre todo desde la perspectiva de la gente. ¡Hay quien piensa que nos estamos forrando! Lo más under no somos porque en Barcelona hay muchísima gente que se autoedita y que hace cosas musicalmente muy raras. Modernos, es incontestable. Envidiados, supongo, aunque tampoco sé si la gente se fija. Pero es cierto que nos está yendo especialmente bien. Acabamos de tocar en el PopArb en un horario muy bueno, en el Primavera también, entre Yo La Tengo y Justice, ante 5.000 personas…

    -¿Por qué los grupos estilísticamente muy definidos ya no recurren a una vestimenta codificada?
    -Tal vez por la globalización y por cosas como que H&M venda camisetas de los Ramones. Toda esa estética ahora es vintage y poco más. La identidad concreta se ha diluido, es casi un disfraz.

    -¿Qué es lo que os gusta tanto de los mallorquines Beach Beach?
    -Que son gente íntegra y lista, que hacen las cosas bien. Y que con el primer disco que han hecho, el segundo va a ser realmente importante.

    -¿Qué es lo que no sabías antes de dar ciento y pico conciertos?
    -Que iba a ser tan duro y tan divertido. Una mezcla entre lo que te da y el esfuerzo que te exige.

    -Pregunta imprescindible: ¿por qué ese nombre para el grupo? ¿Es un boicot a Google?
    -Hemos dicho tal cantidad de tonterías al respecto… Sale de los motes que nos poníamos, en concreto del de Pol, a quien llamábamos “Pol mujeres” porque el pobre nunca se come un colín. Sale de la tontería de decir “estamos en un grupo para beber gratis y para ligar mujeres”. Después, pensándolo, fonéticamente nos sonaba bien. Y nos quedamos con el nombre.

     

    Para escuchar a Mujeres: http://mujeres.bandcamp.com/album/soft-gems

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook