Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 12
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Luis Piedrahita: "En la tele sólo te puedes permitir la calidad si además eres eficaz"

     

    Luis Piedrahita (A Coruña, 1977) podría ser el humanista de hoy: guionista de televisión, cine, radio o teatro; actor y colaborador en televisión y director de cine; su talento no pasa desapercibido desde que en 1999 ganó la primera edición de El Club de la Comedia. A todo ello hay que añadir que es un reputado profesional del ilusionismo. Calificado de “rey de las cosas pequeñas”, trae a Palma su espectáculo ¿Por qué los mayores construyen los columpios siempre encima de un charco?, viernes y sábado, en el teatro Xesc Forteza.


     

    Quisiera saber cómo funciona la televisión en España. Si tengo una buena idea, ¿quién va a decidir sobre ella?, ¿qué tipo de personas suelen ser los que deciden?, ¿cuántos estamentos hay que traspasar para que se lleve a cabo?

    –Hay mil barreras que superar. Hay que convencer no a una persona ni a dos: a muchas. Realmente es un milagro. Las productoras son muchísimas, cada vez más, y los canales muy pocos, cada vez menos ya que pertenecen a los mismos grupos. Imagina miles de millones de espermatozoides tratando de fecundar al mismo óvulo. Cuando eres uno de esos espermatozoides lo ves dificilísimo, pero ahora, cuando ya eres un ser humano, ves que no ha sido para tanto. Todos esos filtros jamás garantizarán la calidad de los productos televisivos, ni de las personas tampoco.

    Dicen las gentes del mundillo que la televisión es fundamentalmente miedosa, que las frases más oídas son del tipo “esto no va a gustar; esto no se va a entender”.

    –Se dice mucho, pero es muy ingenuo creer que la gente que toma las decisiones en la tele son todos gilipollas y que siempre se equivocan. Es como el gordo con un puro que insulta a un futbolista. Lo más frecuente es que los contenidos televisivos eficaces funcionen y que los malos se queden por el camino. En la tele sucede una cosa muy cruel y es que al día siguiente te dan las notas. Un buen producto televisivo ha de gustar a la gente. Creo que todos lo sabemos. La meta principal de tele no es la calidad sino la eficacia. En la tele sólo te puedes permitir la calidad si además eres eficaz.

    ¿Qué opinas de la opinión creciente de que en el ramo audiovisual existe una “generación tapón” entre las personas con poder de decisión, gentes de mediana edad y hacia arriba que hace años que no salen del despacho, están instalada en ideas pretéritas y frenan la evolución natural del medio y de los jóvenes valores?

    –Es un topiquillo. Puede que haya ese problema, pero no más que antes. Cada día se prueban proyectos nuevos, interesantes y arriesgados, así como formatos clásicos. La audiencia acepta unos y rechaza otros. Es un sistema bastante democrático. Una idea eficaz funcionará venga de la cabeza de un joven o de un viejo.

    ¿Qué consecuencias crees que tendrá el modelo de televisión que propone Mariano Rajoy de privatizar los entes públicos?

    –No los conozco tanto como para poder pronunciarme, ni a Mariano ni a su modelo.

    Trabajas en campos tanto con subvención pública como sin ella. ¿Te preocupa la posibilidad de tener menos trabajo habida cuenta de los recortes en el dinero público?

    –Me preocupa, pero no por mí. Lo que hago actualmente es muy comercial y puedo encontrar la manera de llevarlo a cabo sin ayudas estatales. Mi producto es interesante o gracioso, pero no es imprescindible. Me preocupa mucho que los recortes afecten los proyectos imprescindibles. A esas citas culturales que no son comerciales ni sostenibles, esas obras que no las pide la mayoría y que de verdad son necesarias. Hablo del cine, la música clásica, los montajes teatrales clásicos o experimentales… Me preocupa mucho que eso vaya a pasar una mala racha. Sin embargo, no es la primera crisis económica que atraviesa la humanidad, ni siquiera la más grave, y el arte, la cultura y los lances del alma siempre encuentran la manera de salir a flote. Además, esas bocanadas agónicas en tiempos de crisis le dan carácter, forma y hasta lo hacen más especial.

    El sentido del humor es una de las mejores armas para seducir. Es de suponer que tú seduces mucho.

    –El humor seduce. Gusta. Es algo amable que hace la gente un poquito más feliz.

    El humor ha invadido la parrilla (Frikiliks, Tu cara me suena, Mucho que perder poco que ganar, No le digas a mamá que trabajo en la tele, Tonterías las justas, Otra movida, etc.). ¿Un recurso fácil?

    –Un recurso fácil nunca es un buen recurso. Si los programas funcionan es que no eran un recurso fácil.

    ¿El debate Rubalcaba-Rajoy demostró que el mejor y más inteligente humor se está haciendo en Twitter, además en tiempo real?

    –Twitter es un formato ideal para hacer demostraciones de ingenio. Yo soy muy tuitero, pero el ingenio es sólo una de las patas del humor. El humor de jabugo, el de Gila, Tono, El Roto o Tonino Guerra, dispara dos balas: una va al cerebro y la otra al corazón. El ingenio es interesantísimo pero el humor de verdad tiene que emocionar también. Twitter, por ahora, no emociona.

    ¿Sólo la magia nos sacará de la crisis?

    –La magia consiste en que las cosas suceden solas y sin que nadie las toque. Eso no nos sacará de la crisis jamás. Pero la magia también consiste en creer que lo imposible es posible. Eso sí que nos puede sacar de la crisis.

    ¿Fue idea tuya decapitar a Dani Martín en El hormiguero? Sabrás que hubo una gran polémica al respecto porque mucha gente opinaba que debería haberse aprovechado la ocasión de decapitarle.

    –No fue idea mía. Ojalá se me hubiera ocurrido a mí.

    Hay gente que le gusta El hormiguero, pero también otros que lo defenestran. ¿Por qué crees que provoca opiniones tan encontradas?

    –Lo muy querido siempre es muy odiado. El hormiguero es un programa que ve muchísima gente y es imposible que todos estén de acuerdo.

    Con La habitación de Fermat hiciste una película muy rara: era muy buena, medianamente exigente para el espectador y no se basaba en caras bonitas sin talento interpretativo. ¿Es por eso que no has vuelto a hacer cine?

    –Rodrigo Sopeña y yo hemos escrito una segunda película, muy en la línea de La habitación de Fermat, y estamos a la espera de que la productora logre levantar la financiación. La crisis hace que eso sea más difícil, por eso todavía no hemos rodado nuestra segunda película.

    ¿Por qué tu primer libro de ficción, Diario de una pulga, es para niños en vez de para adultos?

    –Siempre me apeteció subirme a un escenario con una orquesta sinfónica y escucharla desde ahí. Era un sueño de juventud. Hace unos años me dijeron que si escribía un cuento basado en el carnaval de los animales de Saint-Saëns, me dejarían hacerlo. Escribí el cuento para un ciclo de música clásica. Lo organizó todo Emilio Aragón. Luego surgió la oportunidad de hacer el libro.

    ¿Dejas espacio en tus monólogos para la improvisación o la sorpresa? ¿Basta verlo una sola vez, o cada equis tiempo se puede repetir sin ver exactamente el mismo espectáculo?

    –Dejo espacio para la improvisación. Sobre el escenario a veces aparecen ideas que jamás se te ocurrirían delante de un ordenador. A lo mejor es la adrenalina, la respuesta del público, la tensión del momento, no sé, pero no dejo escapar esa herramienta.

    Hoy, 11/11/11, es el fin del mundo. ¿Qué vas a hacer hoy?

    –No es la primera vez que se acaba el mundo. Hoy tengo pensado actuar en el Teatro Xesc Forteza. Y mañana también.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook