Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 12
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Joan Castells (Petit): "Pretender vivir de tus canciones desequilibra la balanza"

     

    Joan Castells hace con Petit la música ideal, que es la que demuestra sensibilidad. Porque músicas hay muchas, pero sensibles y no engoladas como esas citas afectadas en los muros de Facebook, hay pocas. Su pop-rock a lo anglosajón, suave pero también intenso si así lo quiere, generó en 2008 una de las joyas recientes en la discografía mallorquina, el álbum Loveshines Firefly. Tras la maravilla inicial vinieron las confirmaciones posteriores, y así andan los que le siguen: con la sonrisa pegada a la cara y a los oídos. Las confirmaciones fueron cuatro canciones (4songs EP), que ante el éxito cosechado (la primera edición se agotó ¡en el primer concierto de presentación!) ha visto llegar estos días una segunda edición rebautizada como The Blackbird Daisy EP, con las cuatro canciones remezcladas por Magí Batalla y el mismo Petit, además del añadido de una preciosa portada obra de Paula Bonet. La relevancia artística demostrada por Castells/Petit aún no le ha traído la consecuencia lógica en el primer mundo, que es fortuna y gloria, posiblemente porque se está más interesado en el bikini de Letizia.

    Petit actúa hoy en Ses Cases des Mestres, Santa Maria (c/Jaume I, 16; 22 h., 5 €), y el domingo en la sala Vamp (c/Industria, tercer molino; 22:30 h.).

     

     

    -Señor Petit: escuchando su música veo que aún es usted un señor sensible. ¿No sabe que a los sensibles se les hace más daño?

    -Lo sé: a las personas sensibles les afectan las cosas pequeñas y las grandes, pero prefiero seguir teniendo sangre en las venas.

     

    -No entiendo tu sorpresa por haber agotado la primera edición del EP 4songs: ya se te tiene ubicado como un gran escritor de canciones.

    -Me sorprende porque siempre es una alegría, y además porque se agotó en el primer concierto.

     

    -¿Vives de tu música?

    -No, en absoluto.

     

    -¿Por qué?

    -No lo sé. De todas formas, las creaciones estilísticas no hay que hacerlas para vivir de ellas. Pretender hacerlo desequilibra la balanza. Así lo elegí yo, y me he llegado a plantear si hacer otra música, en otro idioma, etcétera, pero entonces no estaría haciendo lo que me gusta.

     

    -Hay dos tipos de músicos: los de The time is now, ahora o nunca, que escriben canciones de manera ansiosa, casi obligada, y los que marcan otro tempo y, probablemente, escriben para sí mismos. ¿A cuál perteneces?

    -Creo que a los dos, porque el presente es siempre el mejor momento. Soy músico aunque tenga que levantarme de madrugada para ir a un trabajo que no me gusta, tocar por la noche y dormir solo tres horas. Me planteo cada día si debo dejarlo, pero luego pasan cosas como que después de un concierto viene alguien del público con los dos cedés y me dice que quiere pagar un precio normal por cada uno de ellos. Hay gente que va al psicólogo y otra que va a conciertos.

     

    -Con tu música sucede algo frustrante pero habitual en músicos mallorquines: compones unos arreglos densos, complejos y bastante excelentes que luego, rara vez, podrán verse en un escenario por complejidad y, principalmente, por coste.

    -Todo se puede llevar al directo. Y en este último EP es así: con una banda de cinco miembros se solventa. Es cierto que con el anterior Loveshines sí podía suceder, pero al final salió ganando la música porque podía adaptarse a casi cualquier formato, en banda o en solitario.

     

    -Entonces, ¿tanto cambio de integrantes en Petit ha sido beneficioso en última instancia?

    -Las circunstancias de una trayectoria hay que verlas siempre como una ventaja. La música es orgánica, como la naturaleza. A pesar de tener que irme a Barcelona por cuestiones personales, de tener que comenzar de nuevo, buscar músicos, he aplicado mi filtro a la música, por lo que sigue sonando como yo quiero. Aunque este EP pueda sonar un poco más tranquilo, no he cambiado mi estilo. Y hasta que no tengamos una discográfica que nos diga lo que tenemos que hacer, haremos lo que queramos.

     

    -Se está hablando mucho de música estos días por un motivo inesperado como son las revueltas en Londres. ¿Hay algún tipo de militancia en tu música?

    -Militancia con los sentimientos de las personas. Y también con la naturaleza, porque yo soy de un pueblo muy pequeño de Mallorca, de donde me viene todo ello. En Petit hay una defensa de los valores humanos, teniendo siempre en cuenta que las personas somos como un cristal roto, con múltiples caras. Aparte de eso, lo de Londres demuestra que en las grandes ciudades ya no se mira al que tienes a tu lado sin pedirle nada a cambio. 

     

    -¿Eres parte de esa inmensa mayoría a la que la SGAE ni le debe mucho dinero ni les ha cobrado barbaridades y, por tanto, te da igual lo que pase con ella?

    -Claro que me importa, y es obvio que tiene un problema de reparto de lo recaudado.

     

    -¿La muerte de Amy Winehouse ha vuelto a demostrar que lo que convierte a un músico en estrella mediática es siempre lo externo a la música?

    -Es que eso ha sido así desde Elvis, pero ya había música antes de la industria, y la seguirá habiendo cuando la industria desaparezca.

     

    -¿Qué te indigna de Mallorca?

    -La poca memoria que tenemos. La visión mercantilista de todo. Y que quiten el carril bici.

     

    -Vives en Barcelona, en Cataluña: ¿por qué les ha tocado la pedrea a Manel?

    -Supongo que es una cuestión cíclica, y que ahora están ellos ahí. Pero por medio de una brecha que abrieron Antònia Font. Y que Guardiola los mencionara puso los cohetes en marcha. Pero tampoco es tan sorprendente que triunfen fuera de Cataluña, porque aquí ha habido siempre muy buena música y muy buenos músicos. Y también en Mallorca: todos sabemos que siempre ha habido muy buena escena.

     

    -Es verano. Recomienda algo, lo más concreto posible, para hacer en esta época del año.

    -Ir a ver y a experimentar un concierto de La Búsqueda, que tocan el día 20 de agosto en Son Servera. Verlos en directo, ¡por el simple precio de una entrada!, es siempre un antes y un después.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook