Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 21
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Figuras al sol: Joan Andreu 'Pecan Pie'

    Joan Andreu es el nombre, y Pecan Pie el apellido: Joan Andreu Pecan Pie es la marca que se ha establecido, tras ocho años de organización de conciertos, como garantía infalible de calidad. La norma es inderogable: grupo que traiga, grupo que será buenísimo, sea de rock&roll, folk, pop, country alternativo, power pop o shoegaze, y desde países como Estados Unidos, Canadá, Inglaterra o Escocia.

    Tras la reciente edición de Pecan Pie Vol. 1 (http://pecanpie.bandcamp.com), dedicado al intercambio de versiones entre grupos locales y foráneos participantes en sus conciertos, la promotora celebra hoy sábado su trayectoria con el Summer Pie Festival. Recorrido que explicita sobradamente que Joan Andreu es un figura.

    Summer Pie Festival: Dropkick + Astrolabio + Toni Monserrat Inc. + Eek + DJ Bill & Ferri
    Sa Possessió (Velluters, 14, pol. Son Rossinyol, Palma), desde las 23 horas, 5 €, 10 con CD

     

    “CREO QUE TODA MI VIDA NO HE HECHO MÁS QUE ESCUCHAR VARIACIONES DE LOS BEATLES”

    –¿Cuántas veces has abandonado?
    –Nunca, pero alguna vez me lo he planteado. En concreto, después del concierto de Danny & the Champions of the World con Dusty & the Dreaming Spires. Fue mucho montaje, pedir favores, un esfuerzo brutal que después se compensó con 10-15 personas. Y además me dio un ataque de lumbago. Pero poco después recibí un mail de Tim Easton diciéndome que quería repetir en Mallorca...

    –Te has molestado durante los últimos ocho años en organizar conciertos de manera casi familiar con grupos de gran calidad y que solo traes tú. ¿De pequeño eras el niño más generoso del patio?
    –¡No! Era de los que se iban a un rincón. Era bastante asocial. No tengo ninguna intención especial en hacer lo que hago. Al principio tenía la opinión de mi padre en contra: “¡Estás tirando el dinero!”. Y al final del año sí parecía que era así. Pero también hay gente que tira el dinero yendo a esquiar.

    –¿Una ocasión en todo este tiempo en que te hayas sentido como un héroe y una como un pardillo?
    –Tanto como un héroe... La primera vez que vinieron Dropkick, escoceses poco conocidos en su país, donde tocan en pubs, y que aquí llevé al teatro de Lloseta. Vino mucha gente, y a la salida arrasaron con los CD. Hubo quien se llevó los cuatro álbumes del grupo. Me sentí un héroe pero respecto a ellos, por conseguirles algo. Hay que tender a no darle importancia a estas cosas. Y me ha pasado más a menudo que me he sentido un pringadillo, sobre todo cuando pienso “estoy haciendo algo que no me corresponde”. O cuando con Swearing at Motorist el cantante dijo que no podía cantar... si no comía macarrones antes. Y al final se lo conseguimos.

    –El álbum Pecan Pie Vol.1 consiste en versiones de canciones de grupos locales por bandas extranjeras, y al revés. Es de suponer que el efecto que buscabas era doble: que los grupazos que hay en Mallorca mejorasen las versiones originales y que las bandas de fuera flipasen con las excelentes canciones que se escriben en Mallorca.
    –¡Exactamente! Ya sabía que los de fuera lo harían muy bien, pero los de aquí han estado extraordinarios.

    –¿Quién escogió las canciones para versionar?
    –Yo diseñé los “cruces”, sabiendo que las bandas juntadas se conocían. Después les enviaba cinco canciones por mail. Y la mayoría ha escogido la que les había propuesto, aunque los ha habido que se han molestado en buscar más canciones, como My Dear Flotsam o Bishop Allen.

    –¿Por qué rock&roll y no hip hop, hardcore o electrónica? ¿Hay emociones que sólo provoca el rock&roll?
    –No lo sé... De pequeño mis padres ponían en el radiocasete del coche los recopilatorios rojo y azul de los Beatles. Creo que toda mi vida no he hecho más que escuchar variaciones de los Beatles. Me gustan las melodías.

    –¿Y si tu hija te sale una Lady Gaga en vez de una Chan Marshall?
    –(ríe) Lo respetaremos. Por si acaso, ya la llevo a los conciertos.

    –¿Qué es lo que más les gusta de Mallorca a tus invitados?
    –La comida, concretamente las aceitunas. Sobre todo a los americanos. No solemos tener mucho tiempo libre, pero les sorprende mucho el gran ambiente de la part forana.

    –¿Pecan Pie morirá el día que vayan 2.000 personas a uno de tus conciertos?
    –¡Morirá antes! Casi lo pensé con Bishop Allen.

    –¿No has querido instalarte en el siguiente peldaño como promotor, en los conciertos de mediano aforo, digamos de 500 a 800 personas?
    –Creo que no sabría hacerlo. Admiro mucho a Tomeu Gomila [promotor del extraordinario y añorado ciclo Waiting for Waits] y el nivel que consiguió: castillo de Bellver, conservatorio... No sé cómo lo hizo.

    –¿No te apetece crear un imperio?
    –No me interesa. Tengo otro trabajo, el de verdad, porque esto es un hobbie.

    –Los especialistas están todos de acuerdo: lo que ha sucedido con la economía mundial es que la pasada década nos creímos invencibles. También coinciden en que la actual será una década de perdedores. ¿Has empezado a notarlo en la música?
    –Lo que sí he notado, a raíz de conocer en primera persona a los músicos, es que son cada vez más unos tirados: tocan por una miseria de dinero, a veces no el suficiente, y donde sea. Si lo mío es sacrificado, lo de los músicos, que no saben dónde dormirán ni quién irá a buscarlos al aeropuerto...

    –También existe una opinión creciente: que en los próximos años va a haber un resurgir del rock&roll más contestatario, como respuesta virulenta a los malos momentos actuales y a la gente que nos ha llevado a ello.
    –En el rollo cantautor ya estaba pasando: con George Bush [Jr., el anterior presidente de EE UU] los músicos se convirtieron en activistas. Los que escriben, aunque sea en su casa, tienen luego ese poder.

    –Las entradas a tus conciertos se van a encarecer, van a pasar de un 8% de IVA a un 21%. ¿Te preocupa?
    –A mí no [Pecan Pie está exenta de pagar IVA al ser asociación cultural], pero creo que será preocupante.

    –El novelista dijo que todo está escrito, pero que se vuelve a escribir una y otra vez porque la gente no lo lee. ¿Toda la música está ya escrita?
    –Sí, definitivamente sí. En su momento me gustó mucho Esa cosa llamada amor, una película en la que River Phoenix interpreta a un músico. Hay una escena, en un cine al aire libre, sobre una colina y con Robert Mitchum en la pantalla de fondo, en la que Phoenix escribe al momento una letra y una canción. Se la interpreta a la chica y le dice “no olvides que todo esto ya se ha dicho”.

    –Un periodista y ensayista tan potente como Simon Reynolds opina que vivimos una época de revival, en la que todo el mundo mira hacia atrás y no se está construyendo el sonido de nuestros días. Y que por tanto, en 10 ó 20 años no se podrá hacer un revival del sonido de hoy porque no lo habrá.
    –No estoy muy de acuerdo. Puede parecer que no evoluciona, y tal vez es aplicable a lo que está de moda, pero si vas un poco más allá se están haciendo cosas muy originales. Tal vez falta que pase un poco más de tiempo para ver el carácter propio de nuestra época.

    –Dropkick en dos palabras.
    –Entrañables y únicos. Lo digo como adjetivos personales: son un grupo del que me cuesta separar lo personal de lo profesional. Viven para la música, y no hay tantos así como podría parecer.

    –Astrolabio.
    –Talento y rabia.

    –Toni Monserrat Inc.
    –Auténtico y universal: hace cierto aquello de que cuanto más local, más universal. Como un su canción Johnny Supermarket, historia de un ladrón frustrado que es como una road movie.

    –Eek.
    –Talento oculto. Conozco a Alberto desde Melancholy Mechanics, y es un escritor de canciones compulsivo. Me envía muchos MP3 de canciones, y suelen ser extraordinarias. Pero se prodiga poco.

    DJ Bill & Ferry.
    –Gran conocedor y persona inteligentísima. Enciclopedia humana de la música. Y sabe cómo montar una fiesta perfectamente.

    –Pecan Pie en dos palabras.
    –Es mi casa. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook