Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 08
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Festival NeoTokyo 2011: día 2

     

    En la mezcla equilibrada está el acierto: tras el martes inaugural, llegaron al festival la experimentación severa y el hedonismo bailable, opciones ambas inherentes a la electrónica. Además, el público asistente (en mayor número que el día anterior; segundo día consecutivo de éxito) pudo ejercer una cierta actitud festivalera al ser posible deambular entre dos escenarios exteriores.

     

    La batalla del estéreo y Alt+F4 hicieron arrancar la jornada con su fiera vanguardia, prácticamente ruidistas los primeros y más articulados los segundos. La batalla lleva al escenario los resultados de un taller de circuit bending (manipulación de artefactos, como juguetes, pedales o pequeños teclados, para producir nuevos sonidos) coordinado por Jordi Martínez Suau y Diego Álvarez. Profesores y alumnos juntos (acompañados del alemán Alwin Weber, profesional destacado en el campo) generaron empatía inicial con el público, cierto, pero también es innegable que en última instancia son ellos quienes mejor se lo pasan. La conclusión ante este divertimento más que sesión es evidente: al próximo taller hay que apuntarse sin falta. Por su parte, en Alt+F4 hay dos músicos con enorme cultura electrónica y notables antecedentes como Tià Mas y DJ Triqui, acompañados de Manuel Oriol (integrante de Fura y Marasme, dos de los grupos locales con más argumentos para ser ambiciosos), por lo que la chicha está asegurada. Sus músicas abstractas y concretas, conceptuales y aleatorias dieron una sesión como es y tiene que ser la música las más de las veces en este género: exigente.

     

    Varios de los participantes en "La batalla el estéreo" y sus artefactos.

     

    El perfecto equilibrio en la jornada lo pusieron Vergüenza ajena (antes Pandilla Basura) y Oliver Bros. Con ellos llegó el hedonismo, las ganas de bailar, el ambiente festivo. Los primeros convirtieron el patio interior de Es Baluard en una sala de estar (de hecho, podría pensarse que se encuentran más cómodos haciendo su música en sus propias habitaciones que ante público). Y lo hicieron por medio de ritmos caseros prácticamente desprovistos de producción, lo cual no es en absoluto peyorativo: su electrónica es elemental y efectiva como la posición del misionero. Los segundos fueron el cierre perfecto, pero falló la actitud del público: el dúo le dio carnalidad a la música (que es lo que el house, siempre tan pobre, busca y no consigue nunca), pero los asistentes no se arrancaron a poner sus carnes en el asador. Oliver Bros (con Javi Cadavieco/Minimal TV a los visuales; otra vez excelente) hicieron lo que había que hacer para conseguir un fin de fiesta apoteósico, que era pinchar Thriller de Michael Jackson, pero ni aún así. Y eso que la actuación de Vergüenza ajena acabó antes, pero sus buenas maneras no ganaron justo premio y el público prefirió abandonar Es Baluard antes que acercarse al otro escenario y demostrar que por sus venas corre sangre mediterránea.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook