Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 10
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Festival NeoTokyo 2011: cuarto y último día

    Fin del festival de cuatro días que ha servido de atlas de la electrónica mallorquina y cuyos parámetros se han movido mayoritariamente entre lo interesante y lo excelente. Cierre de un ciclo que ha repetido el éxito de asistencia del año pasado: la organización acierta al continuar con la iniciativa a pesar de los recortes económicos, aprovechando así la inercia positiva generada en 2010 (también desde las ediciones anteriores). La fórmula ha sido, un año más, certera e impecable: calidad de los participantes y accesibilidad para cualquier tipo de público. Únicos requisitos: curiosidad y falta de prejuicios. Además, había otro plus: se han evitado los géneros carvenícolas y los más simplones y populistas. La electrónica es un lenguaje primordial de hoy: quien no se quiera acercar a ella, se pierde una experiencia sugestiva como pocas.

    Pero el festival entra ahora en el terreno oscuro e imprevisible de la continuidad incierta por tantos recortes en cultura y, principalmente, por tanta incompetencia como hay por los despachos: hemos visto estos días cómo los dirigentes “culturales” de la isla están tan poco cualificados para hacer su trabajo que ni siquiera saben calibrar la relevancia de hitos como la temporada de ballet (¡con 16 años a sus espaldas!) o la feria de teatro de Manacor (¡15 años!). ¿En qué planeta han estado viviendo esos políticos? A ver si el año que viene hay suerte y, sobre todo, sentido común en quienes parten y reparten.

     

    En lo musical, con Fura llegó la tormenta: fabricantes de ambiciosos pasajes instrumentales que periódicamente hacen detonar, son uno de los grupos sobre los que hay depositadas más expectativas dada la personalidad que ya tienen y la que parece que aspiran a tener. Lo más difícil en este tipo de música es hacer que evolucione, pues de lo contrario provoca las mismas sensaciones que esas novelas en las que los protagonistas no hacen más que follar y drogarse, resultando inicialmente súper-guais para pasar a ser súper-bobos y cargantes, y la novela monótona. Fura han enriquecido su música lo suficiente para oír esa evolución necesaria, estando cerca, muy cerca de pisar terrenos extraordinarios. Por tener, tienen de todo: hasta un tipo que toca de espaldas al público. Tras ellos actuaron Kingdinsky, quienes apuestan por la belleza lisérgica. En los pros puntúan la voz de su cantante y sus melodías, que evitan suficientemente los clichés habituales en el tipo de bases musicales lánguidas y sentidas que utilizan. Frente a ello, una cierta carencia de picos de intensidad. La noche y el festival se cerraron con una propuesta insólita dadas las características del ciclo: un guantazo de metal a cargo de Toxic Army, impecables y redondos porque pusieron sobre el escenario lo que a tantas bandas les falta: actitud. Y como también tienen buen sonido, buenas canciones y una muy buena cantante, Laura Diablo, que cubre perfectamente los registros que el género exige, la fiesta acabó apuntando alto.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook