Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 26
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ferran Palau (Anímic): "En cada nuevo disco, el público espera cambios en nosotros"

     

    Palabra de periodista musical: la primera visita a la isla del sexteto catalán Anímic es un acontecimiento excepcional. No solo por ser un estreno, sino porque su pop-folk ha traspasado una de las barreras psicológicas de la música: no tienen seguidores, sino devotos. Su apuesta por la música pura, por el arte puro del más alto nivel que les es posible –que es mucho–, les ha colocado en la inevitable liga minoritaria que a ello este país antediluviano y trasnochado en lo cultural. Este jueves actúan en el Teatre de Lloseta (21 h., 12 €), en un nuevo hito en la historiografía musical mallorquina ofrecido por la promotora Fonart, y la actitud conveniente es ir predispuesto a la emoción. Estos catalanes saben de sobra cómo provocarla y hacerla explotar.

     

    Antes del concierto se podrá ver el documental From Texas to Arbúcies, sobre la colaboración entre el texano Will Johnson y la banda catalana, y su posterior actuación conjunta en el festival PopArb.

    Ferran Palau (voz, guitarra acústica y teclados) contesta a este entrevista.

     

     

    –¿Habéis sufrido un síndrome post Himalaya, dadas las excelentes críticas que cosechó por todas partes?

    –No, de hecho diría que Hannah [el último disco de la banda] ha tenido más repercusión que Himalaya. Este fue el primero de nuestros discos que funciono a nivel popular, pero no tenemos fórmulas estables, y creo en cada nuevo disco, el público espera cambios en nosotros.

     

    –¿Qué hay de nuevo y qué hay de siempre en Hannah?

    –Lo más nuevo sea tal vez un cierto sonido reverberado que hemos conseguido grabando, de manera muy íntima, en la escalera de nuestra propia casa. Y de siempre creo que el mimar las letras, las melodías, y la manera que tenemos de hacer canciones, de envolverlas de formas diferentes. Investigamos la canción y buscamos descubrir lo que le conviene. Hay algunas que empiezan siendo muy pequeñas y acaban siendo todo lo contrario, y otras que al revés.

     

    –Habéis tocado en el Sónar, demostración de que os preocupa que vuestro sonido tenga versatilidad y modernidad.

    –Versátil, sí. Si no fuera así nos aburriríamos. Buscamos tempos diferentes o instrumentos nuevos, aunque las guitarras son siempre la base. Sobre lo moderno, no tanto, porque además la modernidad es muy efímera: siempre está cambiando.

     

    –Cuando entrevisto a grupos que hacen música sentida, sensible, con intención hipnotizadora, siempre quiero preguntarles lo mismo: esa sensibilidad, ¿os sale mejor a las 10 de la mañana o a las 10 de la noche?

    –[ríe] No tenemos estándar. Hemos puesto instrumentos por toda la casa para que podamos ir encontrándonos con ellos a todas horas.

     

    –Los integrantes de la banda vivís juntos desde 2003 juntos en la misma casa, en Collbató, un pequeño pueblo de a zona de Monserrat. ¿Por qué?

    –Ya no. Vivimos juntos seis años, pero uno se echa novia, etc. Quedamos aquí mi mujer Louise [cantante en el grupo] y nuestra hija. Y hay que decir que ha sido todo tan natural como lo fue irnos a vivir juntos.

     

    –¿El motivo principal de ir a vivir todos bajo el mismo techo fue la música?

    –Sí: tocar siempre que nos apeteciese, montar un estudio, etc. Los ciclos han venido así, e irse ha sido tan solo otro más.

     

    –Haciendo una música que busca picos de intensidad tan marcados, intuyo que en vuestro directo no hay término medio: o improvisáis mucho, o nada en absoluto.

    –Depende del tipo de música que hagamos, pero normalmente siempre dejamos espacio para la improvisación, sobre todo justo después de grabar. Aunque luego vas encontrando recursos que funcionan, y ese espacio se va estrechando. También sucede porque en directo buscamos por otra parte: buscamos emocionar.

     

    –¿Qué tipo de músico es Will Johnson: intuitivo, metódico?

    –La verdad es que las dos cosas: empieza teniéndolo todo muy controlado, siendo muy metódico, pero cuando empieza la canción se deja llevar. ¡Incluso a veces deja de tocar y se pone a escuchar! Como a nosotros, persigue las emociones por encima de todo.

     

    –Tocáis en breve junto a Doble Pletina y Beach Beach, dos de los grupos que más elogios han recibido en las respectivas escenas catalana y mallorquina. La escena catalana está más que bien.

    –Siempre ha estado muy bien, aunque tal vez ahora haya más ganas de hacer cosas. Y me da la impresión de que muchos han pasado de cantar en inglés o castellano a hacerlo en catalán. Tal vez haya un poco de borreguismo en ello, pero es indudable que el momento es extraordinario y que parece más fácil que nunca encontrar nuevos músicos y nueva música.

     

    –Desde fuera, la escena en Cataluña se ve como una de las más interesantes y vanguardistas de todo el estado español, pero también que el cedazo de la lengua lo descoloca todo y pone a unos por delante de otros por motivos extramusicales. ¿Estás de acuerdo?

    –A nivel histórico siempre ha sido así. Y es ese punto de perdedor que tenemos el que hace que enseguida nos pongamos medallas por los motivos más extraños. Pero lo importante es que si hablamos de Cataluña, es verdad que el nivel es extraordinario. Y es importante que el resto del mundo se entere de que aquí se hace muy buena música.

     

    –Tal vez no debería preguntártelo a ti pero, ¿crees que hay una "escuela Anímic", una influencia ya detectable?

    –[ríe] No lo creo. Faltan años para que suceda.

     

    –Ya empieza haber una creciente corriente de opinión sobre lo monótona y poco creativa de la música de Manel. ¿Vas a apuntarte?

    –Manel hacen una música muy accesible, y supongo que en su filosofía estilística no les importa repetirse. Les funciona. Puedes hacer cualquier cosa mientras les escuchas, lo cual es muy respetable. Además, son tíos encantadores. Está bien tener hypes [éxitos tan masivos como efímeros] de este tipo.

     

    –Dos cuestiones muy concretas: uno, muchos ya ponen a Oliva Trencada, su música, sus letras, por delante de Antònia Font.

    –Oliva Trencada pueden estar donde quieran porque son excelentes. Pero Antònia Font cogieron la hoja en blanco e hicieron el dibujo. Todos hemos crecido con ellos, y ya no hace falta que hagan discos soberbios. Ya los han hecho. Ya pasaron por ahí, y no les hace falta volver a hacerlo.

     

    –Y dos: he oído en diversas ocasiones y proveniente de diversas fuentes que, en Cataluña, los grupos que quieren ser ambiciosos escuchan a Isaac Ulam y a Anímic.

    –[ríe] ¡Yo no lo he oído! Ulam es un desconocido y no debería serlo. Y sobre la ambición, siempre que sea artística y no comercial, bienvenida sea.

     

    –Desde vuestros inicios apostasteis por la autoproducción y la autogestión, optando por la distribución digital aunque hayáis coeditado algunos de vuestros discos, por lo que debes tener una opinión muy concreta sobre el cierre de Megaupload.

    –Pues precisamente creo que no puede ser o blanco o negro. Yo, desde hace muy poco, por fin puedo medio-vivir de mis derechos de autor, porque moviendo a un grupo de seis o a veces nueve integrantes no ganas nada. Los derechos de autor son necesarios para vivir de ello y poder dedicarse solo a hacer música. Y sobre Megaupload en concreto, si te fijas bien, no parece que la industria del cine esté necesitada a pesar de todo el dinero que dicen perder. Sobre la música, me pregunto: si yo, que vendo muy poco y casi no salgo en televisión y radios, puedo vivir, aunque sin lujos, de mis derechos de autor, ¿cuánto deben ganar Lax’n’Busto? No sé si pensar que es más un problema mediático: o todos somos muy malas personas, o no es para tanto.

     

    Videoclip de "Hannah":

     

    La webzine Playground.net ofrece la posibilidad de escuchar el disco y de leer los comentarios de Louise Sansom -la otra voz en Anímic- y Ferran Palau sobre cada una de las canciones:

    www.playgroundmag.net/reports/18733-animic

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook