Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 06
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ENTREVISTA Pablo Peña (Pony Bravo) + SORTEO 2 entradas

     

     

    Grupos hay muchos, y momentos más aún, pero grupos del momento no tantos. El cuarteto Pony Bravo son ahora mismo una especie de altar mayor que provoca alabanzas casi religiosas: todos loan su música, rock facturado desde Sevilla pero cuya fusión de géneros mira a medio mundo; todos loan su actitud, conscientemente exigente con la sociedad en la que vivimos; todos loan sus directos, vibrantes e intensos. Ahora mismo son una banda tan imprescindible e ineludible como un buen plato de lentejas. Contesta a este cuestionario Pablo Peña, guitarrista de la banda.

     

    *Pony Bravo actúan hoy viernes en la sala Es Gremi. Sopas mallorquinas sortea dos entradas que se llevarán las dos primeras personas que envíen un mail a sopasmallorquinas@gmail.com diciendo  qué canción les va a aportar el gramo de fe que hace falta para ver a dios.

     

    “PLANEAMOS MUCHO PARA PASÁRNOSLO LUEGO TODO POR EL FORRO”

    –Gusta mucho vuestra vertiente de crítica social: ¿un grupo político es un grupo mejor?
    –Depende del momento. Pero no sé si somos políticos: solo hablamos de lo que nos preocupa. Sí es cierto que en este disco esas preocupaciones están más presentes, pero no dejan de ser los temas de los que hablamos entre nosotros o con la familia. De hecho, por esta regla de tres, sorprende que no haya más grupos hablando de política.

    –Sin embargo, al igual que Za! [con los barceloneses colaboraron en el tema Ouija Fest!], parece que sois mucho más del sentido del humor que no de la trascendencia.
    –Tiene que ver con nuestra cultura, pero evitando el tópico del andaluz gracioso. Aquí hemos estado tan puteados que aprendimos a reírnos de todo. Nuestra crítica no busca hundir; es constructiva.

    –Utilizar las caras de Rajoy, Javier Arenas o González-Sinde para vuestros carteles, ¿es crítica social o sentido del humor?
    –Dani [Alonso, cantante y teclista, es también responsable de la imagen y la cartelería del grupo] tiene influencias de muchos artistas que utilizan la sátira social, la caricatura y lo bufonesco. Busca una forma más directa de hacer crítica porque al fin y al cabo es la que se usa en la calle y, por tanto, la que mejor funciona.

    –Desde vuestros inicios se habló de un “sonido Pony Bravo”. La historia de la música está llena de hallazgos que llegaron de manera fortuita: ¿en vuestro caso teníais un plan?
    –Planeamos mucho para pasárnoslo luego todo por el forro. Hacemos mucho “trabajo de mesa”: escuchamos música juntos, vemos videoclips, etc., pero el resultado final es imposible controlarlo. Al menos para nosotros. Somos sesudos seleccionando referentes, pero no talibanes en la resolución final. Por eso tenemos tantas demos que no hemos editado.

    –¿Qué es lo que más os ha costado en este tercer disco?
    –Quitarnos prejuicios de todo lo que hablábamos: en la música en la que investigamos y en los temas políticos. Pesan mucho las etiquetas: parece que solo los punks pueden hacer rock contestatario, sin decir que nosotros somos punks o contestatarios. Además, hemos trabajado de forma diferente. En esta ocasión, Dani llegó con un montón de letras, y trabajamos a partir de ellas. Normalmente trabajamos mitad y mitad, letras y música. Y solo con determinadas canciones sabíamos por dónde iban a ir, como Ibitza o Zambra de Guantánamo, por razones geográficas obvias. El método de búsqueda del sonido para las otras canciones fue el habitual: caótico.

    –¿Y lo que menos: tal vez entenderos solo con miraros, sin necesidad de hablar?
    –Exacto. Porque ya son años tocando muy a gusto. Y porque ensayamos mucho, casi cada día.

    –El tercer disco tiene uno de sus puntos fuertes en su rica heterodoxia musical. Un gran heterodoxo, Juan Peña ‘El lebrijano’ dijo: “Fusionar no es tan fácil”.
    –Cierto. Tiene que ver con los clichés. Por ejemplo el lolailo, que se ve como algo hortera pero tiene cosas buenísimas. La versión de La niña de fuego de Manolo Caracol [Pony Bravo hacen una versión del tema], si la examinas y le añades un par de cosas a la base, suena como Tom Waits. Ahora mismo nos estamos metiendo en el mundo del flamenco colaborando con el Niño de Elche, porque en este momento solo podemos aproximarnos al espíritu del género ya que nuestra técnica no da para más.

    –Dani afirmó que pertenecéis a la “generación eMule”: habéis aprovechado las posibilidades de internet para desarrollar una enorme cultura musical. ¿Pony Bravo no sería posible en la Sevilla de los años setenta a pesar de Triana, Smash, Lole y Manuel, Pata Negra, Veneno, Ricardo Pachón...?
    –Supongo que sí. Aunque ellos, por suerte o por desgracia, tenían cerca las bases norteamericanas de Rota y Morón, y ahí conseguían música. Pepe Beguines [cantante de No me pises que llevo chanclas] nos contó que recogía vinilos de los contenedores de basura de las bases: discos que los militares americanos tiraban, supongo que porque en su país era fácil encontrarlos. Ese fue su eMule. El concepto es el mismo.

    –Tengo una camiseta de Triana. Cuando me la pongo, nadie me para por la calle. ¿Hay un problema de cultura popular en España, que se asimila a mediocres como Bisbal o Alejandro Sanz?
    –No solo pasa en la música, sino en cualquier arte. Incluso con alguien como Nazario [dibujante de cómic y pintor sevillano, considerado el padre del cómic underground]. Los cuarenta años de dictadura han pesado mucho, aunque también provocaron mucho movimiento alternativo.

    Carlos Jimena [batería de Guadalupe Plata] dijo que hay cierta actitud experimental que solo es posible en Andalucía.
    –Es probable. Aunque también existen muchos prejuicios con la tradición. Al rockero Silvio le encantaba la Semana Santa, cosa que fuera de Andalucía tal vez no se entienda.

    –Una curiosidad, gentes del sur: ¿notáis diferencia con público de, por ejemplo, Santiago de Compostela o Bilbao?
    –Sí hay alguna diferencia, aunque precisamente Galicia es uno de los lugares donde más nos gusta tocar. El público es fantástico, muy sano, y se come más que bien. En Bilbao, como público, pueden parecer algo más secos, pero después del concierto hablas con ellos y demuestran tener una grandísima cultura musical.

    –Sois el grupo de moda: premiados, reconocidos, referenciados. Lo cual da que pensar en cómo funciona el show business en España: en los países anglosajones, el grupo de moda vive más que bien en términos de popularidad masiva y también económicos.
    –Pensamos en ello todos los días. En general, el mundo del arte es muy duro en España. En Estados Unidos puedes tocar todos los días de la semana y tener público. Aquí no. Y el IVA no ayuda nada. Nosotros no vivimos del grupo. Tampoco cobramos derechos de autor [Pony Bravo ha apostado desde sus inicios por licencias copyleft, de distribución libre, que la SGAE no reconoce y, por tanto, no abona los derechos de autor], aunque acaban de cambiar la ley y tal vez podamos acceder a nuestros derechos.

    –Un apunte de actualidad: Susana Díaz [presidenta de la Junta de Andalucía por del PSOE] se ha ido hasta Cataluña a decirle a los catalanes que no se independicen. Se ve que en Andalucía todo funciona estupendamente y no hay nada que arreglar, porque la mujer tiene tiempo de irse hasta la otra punta del país a preocuparse de los problemas de otros.
    –Todo es perfecto. Y si te fijas, Televisión Española está fichando como presentadores a muchos andaluces, por aquel tópico del acento gracioso. Los políticos no son más que personajillos, y solo están esperando a que todo este tinglado se caiga, porque va a caer.

    –Acabemos volviendo a Pony Bravo y con mi pregunta puñetera: después de estos años y tres discos, después de todo lo vivido, ¿los Pony Bravo sois más o menos amigos?
    –Somos como ese matrimonio que sabe que van a morir juntos pero no puede evitar decirse las cosas a gritos. Y eso es una ventaja, porque te dices las cosas claras pero sin putear. La verdad es que somos aún más amigos que cuando empezamos.

      

      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook